PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe

Dos años después del terremoto del 2007 en Perú

13-ago-2009

El 15 de agosto del 2007, la provincia peruana de Ica fue devastada por un terremoto de 7.9 grados en la escala Richter. Murieron casi 600 personas, más de 1.000 personas sufrieron traumatismos y 75.000 familias se vieron afectadas. La región soportó enormes daños en edificios e infraestructura, y los recursos locales y regionales se agotaron rápidamente debido tanto a la magnitud del desastre como a la falta de inversiones en materia de prevención de riesgos y de respuestas de emergencia.

El Gobierno declaró el estado de emergencia y solicitó la ayuda humanitaria internacional. El PNUD coordinó los esfuerzos de recuperación, que incluyó a expertos socorristas nacionales, internacionales y de la ONU. Dos años más tarde, el PNUD sigue presente en la provincia trabajando para fortalecer la habilidad del gobierno local de responder y mitigar los efectos de desastres futuros.

En algunas de las áreas más afectadas, 75 por ciento de los edificios y de la infraestructura sufrieron daños. La falta de planeamiento urbano, la presión demográfica causada por la migración interna de los Andes hacia la costa y las construcciones no declaradas – e improvisadas – de casas en terreno blando muy peligroso contribuyeron al alto nivel de destrucción.

Como parte de esta respuesta de recuperación de largo plazo, el PNUD está trabajando con las autoridades locales en la creación y la aplicación de mapas de riesgo conjuntamente con los esfuerzos de planeamiento urbano, para tener la certeza de que los edificios sean construidos en los lugares más seguros. Un ingeniero del PNUD y un sismólogo hicieron un exhaustivo estudio del terreno y de la calidad de la tierra en las áreas afectadas. En el ámbito de las políticas, ya se ha librado y ganado la batalla por las construcciones responsables. Ica es hoy la única provincia de Perú donde los constructores deben presentar una evaluación de riesgos ante el gobierno municipal.

Los terremotos han afectado la vida de las personas en Perú desde las civilizaciones antiguas de la época precolombina, pero los graves efectos sobre las personas se pueden reducir a través de la promoción y el desarrollo de una sociedad civil y de una infraestructura urbana que sean conscientes de los riesgos.

Para más información:
Sitio web del PNUD en Perú