Las mujeres ganan espacio en la política de El Salvador


Ana Luisa Rodríguez de González lleva cuatro períodos al frente de la Alcaldía de Atiquizaya. Sus primeras elecciones las ganó en 2003; en ese año, de los 262 concejos municipales del país en contienda electoral, únicamente 15 fueron liderados por mujeres.

Aspectos destacados

  • Entre 2003-2012 ha aumentado la participación de 15 a 28 alcaldesas en el país, 11% del total de concejos municipales.
  • Para las elecciones de 2015 se espera que la participación de las mujeres sea de un 30% como mínimo en posiciones de alcaldesas, diputadas de la Asamblea y del Parlacen
  • La formación recibida ha promovido la participación de las mujeres en asociaciones de desarrollo comunitario, organizaciones y comités.

“Esas primeras elecciones fueron un doble reto”, recuerda. “Primero, hacer las cosas bien por todas aquellas personas que habían confiado en mí; pero también sentía que si fallaba, la gente no iba a decir Ana Luisa falló, sino que las mujeres no pueden. Mucha gente cuestionaba eso: si una mujer sería capaz de llevar la alcaldía”, afirma.

La participación de las mujeres en política es una tarea pendiente en la sociedad salvadoreña, pero en los últimos 10 años se ha ganado terreno y se han dado pasos importantes para aumentar progresivamente estos liderazgos.

Para apuntalar el cambio y lograr mayores progresos, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha implementado acciones de formación que fortalecen las capacidades de las mujeres, y ha impulsado un marco legal que promueve la igualdad y permite abrir más espacios para las mujeres en el ambiente político.

“Desde 2008 hemos trabajado en distintos procesos de formación y en el fortalecimiento de la participación política de las mujeres como uno de los temas claves de la agenda de los Objetivos de Desarrollo del Milenio”, explica Xenia Díaz, asesora en Género del PNUD El Salvador y a cargo del proyecto “Hacia la participación política de las mujeres”.

El proyecto desarrolló el diplomado “Liderazgo político para las mujeres”, que el PNUD impulsó junto a la Asociación de Parlamentarias y Ex Parlamentarias Salvadoreñas (ASPARLEXSAL) y del cual, hasta la fecha, se han graduado cinco promociones, un total de 120 mujeres entre ellas reconocidas lideresas del ambiente político nacional. La alcaldesa de Atiquizaya formó parte de los primeros grupos que se graduaron, y asegura que la dotó de herramientas importantes para desempeñar su papel al frente de la comuna.

“La formación recibida ha promovido la participación de las mujeres en asociaciones de desarrollo comunitario, organizaciones, comités y otros grupos de influencia en cargos directivos”, explica Rodríguez de González.

El proceso de cambio ha dado resultados importantes en diferentes sectores de la política y se han registrado avances. Desde el año 2003 al 2012 se ha aumentado la participación de 15 a 28 alcaldesas en el país, 11% del total de concejos municipales. En la Asamblea Legislativa, de 2009 a 2012 se incrementó la participación política de las mujeres en un 8%, logrando 23 diputadas de un total de 84. Con ello, se alcanzó una histórica participación de las mujeres en el parlamento, que llegó al 27%.

Para las elecciones de 2015 se espera que la participación de las mujeres sea de un 30% como mínimo en posiciones de alcaldesas, diputadas de la Asamblea y del Parlacen, en concordancia con el artículo 37 de la Ley de Partidos Políticos, aprobada en febrero del año pasado

 “Los desafíos son grandes en términos de participación, pero es un trabajo de largo alcance”, anota Xenia Díaz.