A la conquista de las tradiciones: primera "mukhtarah" en Gaza

Una mujer palestina participa en un entrenamiento. Foto: PNUD
Una mujer palestina participa en un entrenamiento. Foto: PNUD

Um Mohammed rompió la tradición tribal conservadora de su comunidad cuando se convirtió en la primera "mukhtarah" de la Franja de Gaza, que es el equivalente femenino del mukhtar, persona que resuelve disputas sin recurrir a los sistemas judiciales formales.

“Una vez tuve que intervenir para resolver un problema entre un hombre y su esposa", dice Um Mohammed. “El hombre, enojado, se rió de mí [pero] lo traté con paciencia hasta que conseguí que se prestara a tener una conversación constructiva. Después de varias sesiones, logré que él y su esposa se reconciliaran. Muchos hombres habían intervenido anteriormente pero no lograron resolver sus diferencias.”

Aspectos Destacados

  • Se han establecido y apoyado 18 centros de asistencia jurídica en toda la Franja de Gaza.
  • Más de 17.000 palestinos recibieron asistencia jurídica en 2011 a través de 6 centros de asistencia jurídica.
  • El 74% de las mujeres representadas por proveedores de asistencia jurídica apoyadas por el PNUD recibió resultados a su favor.

Um Mohammed, de 50 años, se convirtió en mukhtarah después de enterarse de que la capacitación jurídica necesaria para llevar a cabo esta profesión informal, aunque importante, de guardián de la justicia, era de 52 horas de formación en materia de mediación legal y de las leyes básicas pertinentes. Dentro del marco del programa del PNUD Acceso a la Justicia en los Territorios Palestinos Ocupados, diversos expertos jurídicos ofrecen capacitación sobre resolución de conflictos, técnicas de negociación y generalidades sobre leyes y reglamentos en lo relativo a los compromisos de matrimonio, los casamientos y los divorcios.

Um Mohammed se graduó, junto a otras 75 mujeres mukhtar, en la Clínica Jurídica de la Asociación de Cultura y Libre Pensamiento de Gaza, y ahora trabaja colaborando con los equipos de la Clínica Jurídica, ayudándoles a establecer acuerdos y contratos de reconciliación y ofreciendo asesoría jurídica o representación legal. Dice que su conocimiento de los textos religiosos y de los dichos y proverbios tradicionales la ayudan a desempeñar su tarea de mediadora de la paz social. "Fui predicadora durante muchos años, pero lo que me dio la confianza decisiva para dedicarme a esta profesión fue la formación recibida en la Clínica Jurídica y el apoyo de mi marido”, dice Um Mohammed.

La mayoría de las mukhtarahs provienen de áreas remotas y marginadas de la Franja de Gaza. Algunas son ingenieras, trabajadoras sociales, maestras o activistas. Todas ellas son muy respetadas en la sociedad y han dado pruebas de su eficacia en poco tiempo. "Ser mujer me da una ventaja porque puedo hablar con ambas partes, puedo dirigirme tanto a los hombres como a las mujeres. Los mukhtars solo pueden hablar con los hombres", dice Um Mohammed. “Terminan comunicándose con la mujer a través de un hombre miembro de su familia, que no siempre es totalmente neutral o preciso.”

Entre julio de 2012 y abril de 2013, las mujeres mukhtar mediaron unos 1.500 casos. No reciben remuneración alguna por su trabajo de  reconciliadoras, más allá de una pequeña cantidad para cubrir sus gastos de transporte.

Mediante la apertura de nuevos tribunales y clínicas de asistencia jurídica, el programa del PNUD genera confianza y conciencia a fin de que las personas estén informadas sobre  sus derechos y el funcionamiento de procedimientos jurídicos, y tengan acceso a los recursos de asistencia jurídica.

El programa, que cuenta con una inversión de 25 millones de dólares, está financiado por los gobiernos de Suecia, Canadá, Japón y los Países Bajos.