Las mujeres dirigentes son clave para el progreso de Afganistán

14 jul 2011

image En el centro: General Aziza Nazari, Directora Adjunta del Departamento Jurídico del Ministerio del Interior (Foto: PNUD)

Kabul – El empoderamiento de la mujer y su plena participación en el futuro de Afganistán fue el tema principal de la agenda de Rebeca Grynspan, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Administradora Asociada del PNUD, durante la visita a ese país esta semana.

El itinerario de Grynspan comenzó en el Ministerio de Asuntos de la Mujer, donde conversó sobre el papel del PNUD y las medidas para la promoción de los derechos de  la mujer con un grupo de mujeres líderes, entre las cuales se encontraban parlamentarias, policías y miembros del ámbito académico y de la sociedad civil de Afganistán.

"La igualdad de género no sólo es lo correcto, es lo más inteligente", sostuvo Grynspan durante la reunión. "Es una evidencia consistente que las sociedades que dan oportunidades a sus mujeres, se desarrollan más rápidamente”.

Entre las presentes, se encontraban mujeres que obtuvieron sus escaños parlamentarios en 2010 y que ahora conforman aproximadamente el 27% de los miembros del parlamento, lo cual supera el cupo del 25% reservado para ellas.

El PNUD apoya una serie de esfuerzos para mejorar la posición de las mujeres en Afganistán, incluso dentro de la fuerza de policía, que hoy en día cuenta con un millar de agentes femeninas y tiene como objetivo reclutar 4000 policías más para el año 2014.

Más del 60% de las niñas ahora están matriculadas en la escuela primaria, siendo este porcentaje nulo hace 10 años. Y el número de niñas que se gradúan en secundaria y en educación superior aumenta rápidamente.

Afganistán también cuenta con varias disposiciones legales y leyes específicas sobre la igualdad de género, y es uno de los países signatarios de la Convención de las Naciones Unidas sobre eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

Grynspan dijo que si bien las Convenciones y los demás marcos de trabajo constituyen un primer paso esencial, “Las palabras deben plasmarse en hechos; la brecha entre la voluntad expresada y los desafíos reales todavía sigue siendo inmensa”.

De acuerdo con la Oficina Central de Estadísticas de Afganistán, apenas un ocho por ciento de las mujeres es parte en la adopción de decisiones de ese país.

Entre el 70% y el 80 % de las mujeres contrae matrimonio a temprana edad, el 87% padece abuso físico, psicológico o sexual, y la probabilidad de que una mujer muera durante el parto es más alta en Afganistán que en cualquier otro país del mundo.

"Muchas mujeres simplemente no conocen sus derechos", indicó el General Shafiqa Quraishi, Director de la Oficina de Derechos Humanos, Derechos de Género y de los Niños, perteneciente al Ministerio del Interior.

Husn Banu Ghazanfar, a cargo del Ministerio de Asuntos de la Mujer, dijo que si bien las mujeres están unidas en su voluntad de crear un cambio positivo, el mayor desafío es que "los cargos donde se adoptan las decisiones están desproporcionadamente ocupados por hombres".