El PNUD construirá viviendas a prueba de desastres en Pakistán

29 sep 2010

Casas a pruebas de desastres en Pakistán
(Foto: PNUD Pakistán)

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) construirá miles de viviendas a prueba de desastres destinadas a las personas sin hogar de las zonas costeras gravemente afectadas por las inundaciones que han devastado Pakistán en los últimos dos meses.

Como parte de los esfuerzos de recuperación temprana de las inundaciones monzónicas que comenzaron en julio, el PNUD construirá cerca de 5.000 viviendas en el distrito de Thatta, provincia de Sindh, donde 800.000 personas quedaron sin hogar. El 86 por ciento de la población de Thatta vive por debajo del umbral de la pobreza.

"Las inundaciones trajeron mucho dolor e incertidumbre a la gente, y tenemos que ayudarles a volver a su vida normal", dijo Abdul Qadir, especialista en medio ambiente del PNUD en Pakistán. "Uno de los primeros pasos para reconstruir las vidas de la población es ayudar a las personas a conseguir un techo bajo el que guarecerse," manifestó.

Las casas son de mampostería de bloque hueco, cementada con tierra comprimida y reforzada con alambre para fortalecer la estructura contra terremotos y vientos fuertes. Los techos de forma piramidal permiten la evacuación del agua y los cimientos arqueados elevan las casas por encima de los niveles de inundación.

Las casas de Thatta y de la ciudad portuaria de Karachi que ya habían sido construidas con estos materiales resistieron el empuje de las recientes inundaciones, así como el del ciclón Phet, en junio, y un reciente terremoto de fuerza 4,5. Los materiales también reducen las potenciales emisiones de gases de efecto invernadero y minimizan la utilización de madera.

Los materiales se fabricarán localmente, creando empleos y oportunidades de ingreso para las comunidades en esta fase en que comienzan a reconstruir sus vidas. La construcción de cada vivienda cuesta 2.000 dólares, y estará compuesta de un dormitorio, una cocina, lavandería y espacio para los animales.

Los titulares de las escrituras de propiedad de las casas serán las mujeres, que fueron las más afectadas por las inundaciones y que ahora se encuentran en la situación económica más vulnerable.

Estas unidades residenciales, resistentes a los desastres y de alta eficiencia energética, fueron probadas en Pakistán antes de las últimas inundaciones, en el marco de un proyecto del PNUD. La brecha ya existente entre la oferta y la demanda de viviendas ha crecido de forma espectacular al haber resultado destruidas más de 1,8 millones de unidades en todo el país.

Si bien la asistencia de emergencia sigue siendo una prioridad en todas las provincias afectadas por las inundaciones, el regreso de los damnificados a sus hogares en las zonas donde las aguas han retrocedido significa que los esfuerzos de socorro y de recuperación temprana se llevarán a cabo en paralelo.

La vivienda tiene una importancia especial en las zonas donde será necesario un refugio adecuado para el invierno en los próximos meses. El número de personas que no podrán regresar a sus hogares, incluso después de la retirada completa de las aguas, no ha podido ser aún establecido, pero será significativo.