PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República Democrática del) Congo (República del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Croacia Cuba Côte d'Ivoire

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Iraq Irán

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Liberia Libia Líbano

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar México

N

Namibia Nepal Nicaragua Nigeria Níger

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Turkmenistán Turquía Túnez

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe

El PNUD ayuda a cerrar un acuerdo histórico de protección del Mar Amarillo

07-jun-2011

Mar Amarillo en Dalian, China (Dmitry Klimenko)

Millones de personas, cuya seguridad alimentaria y sus medios de vida dependen de los recursos naturales del Mar Amarillo, serán los beneficiarios directos de estos nuevos esfuerzos de cooperación entre los gobiernos de la región que buscan restablecer este ecosistema tan fuertemente degradado.

Con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), los gobiernos de China y de la República de Corea, que comparten este cuerpo de agua poco profundo y tan deteriorado por desechos agrícolas, sobreexplotación pesquera y acuicultura marina insostenible, han organizado un programa de medidas transnacionales con el fin de proteger los recursos pesqueros y las especies en peligro, mejorar la calidad del agua y permitir medios de vida locales sostenibles.

La presión pesquera sobre este mar se ha septuplicado a lo largo de los últimos 20 años con el consecuente agotamiento de varias especies, como por ejemplo la corvina amarilla y el pez sable. Se estima que el 40% de las marismas costeras han desaparecido por recuperación de terrenos. Algunas ciudades de la costa descargan residuos cloacales sin tratar, directamente al mar.

"Un primer paso transcendente para la recuperación del ecosistema del Mar Amarillo consistía en reunir a los gobiernos y promover la recopilación conjunta de datos con el fin de informar de manera integrada a las administraciones de ambas naciones", sostuvo Andrew Hudson, líder del Programa de Gestión de Aguas y Océanos del PNUD que ha respaldado la iniciativa junto al FMAM, desde los años noventa.

En 2009, ambos países se comprometieron a aportar US$3.600 millones para reducir en un tercio la pesca, para 2020, mediante la restricción de la cantidad de embarcaciones, la veda en algunas áreas y durante ciertas temporadas y a través del monitoreo y evaluación de los cambios en la reserva pesquera.

Los países también acordaron contribuir con US$5.600 millones para disminuir gradualmente la eutrofización del Mar Amarillo, 10% cada cinco años, mediante un mejor tratamiento de las aguas residuales y menores niveles de empleo de fertilizantes y de efluentes industriales.

Ambas naciones se han comprometido a conservar la biodiversidad del mar, con un aporte de US$1.500 millones, a través de la creación de una red regional de Áreas Marinas Protegidas y de la participación de las organizaciones civiles.

En total, la contribución inicial del PNUD/FMAM, de US$14.3 millones, ha impulsado más de US$10.000 millones en inversiones y en diversas actividades en favor del Mar, una de las cuencas de drenaje marino más densamente pobladas, llamada así por el color de las partículas de arena del desierto de Gobi que los ríos y las tormentas arrastran hacia el mar.

La iniciativa PNUD/FMAM para el Mar Amarillo se apoya en otros exitosos programas de gestión de aguas internacionales, tales como el programa río Danubio/Mar Negro (1991-2007), que restableció el ecosistema de la cuenca de ese río y eliminó una zona muerta del Mar Negro.