Centenario del Día Internacional de la Mujer

08 mar 2011

"Camino del empoderamiento"

Este año el Día Internacional de la Mujer quiere destacar la participación de las mujeres y las niñas en la educación, la formación, la ciencia y la tecnología. También quiere atraer nuestra atención sobre la promoción de un acceso equitativo de las mujeres a un empleo pleno y decente.

En el día de hoy, más mujeres que nunca participan en el mercado laboral; sin embargo, casi dos tercios de las mujeres de los países en desarrollo trabajan en la economía informal sin derechos laborales o protección social. En el mundo, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de no tener trabajo y de sufrir las peores consecuencias de la crisis económica.

Setenta por ciento de las personas que pasan hambre en el mundo son mujeres y niñas, y 45 por ciento de las mujeres de los países en desarrollo padecen de anemia y de desnutrición. Cada día mueren unas mil mujeres en todo el mundo por complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto, y más de 30 millones de niñas no están escolarizadas.

Sin embargo, las mujeres educadas y con empleo rompen los ciclos de la pobreza, no sólo para ellas mismas sino para sus familias, comunidades y sus países. El Estudio internacional del PNUD sobre ‘Qué se necesita para lograr los ODM’ mostró que las mujeres educadas tienen más probabilidades de buscar asistencia médica durante un embarazo y de velar porque sus hijos estén en buena salud; además, las niñas educadas son más productivas, reciben mejores remuneraciones por su trabajo y tienen más capacidades a la hora de participar en la toma de decisiones social, económica y política.

Las mujeres necesitan tener oportunidades iguales en los ámbitos económico, social y político, lo que incluye un mayor acceso a las finanzas, a la capacitación y la tecnología, y un fortalecimiento de su condición jurídica y de sus derechos.

El PNUD participa, tanto en enormes proyectos nacionales como en iniciativas a pequeña escala, con los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado de modo de lograr progresos reales en lo relativo a ayudar a los países a reducir las desigualdades y mejorar la vida de las mujeres. Por ejemplo:
 
En Benín, el Programa de pequeños subsidios del PNUD beneficia a las mujeres y a sus familias, mejorando sus ingresos y al mismo tiempo protegiendo el medio ambiente en el que viven.

En Pakistán, el PNUD trabaja con las organizaciones no gubernamentales y con las cortes religiosas locales para erradicar la violencia de género. Hasta el día de hoy esta iniciativa ha ayudado a unas 45.000 mujeres atrapadas por situaciones de violencia.

En El Salvador, que tiene uno de los índices más altos de asesinato de mujeres, el PNUD ayudó a las mujeres parlamentarias a hacer adoptar una ley histórica sobre la violencia de género.

En el Líbano, más de 40 cooperativas de mujeres han creado pequeñas empresas en todo el país para estimular a las comunidades que habían quedado económicamente devastadas por los conflictos.

Si desea saber más sobre estos temas, puede consultar:
- Trabajo del PNUD en materia de empoderamiento de la mujer
- Las mujeres en situaciones de crisis
 (en inglés)
- ONU Mujeres
- Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres

NUESTRO TRABAJO
EMPODERAMIENTO DE LA MUJER

Entendemos la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer no sólo como derechos humanos, sino también como la vía para alcanzar los ODM y el desarrollo sostenible.

 

Es vital asegurar que las mujeres tengan voz y voto en todas las instituciones del gobierno, desde el poder judicial a la función pública, así como en el sector privado y la sociedad civil, para que puedan participar en igualdad en el diálogo público y la toma de decisiones, e influir en las decisiones que determinarán el futuro de sus familias y países.

 

SABER MÁS
Publicaciones de Interés
ver más