Pakistán: Continúa la reconstrucción un año después de las inundaciones

28 jul 2011

image Reconstruyendo después de las inundaciones (Foto PNUD en Pakistán)

Islamabad - El alcance y la gravedad de las inundaciones ocurridas en Pakistán en julio y agosto del año pasado fueron inconmensurablesy afectaron a más de 18 millones de personas, llevándose consigo comunidades y formas de sustento y obligando a las familias a huir de sus hogares.

En respuesta, se puso en marcha una operación humanitariacon el propósito de ayudar a unas 14 millones de personas y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) intensificó su presencia habitual enel país para iniciar los primeros trabajos de recuperación de las comunidadesen las zonas más afectadas.

A un año de la tragedia y con el apoyo financiero de una serie de asociados, los primeros trabajos de recuperación del PNUD incluyen la restauración de más de 190 edificios públicos, la rehabilitación de unas 3.320 hectáreas agrícolas y la distribución de 7.000 paquetes de semillas de cultivos y fertilizantes para permitir a 7.662 agricultores reintegrarse al mundo laboral.

“Me reuní con los agricultores que restauraron su sistema de riego y que ahora se dedican a otros cultivos”, indicó Rauf Engin Soysal, enviado especial del Secretario General de Naciones Unidas para la asistencia en Pakistán. “Esta capacidad de recuperación me da esperanza y me recuerda la necesidad de continuar trabajando juntos”.

Más de 170.000 personas participaron con dignidad y autosuficiencia en los proyectos “dinero por trabajo" del PNUD, destinados a reconstruir la infraestructura comunitaria más esencial, y 15.325 recibieron el apoyo del programa para obtener o recuperar los documentos de identidad perdidos en sus hogares y oficinas públicas.

En total, desde agosto del año pasado, los organismos nacionales e internacionales desplegados en la zona de las inundaciones restauraron los servicios de agua y saneamiento de 1,6 millones de hogares, proporcionaron 64.000 albergues, restablecieron más de 3.600 obras de infraestructura comunitaria, brindaron apoyo educativo a 700.000 personas y entregaron tratamientos o medicamentos básicos a 350.000 niños desnutridos y a unos 14 millones de pacientes.

Ante una crisis de tal magnitud, la respuesta fue compleja e involucró la colaboración, cooperación y coordinación con el gobierno, otros organismos de Naciones Unidas y actores humanitarios. Por otra parte, el PNUD trabajó de forma directa con 17 organizaciones no gubernamentales en 20 de los distritos más afectados.

Además de las decenas de miles de personas que aún requieren vivienda y suministros alimentarios regulares, unas 430.000 familias de agricultores en 14 distritos gravemente afectados por la tragedia, van a necesitar apoyo agrícola durante los próximos dos años, en un país donde el 80% de la población depende de la agricultura como forma de sustento básica.

“Naciones Unidas ha manifestado su compromiso de continuar apoyando a las personas afectadas por las inundaciones en Pakistán e insta a la comunidad internacional a mantener su ayuda para una rápida recuperación y a prolongar la respuesta”, afirmó Mengesha Kebede, coordinador residente y humanitario interino de Naciones Unidas en Pakistán.

Hoy se presentó un informe de Naciones Unidas titulado Las inundaciones de Pakistán a un año de la tragedia que se encuentra disponible eninglés en el sitio www.pakresponse.info