Una tecnología respetuosa con el medio ambiente ayuda a construir un Bangladesh más limpio

20 jun 2011

Dacca - El programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial han implantado recientemente una nueva tecnología para la fabricación de ladrillos que ahorra energía reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero en Bangladesh, país cuya economía ha estado creciendo un 5-6 % anual en los últimos 15 años.

Concebida para sustituir la tecnología actual, que es altamente contaminante, la nueva técnica llamada Hoffman Kiln, fue desarrollada originalmente en Alemania, modificada en China y revisada para satisfacer las necesidades de Bangladesh, resultando en hornos aún más eficientes y rentables.

"Con un sector de la construcción creciendo más rápido que su PIB, Bangladesh no tiene otra opción que adoptar tecnologías limpias para la fabricación de ladrillos", dijo Khondker Rahman, jefe del proyecto del PNUD sobre Mejora de la Eficacia de los Hornos de Ladrillos.

Con el sector de la construcción en auge, impulsado por la rápida urbanización del país, la fabricación de ladrillos está muy poco regulada y bajo ningún control. Cada año se fabrican 8,6 mil millones de ladrillos en los hornos bangladesíes, y la demanda sigue aumentando a un ritmo constante de alrededor de 5.28% por año.

Más del 90% de las fábricas de ladrillo del país se basan en una tecnología de energía intensiva y altamente contaminante de hace 150 años, que se convirtió en uno de los mayores emisores de gases de efecto invernadero en el país: aproximadamente 6 millones de toneladas de CO2 al año. Con la tasa de crecimiento actual, las emisiones llegarán a 8,7 millones de toneladas en 2014.

A partir de ahora, con la nueva tecnología Hybrid Hoffman, cada horno producirá 15 millones de ladrillos y reducirá sus emisiones en 5.000 toneladas al año. Si todos los hornos existentes se sustituyeran por esta tecnología, la tasa de emisión asociada a la fabricación de ladrillos se reduciría considerablemente.

La mayoría de las mezclas de combustible usadas en los hornos Hybrid Hoffman se queman completamente durante la cocción, reduciendo significativamente el consumo de energía y los costos de producción. Así, el aire caliente se dirige en el túnel anular del horno que seca los ladrillos mojados y bloquea las emisiones de gases de efecto invernadero.

Con una demanda en pleno crecimiento, cada año se producen 8.600 mil millones de ladrillos de forma sumamente contaminante – con altos costos de producción, malas condiciones de trabajo y una calidad deficiente. Además, 33% de los hornos funcionan con leña, una de las principales causas de la deforestación en el país.

Con las ventajas de su tecnología, el horno Hybrid Hoffman permitirá ahorrar energía y recursos para ayudar a construir un Bangladesh más limpio.