Timor-Leste: botella a botella, jóvenes enfrentan el desempleo

Estudiantes de Timor limpian las calles de Dili, la capital.
Estudiantes de Timor limpian las calles de Dili, la capital. Foto: Felomena Marques De Olivera / PNUD en Timor-Leste

Timor-Leste es un pequeño país con un gran problema de basura. El agua no es potable, con lo que se encuentran botellas plásticas de todo tipo por todas partes, dañando la belleza natural y creando condiciones peligrosas de salud y para el medio ambiente. La situación es más alarmante en Dili, la capital, donde las botellas estropean una ciudad que es el centro de la ambiciosa agenda de desarrollo del turismo del país.

Sin embargo, un pequeño grupo de estudiantes universitarios tiene un plan para limpiar Dili y, eventualmente, el resto del país, botella a botella. Embellecer a Timor-Leste es la idea del PNUD y el Centro de Liderazgo Hopeseller de Timor-Leste, una ONG creada y administrada por los jóvenes. "Teníamos dos claros objetivos. En primer lugar, limpiar el medio ambiente", dice Pedro Redenio Adersio Canisio Ferreira (28), director de proyecto de Hopeseller. "En segundo lugar, promover el crecimiento inclusivo con la participación de los jóvenes y del público para crear un negocio productivo.”

Con el apoyo del proyecto del PNUD y el financiamiento del Gobierno de Corea del Sur, el equipo de jóvenes creó una propuesta de reciclado: Hopeseller compra las botellas a la gente, las limpia y las corta en pequeños trozos para vender el producto final a importadores extranjeros de desechos reciclables.

Aspectos destacados

  • Más del 60% de los jóvenes no tiene empleo en Timor-Leste.
  • Una iniciativa de jóvenes que cuenta con la financiación de la República de Corea y con el apoyo del PNUD crea conciencia sobre los problemas medioambientales y crea empleo.
  • Se han recolectado más de 3 millones de botellas de plástico para su reciclado desde el comienzo del proyecto, y se espera llegar a 6 millones a fines del proyecto en junio de 2015.

Los indicadores de éxito incluyen alcanzar un 80 por ciento de concientización sobre la importancia de un medio ambiente limpio y la recolección de 100.000 botellas de plástico en seis meses. Los vendedores obtienen US$ 1 por 100 botellas pequeñas o 70 botellas grandes que deben traer a un lugar céntrico semanalmente. "Esperamos tener un impacto a largo plazo que cambie, en última instancia, el comportamiento de las personas a través de la educación, y crear conciencia sobre la importancia del medio ambiente del país", dice Ferreira.

Embellecer a Timor-Leste pone énfasis en el rol de los jóvenes en las aspiraciones y el desarrollo. Aproximadamente, 60 por ciento de los 1,2 millones de habitantes del país son menores de 25 años, y se estima que un 61,5 por ciento de ellos no tiene un empleo fijo o una oportunidad de generar ingresos. Acentuando la participación de los jóvenes, Hopeseller da oportunidades de generar ingresos en todo el proceso.

Cerca de 20 jóvenes trabajan limpiando y cortando las botellas y las ganancias se reinvierten en el negocio para poder expandirlo más allá de Dili y sus suburbios. "Las compañías tienen interés en comprar botellas de agua para reciclar, así que existe el potencial de convertir esta iniciativa en una empresa comercial viable", dice Knut Ostby, Coordinador Residente de la ONU y Representante Residente del PNUD. "Un proyecto piloto como éste hace posible el comienzo de otras empresas que hagan lo mismo, eventualmente en todo el país."

Embellecer a Timor-Leste hizo su primera colecta oficial de botellas en diciembre de 2013, recolectando 17.560 unidades. En febrero de 2014, Hotel Timor, uno de los hoteles más antiguos del país, firmó un acuerdo con Hopeseller para el reciclado de sus botellas, como lo hiciera luego el Ministerio de Administración del Estado y el equipo de país de la ONU. Un empresario local que está relacionado con la industria del reciclaje ha expresado interés en trabajar con el grupo para dar un impulso a ese componente del proyecto.

Ya se han recolectado más de 3 millones de botellas en sólo tres meses. Sobre la base de este resultado, Hopeseller y el PNUD ahora esperan recolectar 6 millones de botellas hasta el fin del proyecto en junio de 2015.