La remoción de minas antipersona impulsa la recuperación de Angola

02 abr 2012

image Después de recibir formación, un especialista en remoción de minas trabaja para detectar minas terrestres. Foto: PNUD

Luanda, Angola – Actualmente, los angoleños pueden construir y cultivar de una forma más segura, ya que se han removido minas en más de 870 millones de metros cuadrados de tierra, desde 2008.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha contribuido a los esfuerzos locales, formando a más de mil especialistas en desactivación de minas en el Instituto Nacional de Desminación, en los últimos años.

“El nivel de organización de las brigadas de remoción de minas, en términos de habilidades técnicas y administrativas, ha mejorado significativamente, y los resultados de operación también son más favorables” expresó Leonardo Severino Sapalo, Director General del Instituto.

Desde 2008, los especialistas capacitados han removido minas en más de 160 millones de metros cuadrados de tierra, y han ayudado al país a deshacerse de más de 297.000 minas antipersona, 9.508 minas antitanque y 491.767 municiones sin detonar, como artillería y proyectiles de mortero, misiles y bombas.

Más de 80.000 angoleños han quedado mutilados o han muerto a causa de las minas terrestres, desde que en 1975 comenzó la guerra civil de 27 años de duración en Angola.

Desde que terminó la guerra, el Gobierno de Angola ha dado prioridad a la remoción de minas terrestres y municiones sin detonar (lucha contra las minas) a fin de reducir los niveles de pobreza del país, donde más del 70% de la población vive con menos de 2 dólares diarios.

El aeropuerto de Menongue, al sureste de la capital, Luanda, se encuentra entre las áreas despejadas y actualmente funciona con nuevas y mejores instalaciones.

Asimismo, se han removido las minas en la principal línea de ferrocarril que conecta el interior del país con Lobito, ciudad portuaria al oeste, donde se está construyendo la segunda refinería de petróleo del país.

Otras zonas libres de minas incluyen la ciudad de Catembula, al oeste, con una población de 913.000 habitantes, y el área residencial en la provincia central de Huambo, con 2,1 millones de habitantes.

Asimismo, el trabajo de remoción de minas ha permitido colocar de forma segura cables de fibra óptica en todo el país, lo que ha mejorado las vías de comunicación.

El Proyecto de Desarrollo de Capacidades de Lucha contra las Minas de cinco años de duración, con un presupuesto de 4,5 millones de dólares, finalizó en 2011 y fue respaldado por Italia, Japón, Suecia y el PNUD.