Sudán del Sur, un año después de la independencia: los títulos de propiedad de la tierra ayudan a reintegrar las comunidades

06 jul 2012

image Un especialista en la gestión de tierra, en el Estado de Warrap, Sudán del Sur. (Foto: PNUD Sudán del Sur/Sokol Brian)


El retorno de cerca de 400.000 sudaneses del sur a los estados septentrionales de su patria desde octubre de 2011 ha provocado el hacinamiento de las áreas urbanas y ha añadido presión a los ya frágiles servicios públicos, al tiempo que las disputas por la tierra han contribuido a los conflictos entre comunidades en las zonas rurales.

Para abordar de forma proactiva estos problemas de gestión del espacio, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y otros aliados del desarrollo trabajan conjuntamente con el Gobierno de Sudán del Sur para diseñar planes de gestión de la tierra, adquirir formación y equipamientos básicos para la planificación urbana y crear una base de datos catastral que facilite la gestión del proceso de titulación de terrenos.

La Iniciativa para la Localización Rápida de Capacidades puesta en marcha por el PNUD incluye a expertos en instituciones estatales con el objetivo de cubrir las lagunas generadas a corto plazo, al tiempo que combina labores de preparación y orientación para el fomento de capacidades a medio plazo.

Por medio de esta iniciativa, el PNUD ha puesto en acción especialistas en planificación urbana, apoyados por ingenieros civiles, para que trabajen codo con codo con funcionarios gubernamentales a fin de prestar asistencia para que los retornados tengan acceso a tierras y puedan volver a crear comunidades, aspectos ambos de gran importancia para el proceso de recuperación de la nación. 

Hasta el momento, se han catalogado 28.000 parcelas de terreno en cuatro estados del norte del país —Bahr el Ghazal del Norte, Unity, Alto Nilo y Warrap — de las cuales se han asignado 6.500.

En el estado de Warrap el PNUD ayudó a poner en marcha un plan de desarrollo residencial con barrios ubicados en un distrito céntrico y con instalaciones como una escuela primaria, puntos de acceso al agua, un puesto de policía, espacios de juego y recreo, centros de culto y pequeños negocios. Cerca de 5.600 parcelas han sigo ya asignadas a retornados en tres comunidades distintas.

El éxito de este proceso de planificación urbana llevó a las autoridades del estado vecino de Bahr el Ghazal del Norte a visitar Warrap para recibir orientación y formación sobre el diseño de un sistema de gestión de las tierras. En estos momentos, en la capital del estado, la ciudad de Aweil, hay ya cerca de 10.000 parcelas de terreno demarcadas y en mayo de 2012 se asignaron los primeros 900 lotes a familias.

Estas parcelas se miden usando GPS y un avanzado sistema de registro de tierras que gestiona el proceso de titulación, delimita los terrenos y produce certificados que determinan claramente la propiedad de cada unos de los solares.

“Con un título formal y registrado, la gente tiene confianza para invertir en su terreno y desarrollarlo porque saben que no se lo pueden quitar”, señaló recientemente George Conway, Director para el País interino del PNUD, en una ceremonia de entrega de terrenos.

Los títulos de propiedad pueden utilizarse como aval para pedir préstamos en un banco o institución de microfinanzas. Esto ayuda a fortalecer económicamente a las personas y a transformar sus comunidades. Por otro lado, si se quiere proteger a las mujeres y grupos vulnerables de las injusticias relacionadas con una gestión arbitraria de las tierras, es esencial que exista un acceso, uso y control seguros de la tierra, bien sea a través de sistemas tradicionales o por medios legales.