Garantizar la justicia ambiental en China

22 jun 2012

imageUn abogado de interés público recogiendo aguas residuales del lago Poyang, en China

El lago Poyang, el lago de agua dulce más grande de China, es conocido por su diversidad ecológica. Constituye el área de invernación de aves acuáticas migratorias más importante del Este de Asia y el hábitat donde reside la marsopa de agua dulce, especie en peligro de extinción. Conectado al río Yangtsé, el lago actúa como una represa natural, proporcionando gran abundancia de recursos naturales de los que depende la vida cotidiana de millones de chinos.

Sin embargo, los residuos tóxicos provenientes de las plantas textiles cercanas amenazan esta importante masa de agua que, además, sufre una drástica reducción de su caudal. Todo esto genera preocupación sobre los posibles efectos para la salud y una gran alarma por el potencial impacto que esta situación pueda tener en el desarrollo de la región a largo plazo.

Para mitigar la situación y revertir esta preocupante tendencia, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) estableció una alianza con la Federación Ambiental para Toda China (ACEF, por sus siglas en inglés), la principal organización sin ánimo de lucro apoyada por el gobierno, para elevar la concienciación sobre la situación y mejorar los medios de vida de las comunidades afectadas.

El PNUD y la ACEF fomentaron la concienciación pública mediante la realización de encuestas sobre la protección de los derechos medioambientales, exposiciones, servicios de consultoría y la distribución de 11.000 libros y panfletos a jueces, abogados, personas afectadas por la contaminación y ONGs ambientales chinas.

“Los abogados ambientales tienen la posibilidad de ejercer una mayor influencia cuando cuentan con el apoyo de un público bien informado”, dice Hu Yulai, un abogado de la ACEF dedicado a materias de interés público.

Con el apoyo del PNUD, la ACEF realizó también diversas visitas de investigación a la zona potencialmente contaminada y comprobó que el nivel de toxinas existente a consecuencia del agua de deshecho supera con creces los parámetros ambientales de seguridad. Estos resultados fueron incluidos en un informe que toco la fibra del gobierno provincial y llevó a la suspensión de la producción en varias fábricas textiles cercanas hasta la conclusión de la investigación. La ACEF ha presentado también una demanda ambiental y mantiene el seguimiento del caso para asegurarse de que el proceso llega hasta su resolución final.

Una de las causas de la contaminación de los recursos fluviales de China es el crecimiento económico. Aunque el país cuenta con una normativa de protección medioambiental y el Gobierno ha tomado medidas significativas para mejorar la protección ambiental, garantizar su cumplimiento sigue suponiendo un importante reto. Por otra parte, en China, el sistema de litigación por causas de interés público es relativamente nuevo y la legislación sobre responsabilidad y compensación por daños medioambientales escasa y poco clara, por lo que sigue siendo complicado presentar demandas de interés publico.

Por tanto, uno de los factores clave con vistas a reparar esta situación es la necesidad de potenciar el sistema chino de gobernanza ambiental y, al mismo tiempo, fortalecer las capacidades de las comunidades locales para entender y proteger sus derechos ambientales a través de medios legales.

El caso del lago Poyang es sólo un ejemplo de colaboración entre el PNUD y la ACEF en el marco del proyecto “Proteger los Derechos Ambientales y la Justicia del Público”. Financiado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Democracia, el proyecto busca sumar apoyos para impulsar enfoques democráticos basados en los derechos, como la legislación, la acción popular  o de interés público y la mediación.