Sri Lanka: mirando hacia el futuro con esperanza y optimismo

Jecindan Dharsha, Sri Lanka
Jecindan Dharsha está capacitando a las organizaciones basadas en la comunidad en su aldea en el norte de Sri Lanka. Foto: PNUD Sri Lanka

Antes de 2009, como muchos de su aldea en el norte de Sri Lanka, Jecindan Dharsha fue desplazada varias veces durante la larga guerra civil del país y enfrentó dificultades graves. Después del final de la guerra, regresó a su aldea sin nada.

Aspectos destacados

  • Más de 8.900 beneficiarios recibieron ayuda directa en materia de subsistencia, de los cuales 3.294 (es decir, el 37 por ciento) eran mujeres.
  • 26 organizaciones agrícolas, 73 organizaciones de mujeres recibieron capacitación en materia de prácticas administrativas y adaptativas.
  • En la Provincia del Norte más del 81 por ciento de aquellos que recibieron ayuda empezaron actividades en materia de medios de subsistencia en 6 meses

“Tuve que empezar mi vida de nuevo,” dice Dharsha.

Cinco años después, se ha convertido en una líder respetada y de confianza, y todo empezó con una máquina de coser que recibió en 2010 mediante el Programa de Recuperación Transitoria del PNUD.

“Ya había aprendido a coser porque mi madre me había enseñado, entonces la máquina de coser me ayudo bastante…Pude coser más chaquetas de saris, venderlas y generar un ingreso.”

Meses después, Dharsha fue destacada como una movilizadora social en el mismo programa y trabajó un año con la Organización de Base Comunitaria (OBC) en su aldea para fortalecer las habilidades de llevar a cabo actividades en materia de desarrollo en las aldeas.

Dharsha fue elegida para participar en un Curso de Catalizador en la Comunidad de tres meses en la Universidad de Jaffna, en el proyecto de Desarrollo de la Capacidad para la Recuperación en el Norte, y trabajó como instructora de formadores de la OBC en la división de Kandavalai en el Distrito de Kilinochchi.

El Programa de Recuperación Transitoria, financiado por varios donantes ,  tiene múltiples proyectos y se puso en marcha en 2008 para apoyar la recuperación económica y social de las poblaciones afectadas por el conflicto en las regiones del norte y oriente de Sri Lanka. Sus proyectos abordan el desarrollo de la comunidad y de distintas zonas, la provisión de viviendas, la infraestructura y la cohesión social.

En la primera etapa del programa, un total de 8.927 beneficiarios (de los cuales 3.294, es decir el 37 por ciento, eran mujeres) recibieron ayuda directa para los medios de subsistencia. Además, 26 organizaciones agrícolas, 73 de mujeres y 92 otras organizaciones basadas en la comunidad, recibieron capacitación en prácticas administrativas y adaptativas.

Dharsha capacita hoy a casi 50 OBC en temas desde el liderazgo hasta la documentación, y la gestión de financiamiento y mitigación del conflicto. También la han contratado mediante la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para realizar sesiones similares de capacitación para mujeres en el área.

En la Provincia del Norte, de los 5.088 beneficiarios que recibieron ayuda para los medios de subsistencia, 4.139 (es decir el 81 por ciento) empezaron actividades en materia de medios de subsistencia dentro de los 6 meses de haber recibido ayuda, como el caso de Dharsha.

Encontrando fuerza de lo que ella ha aprendido y alcanzado hasta ahora, Dharsha dice que está segura de que hay un mejor mañana y ve hacia el futuro con nueva esperanza y optimismo.

“Ahora estoy capacitando organizaciones a pequeña escala. En el futuro, quiero aprender más y espero organizar cursos de capacitación a mayor escala, enfocándome más en personas con mayor cualificación”, afirmó.

El proyecto se distancia del modelo tradicional de prestar apoyo directo a individuos, sino que fomenta el aumento de productividad, la adición de valor a productos, los vínculos con mercados, y el acceso a servicios de desarrollo de financiamiento y negocios de organizaciones de productores y pequeños negocios.