“Informe Nacional de Desarrollo Humano 2011: las juventudes construyendo Nicaragua"

07 dic 2011

imageJovenes en un acto de lanzamiento de un programa de juventud, migración y empleo (Foto: PNUD Nicaragua)

Managua - Más del 62% de la juventud de Nicaragua ve el futuro con optimismo pese a los altos niveles de desempleo y pobreza, y a que los jóvenes son las principales víctimas de la violencia. Estos datos forman parte del “Informe Nacional de Desarrollo Humano 2011: las juventudes construyendo Nicaragua", presentado días atrás por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El Informe analiza la situación de los adolescentes (13 a 17 años) y los jóvenes (18 a 29 años), indica que 40% de los jóvenes nicaragüenses está desempleado o trabaja de manera irregular e informal, 50% de los jóvenes vive en la pobreza, y que adolescentes y jóvenes son las principales víctimas de algunos tipos de violencia.

Las cifras muestran dos caras. Cerca de un millón de adolescentes y jóvenes - equivalente a la mitad del total de la población juvenil- es considerado pobre en varias dimensiones, como educación, salud, empleo y condiciones del hogar, pero con altas expectativas de desarrollo, progreso y esperanza. A la vez, una comparación entre 2001, 2005 y 2009 revela que las condiciones de pobreza en varias dimensiones vienen decreciendo entre la juventud, y que la actual generación tiene mayores oportunidades y expectativas de crecimiento personal. Por ejemplo, la actual población adolescente y joven goza de mayor acceso a recursos tecnológicos y, en promedio, a nueve años de escolaridad, mientras que sus padres alcanzaron en su momento los 7,8 años.

"Es bueno observar que gran parte de los y las jóvenes son entusiastas, con capacidades, y sienten que han tenido oportunidades para aportar al desarrollo del país. Pero también, desde un enfoque de desarrollo humano, debe preocuparnos que otro 40% de jóvenes dice no haber tenido esas oportunidades", alertó la Coordinadora de Desarrollo Económico con Equidad del PNUD Nicaragua, María Rosa Renzi. “Mientras el 62,8 % de la juventud es optimista, un 37% admitió alguna privación de sus necesidades básicas", agregó Renzi.

La violencia intrafamiliar también preocupa a la juventud. Según el Informe, los y las jóvenes de Nicaragua valoran la familia pues representa un espacio de apoyo. Pero, advierte el coordinador del estudio, Donald Méndez, “puede también representar un espacio de violencia". El Informe advierte que adolescentes y jóvenes son las principales víctimas de la violencia sexual y están más expuestos al VIH, homicidios, asesinatos, discriminación y escasa comunicación.

El estudio trae algunos datos alarmantes: las adolescentes son víctimas de casi el 50% de los casos de asesinatos de mujeres registrados en Nicaragua, así como persisten los casos de embarazo adolescente, muchos consecuencia de la violencia intrafamiliar. Pese a la reducción de la tasa específica de fecundidad, en 2009 las mujeres entre 10 y 19 años contribuyeron el 27,5% del total de nacimientos.

"Este informe quiere hacer un llamado urgente a la nación para invertir en esta población hoy, que está necesitando oportunidades", instó Méndez, quien agregó que los y las jóvenes se consideran protagonistas “aunque sin poder de decisión".

El estudio del PNUD –que consultó a 4.200 personas y recoge cifras de la última década- destaca que Nicaragua experimenta un cambio sin precedentes en su estructura poblacional. Si en 1980 por cada dos personas en edad de trabajar había dos personas dependientes (menores de 15 años y población de 65 años y más), se estima que para el 2030 por cada dos personas en edad de trabajar habrá sólo una dependiente. Esta transición es conocida como “bono demográfico” (disminución de las tasas de natalidad y mortalidad, lo cual permite un aumento de la población potencialmente activa) y conlleva una serie de oportunidades. De ser aprovechado, permitirá a adolescentes y jóvenes potenciar su nivel de bienestar, romper círculos de pobreza y desigualdades en las familias, y por lo tanto, potenciar el desarrollo de toda Nicaragua.

Durante el acto de lanzamiento del Informe, el Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas y Representante Residente del PNUD en Nicaragua, Pablo Mandeville, señaló que el estudio “presenta las políticas públicas e iniciativas gubernamentales que apuntan a mejorar las condiciones de vida de la juventud. El Informe las presenta, no las evalúa.  Muchas de estas políticas y estrategias promueven el involucramiento activo de la población adolescente y juvenil”.

El PNUD considera esencial para promover el desarrollo humano en Nicaragua, “fortalecer la educación, eliminar las desigualdades, fortalecer la institucionalidad y marcos regulatorios y generar más información sobre los jóvenes para analizar mejor la situación y tomar decisiones acertadas”.

El Informe incluye un nuevo índice, el Índice de Pobreza Multimensional de la Juventud, una propuesta metodológica en proceso que trasciende el enfoque del ingreso o consumo porque incluye otras dimensiones importantes para la vida de adolescentes y jóvenes. 

La elaboración del Informe contó con la colaboración de varias agencias y fondos del Sistema de las Naciones Unidas, como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, el Fondo de Población de las Naciones Unidas, el Programa de Voluntarios de las Naciones Unidas, la Organización Panamericana de la Salud, la Organización Internacional para las Migraciones y la Organización Internacional del Trabajo.