Ligia, líder en atención a víctimas de la violencia en Nicaragua

Ligia Canales- from victim of domestic violence to civil servant.
Ligia Canales, de víctima de la violencia a promotora voluntaria y solidaria. Foto: Glomara Iglesias/ PNUD Nicaragua

 “No me avergüenza hablar de esto porque quiero ser un ejemplo de superación para otras mujeres que pasan por ese flagelo. Mi ex compañero se emborrachaba, me golpeaba, me echaba de casa y amenazaba con matarme. Tenía mucho miedo, pero me decidí, busqué ayuda y la encontré: un día lo denuncié ante la policía”, dice con la frente en alto Ligia Canales, madre de tres hijos adultos y víctima de violencia intrafamiliar. Mientras habla, recuerdos de impotencia, maltrato, temor  y llanto se asoman en el rostro, sin embargo, venció el miedo, superó el trauma y tomó decisiones.

Ligia cuenta que en la Comisaría de la Mujer la atendieron con respeto: “Sé que muchas mujeres se quejan porque no las atienden con inmediatez, pero debemos entender que hay muchas demandas, que hay otras personas pidiendo ayuda… es importante tener paciencia”.

En una de las muchas veces que llegó a la Comisaría de la Mujer, la invitaron a recibir charlas. Aceptó con entusiasmo, se capacitó sobre violencia intrafamiliar, estudió la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres, información sobre el VIH/SIDA y, al darse cuenta de que tiene facultades para comunicarse con otras víctimas, aceptó la oferta de trabajar en la Comisaría.

En Nicaragua, el proyecto “Mejoramiento de la prevención y acceso a la justicia para víctimas de violencia contra las mujeres intrafamiliar y sexual” apoya a la Comisaría de la Mujer, que tiene 149 oficinas municipales creadas por el gobierno nacional.

Aspectos destacados

  • El proyecto de US$ 2 millones apunta a crear conciencia y mejorar el acceso a la justicia para las víctimas de violencia en Nicaragua.
  • Unos 880 funcionarios públicos se han capacitado como multiplicadores de conocimientos sobre prevención y cerca de 150 Comisarías de la Mujer han sido creadas poir el gobierno.
  • Se han llevado a cabo 350 foros en diferentes ciudades del país sobre Métodos de Resolución de Conflictos y Procesos de Autocuido dirigidos a investigadoras y promotoras

A través de esta iniciativa de cooperación, unos 880 funcionarios públicos se han capacitado como multiplicadores de conocimientos sobre prevención y atención a víctimas. Luego, comparten lo aprendido con otras personas de sus comunidades. El nombre de Ligia se destaca entre las multiplicadoras.

Además de Promotora Voluntaria y Solidaria, Ligia no abandona su negocio, un pequeño restaurante de comida popular ubicado en un reconocido mercado de Managua. Además, es también un ejemplo de superación profesional: estudia Derecho por medio de clases sabatinas y cuando finalice sus estudios, asegura quiere defender a mujeres que, como ella, han sufrido violencia.

El proyecto, iniciado en octubre del 2012, es financiado por la Cooperación Suiza para Centroamérica y el Reino de Noruega y es ejecutado por el  PNUD en coordinación con el Poder Judicial, la Policía Nacional, el Ministerio de la Familia, la Universidad Centroamericana (UCA) y otros organismos estatales y privados.

En el marco de este programa se han llevado a cabo 350 foros en diferentes ciudades del país sobre Métodos de Resolución de Conflictos, Procesos de Autocuidado dirigido a investigadoras y promotoras, cursos sobre Comunicación y Género impartidos a periodistas.

Además, alrededor de 320 personas entre docentes, estudiantes, madres, padres de familia, y funcionarias/os públicos se han capacitado en cursos y foros de Mediación Escolar y cursos de Actualización Profesional sobre Mediación con Enfoque de Género. A su vez, el Instituto de Medicina Legal ha capacitado a un centenar de funcionarios en Estadística y Psicotraumatología Forense.

Ligia Canales no es una soñadora, más bien es una mujer realista, entusiasta, con un concepto positivo de la vida. Su pasado no la estancó, más bien supo derribar las secuelas de su historia para convertirse en un modelo de superación. Ella condena la violencia y hace un llamado a las mujeres víctimas a denunciarla: “La violencia debe erradicarse para que podamos vivir en paz”, asegura.

— Glomara Iglesias