Belice: los jóvenes se benefician del programa contra el VIH del PNUD

02 ago 2011

Belmopan — El PNUD está llevando a cabo un acuerdo de subvención para la lucha contra el VIH/SIDA en Belice, para financiar programas destinados a tratar y prevenir la enfermedad entre la gran población de adolescentes y jóvenes adultos de este país centroamericano.

Con una prevalencia del VIH del 2,1 % entre los adultos, la tasa de Belice es la más alta de América Central y la tercera más alta del Caribe, después de las Bahamas y Haití, según un estudio realizado en 2007. El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) estima que actualmente el número de personas que viven con VIH/SIDA en Belice asciende a 3.600, de las cuales 2.000 son mujeres.

Belice tiene una población total de solo 333.200 personas, el 35% de las cuales tiene menos de 14 años.

El PNUD asumió la gestión de una subvención aportada por el  Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, único aporte de ese organismo en este país como respuesta a la solicitud realizada por el gobierno  de Belice.  El PNUD trabaja con el gobierno y las organizaciones de la sociedad civil local en la puesta de esta aportación de 3,1 millones de dólares.

“El PNUD aprende de los numerosos éxitos que hemos obtenido en la lucha contra  el VIH”, afirmó Jeffrey O’Malley, Director del Grupo sobre el VIH/SIDA de la Dirección de Políticas de Desarrollo del PNUD. “Las asociaciones sólidas entre varios ministerios gubernamentales y entre los gobiernos y las comunidades son absolutamente esenciales. La prevención funciona si se centra e involucra a las personas que están en mayor situación de riesgo de infección por el VIH”.

“Ampliar el tratamiento no es sólo un imperativo moral; es una posibilidad práctica, incluso en los países pobres”.

Gran cantidad de desafíos

Belice, que limita con México y Guatemala, se enfrenta a numerosos desafíos que pueden convertir el VIH en epidemia.

Debido a sus elevadas tasas de pobreza, desempleo, malnutrición crónica, drogadicción y violencia, Belice es sumamente vulnerable a las conmociones económicas y los desastres naturales. La prestación adecuada de servicios de salud se ve considerablemente afectada por la emigración constante de muchos profesionales, incluidos los trabajadores de la salud.

El programa, firmado en diciembre de 2010, tiene como objetivo ofrecer una respuesta específica a estos problemas y detener la propagación del VIH en Belice, haciendo especial hincapié en los jóvenes de 15 a 24 años. Incluye:

  • Impartir educación sobre el VIH basada en los hábitos de vida a los estudiantes de educación secundaria;
  • Ofrecer acceso a preservativos y a subvenciones para consultas con especialistas y pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual para las poblaciones en mayor situación de riesgo;
  • Diseñar y prestar servicios de asistencia psicosocial a las personas que viven con el VIH;
  • Brindar un paquete básico de servicios de apoyo nutricional para los afectados por el SIDA;
  • Suministrar medicamentos antirretrovirales gratuitos a quienes los necesitan en todos los puntos de tratamiento;
  • Realizar actividades de mejora de las competencias dirigidas a los profesionales proveedores de estos servicios.

El PNUD ha trabajado en asociación con el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria desde 2003, apoyando la ejecución de programas sobre estas enfermedades en países de ingresos bajos o medianos.

“Esta asociación entre el Fondo Mundial y el PNUD muestra lo mejor de las dos partes”, dijo Francisco Roquett, Representante Residente Adjunto de la oficina del PNUD en Belice. “Es la combinación perfecta de los conocimientos a nivel mundial con la comprensión concreta de los problemas sobre el terreno”.