Uganda: mujeres se organizan para luchar contra la corrupción

Mujeres en Uganda discuten derechos de las tierras
Joyce Nangobi, una de la mujeres que lidera la lucha colectiva por sus derechos territoriales en Budondo, Uganda, durante las discusiones de grupo para la iniciativa. Foto: PNUD Uganda

En 2003, Joyce Nangobi estuvo a punto de perder su casa. El terreno en que vivía en la provincia ugandesa de Jinja iba a ser vendido a empresas manufactureras, dejando a Joyce y otros residentes sin hogar.

Las mujeres de su localidad no contaban con recursos para comprar las tierras ni tenían los títulos oficiales de propiedad que les permitieran obtener préstamos para edificación. Sin documentación legal sobre los predios, la amenaza de desahucio era constante.              

Aspectos destacados

  • Mujeres en Uganda, afectadas por la falta de derechos sobre las tierras, trabaja para movilizar y sensibilizar a la población, y combatir la corrupción en el proceso de concesión de los títulos de propiedad.
  • Gracias a esta iniciativa, más de 150 mujeres han presentado la documentación pertinente para ver reconocidos sus derechos sobre las tierras.
  • Desde 2012, el trabajo anti corrupción del PNUD y la Comisión Huairou ha movilizado a más de 2,300 miembros de la comunidad y entrenado a más de 500 personas en estrategias de contabilidad social.

“El escenario que nos afecta como mujeres es la corrupción en el proceso de concesión de los títulos de propiedad”, explica Joyce. “Hemos pasado por diversas oficinas y cuando llegamos a la etapa de solicitar copias de las escrituras, uno de los funcionarios en el departamento de topografía nos pidió dinero, unos 100.000 chelines ugandeses ($37) por persona. Prometió traernos copias  de las escrituras en dos semanas, pero no hemos recibido ninguna”.               

Para responder a este problema, Joyce y otras mujeres crearon la Iniciativa para el Desarrollo de las Mujeres en las Favelas (SWID, por sus siglas en inglés), una agrupación de mujeres locales afectadas por la falta de derechos sobre las tierras.

SWID implementa las Iniciativas de Transparencia y Rendición de Cuentas, dirigidas a mejorar la prestación de servicios y los procesos de gobierno locales mediante la movilización de las mujeres a nivel local, y la vigilancia y sensibilización ante las amenazas de corrupción en los procesos de reconocimiento de los títulos de propiedad sobre las tierras.  

En 2012, SWID participó en un estudio conjunto del PNUD y la Comisión Huairou en el que se examinaba de manera específica el impacto de la corrupción sobre las vidas cotidianas de las mujeres, así como las estrategias anticorrupción exitosas lideradas por ellas. Este trabajo movilizó a más de 2,300 miembros de la comunidad y capacitó a más de 500 personas en estrategias de contabilidad social en países como Brasil, Nepal, Nicaragua y las Filipinas.  

El Programa mundial Anticorrupción del PNUD  y la Comisión Huairou  comenzaron a trabajar en 2013 con SWID sobre las conclusiones del estudio, proporcionando capital semilla y asistencia técnica para las Iniciativas de Transparencia y Rendición de Cuentas.

Joyce dice que, en un principio, los funcionarios locales desconfiaban de la agenda de SWID respecto de las tierras. La labor de Joyce y otros miembros del SWID se vio obstaculizada no sólo por la corrupción, sino que también por la falta de información sobre cómo solicitar los títulos de propiedad.

Mediante reuniones con la comunidad para explicar el proceso, las mujeres de Jinja se organizaron en grupos para acudir a las oficinas de registro a nivel local y distrital, donde presentaron la documentación de forma colectiva para evitar pagar sobornos. A medida que se hicieron evidentes las ventajas de este tipo de organización, la desconfianza inicial comenzó a desvanecerse: el problema de los títulos de propiedad no sólo afectaba a las mujeres, sino que a toda la comunidad.

“Anteriormente el gobierno local creía que estábamos en lucha contra ellos y quería controlar todo el proceso”, dice Joyce. “Cuando llevamos a cabo nuestro Diálogo Local a Local, pedimos al gobierno local que participara en talleres de trabajo donde los residentes expresaron lo que deseaban para sus comunidades y compartieron estas ideas con las autoridades. Actualmente tenemos influencia en sus decisiones y nos invitan a participar en la planificación y asignación de los recursos presupuestarios”.

A raíz de esta iniciativa, 35 mujeres han recibido los títulos de propiedad en menos de 14 meses y otras 120 han presentado la documentación para iniciar el proceso. Los hombres de la comunidad comenzaron también a ver a SWID como un recurso valioso.

Ahora que la comunidad comprende el proceso, ha aumentado la fijación oficial de límites y han disminuido significativamente las disputas entre la comunidad y las autoridades locales.
        
A partir de 2014,  SWID con el apoyo de la Comisión Huairou y el PNUD trabajará para extender lo logrado en Jinja a otras provincias de Uganda.