Reducción de la mortalidad materna en Eritrea

Doctora escuchando el vientre de una mujer embarazada en Eritrea

En la localidad de Senafe, en el sur de Eritrea, Fethawi Berhane sufrió tres días de doloroso parto y las complicaciones llevaron a la muerte de su bebé. A pesar de los esfuerzos de una matrona tradicional, su hijo no pudo salvarse. Fethawi tuvo la suerte de sobrevivir, dadas las condiciones médicas, faltas de higiene y mal equipadas, con las que tuvo que dar a luz.

Fethawi no es un caso único en Eritrea, que llegó a alcanzar una de las mayores tasas de mortalidad materna en el mundo (alrededor de 1.400 muertes por cada 100.000 nacimientos). El principal factor que ha contribuido a este problema ha sido la alta incidencia del parto obstruido.

Destacado

  • El PNUD y sus colaboradores están trabajando para mejorar la cualificación de las matronas tradicionales en Eritrea y reducir así la tasa de mortalidad materna.
  • Eritrea llegó a alcanzar la mayor tasa de mortalidad materna en el mundo, con cerca de 1.400 muertes por cada 100.000 nacimientos.
  • El 80% de los partos en Eritrea se produce sin un médico o una matrona cualificada.

El carácter rural de Eritrea, con escasas infraestructuras de transporte y comunicaciones en las zonas periféricas, llevó a que un 80% de los partos se produjera sin un médico o una matrona cualificada.

Sin embargo, hoy en día, Eritrea es uno de los cuatro países africanos en el buen camino para conseguir el Objetivo de Desarrollo del Milenio 5 sobre la mejora de la Salud Materna, que reta a los países a reducir la mortalidad materna en tres cuartas partes para 2015. Para Eritrea, esto significa alcanzar una tasa de menos de 350 muertes por cada 100.000 nacimientos.

Este drástico cambio positivo se ha producido gracias a los programas concertados y a los persistentes esfuerzos del Gobierno del Estado de Eritrea, en colaboración con UNICEF, OMS, UNFPA y PNUD.

Estos programas y esfuerzos han intensificado las campañas de salud materna, la difusión de información al respecto y una mayor concienciación en el país sobre las cuestiones relacionadas con la maternidad. También han impulsado sesiones de capacitación en los idiomas locales para mejorar las capacidades para atender el parto de las matronas tradicionales en zonas remotas y prepararlas mejor para los partos con dificultades.

Gracias a estos esfuerzos, cada comunidad en Eritrea cuenta ahora con asistentes al parto totalmente capacitados. Las futuras madres que viven lejos de los centros médicos no tienen que arriesgar sus vidas y recorrer largas distancias cuando están de parto. En cambio, matronas cualificadas las visitan en sus hogares antes y después del parto para proporcionarles asistencia médica y asegurarse de que la madre y el bebé están en buen estado de salud.

Serán necesarios fondos adicionales por un total de 88 millones de dólares EE.UU. en los próximos cuatro años para garantizar la cobertura universal de las intervenciones en salud materna y neonatal en Eritrea y para dar esperanza a mujeres como Fethawi Berhane, ya que el parto dejará de ser una cuestión de vida o muerte.

Enlaces de Interés
PNUD en Eritrea
Mejorar la salud materna
thumbnail

Lograr el quinto Objetivo de Desarrollo del Milenio requiere contar con servicios de salud reproductiva de alta calidad y con una serie de intervenciones bien sincronizadas para asegurar que la mujer sigue un camino seguro hacia la maternidad. El no hacerlo provoca cientos de miles de muertes innecesarias año tras año, lo cual es un triste recordatorio del bajo estatus asignado a las mujeres en muchas sociedades.

SABER MÁS
Publicaciones de interés
ver más