Pakistán: Las ciudades asoladas por las inundaciones se recuperan

15 jul 2011

imageTRABAJADORES DE SANEAMIENTO limpian las calles de Khairpur Nathan Shah, Pakistán [Foto: PNUD Pakistán]

La población de Khaipur Nathan Shah, una ciudad de aproximadamente 200.000 habitantes de la provincia meridional de Sind en Pakistán, ha comenzado a recuperarse de las grandes inundaciones, que hace un año anegaron sus calles y sistemas sanitarios de escombros y otros residuos peligrosos.

Dentro del proyecto iniciado en febrero de 2011 por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), agricultores y propietarios de pequeños negocios fueron algunos de los que recibieron ayuda para retirar toneladas de basura y millones de litros de agua contaminada.

Mediante una combinación de “dinero por trabajo” por parte de los residentes locales y la asistencia de organismos de socorro nacionales e internacionales, se bombearon doscientos millones de litros de agua del suelo de Khaipur Nathan Shah, se construyeron unos 15 vertederos de residuos y se restableció la red de aguas residuales.

“Es increíble cómo se renovó la cara de la ciudad “, dijo Javaid, un comerciante local de 28 años de edad. “Ahora nosotros somos los responsables de mantenerla limpia, después de toda la inversión y el esfuerzo que pusimos”.

La ubicación de la ciudad río abajo hizo que se convirtiera en un vertedero de los materiales que el agua arrastró de las demás localidades afectadas por las inundaciones en julio y agosto, que dejaron sumergido una quinta parte de todo el país y devastaron las vidas de más de 20 millones de personas.

En septiembre, el PNUD hizo un llamamiento para recaudar 120 millones de dólares para cubrir las necesidades de recuperación temprana de Pakistán. Hasta el mes de junio se han obtenido 94 millones de dólares, y 31 millones se destinaron a organismos que ponen en marcha proyectos del PNUD.

Los gobiernos provinciales y las autoridades locales se vieron desbordados por la magnitud de las inundaciones y el extenso daño en la infraestructura, que se estima en ocho a diez mil millones de dólares, además del deterioro en las viviendas y en miles de hectáreas de cultivos y tierra agrícola.

A pesar de estos desafíos, gracias a su larga y amplia presencia en el país y al respaldo financiero de una serie de socios, el PNUD pudo atender rápidamente las prioridades existentes y emprender una serie de nuevos proyectos para ayudar a las comunidades de las zonas más afectadas a comenzar a reconstruir sus vidas.

Además de las poblaciones de Sind, más de un millón de personas de las provincias de Punjab, Beluchistán, Khyber Paktunkhwa y Gilgit-Baltistan también recibieron apoyo directo del PNUD durante las primeras etapas de la recuperación.

El PNUD reconstruyó 190 edificios públicos y ayudó a 15.325 personas a obtener o recuperar sus documentos de identidad. El programa también rehabilitó 8.202 hectáreas de tierras degradadas, beneficiando directamente a 7.662 agricultores y distribuyó más de 7.000 paquetes de semillas de trigo, cebada y fertilizante.

Los programas “dinero por trabajo” emplearon a más de 170.000 personas en cientos de proyectos para reconstruir la infraestructura comunal dañada y el PNUD trabajó directamente con diecisiete ONGs en veinte de los distritos más afectados.