Rumania: creando empresas apoyando la iniciativa empresarial


Ioana Ghila, de la incubadora empresarial de Mures, trabaja con prendas hechas a mano. ©PNUD Rumania

En 2006, Csaba Kiss tenía la idea de iniciar una empresa de fabricación de cajas en una nueva incubadora de empresas en Sfantu Gheorghe, Rumania.

Las incubadoras de empresas, que albergan empresas nuevas y otras que se encuentran en las primeras etapas de operación, proporcionan espacio de oficina, subvenciones para echar a andar las empresas y servicios de consultoría. El gobierno las estaba promoviendo como vehículo para estimular nuevas inversiones y fomentar el espíritu empresarial, pero en el año 2006 esos centros eran nuevos y muchas personas los consideraban como emprendimientos de alto riesgo.

Aspectos Destacados

  • Para el primer trimestre de 2012, la red contaba con 10 incubadoras de empresas. La mayoría se había establecido en demarcaciones desfavorecidas del centro y noreste de Rumania.
  • Las incubadoras han creado 450 nuevos puestos de trabajo, 47 % de los cuales han sido ocupados por mujeres.
  • El programa de incubación de negocios se inició en 2006 con un presupuesto de 800.000 dólares estadounidenses y con la financiación de los Gobiernos de Rumania y Japón, el PNUD y los municipios. En el año 2010, el gobierno aumentó la financiación anual a 2 millones de dólares estadounidenses.

A pesar de sus reservas, Csaba asumió el riesgo e inició TriBox, su empresa de fabricación de cajas, en una incubadora, con dos empleados y un capital de 10.000 dólares estadounidenses. Pasó tres años en el centro, donde recibió una subvención de 7.000 dólares estadounidenses, alquiler subvencionado, libre acceso a asesoramiento en materia de desarrollo empresarial y la oportunidad de colaborar con otras 19 nuevas empresas.

En 2009 TriBox se hizo autosuficiente y salió de la incubadora, empleó a 11 trabajadores y obtuvo sólidos ingresos anuales de 732.000 dólares estadounidenses a pesar de la crisis financiera mundial de 2008, que había provocado la quiebra de muchas empresas.

"Nunca rechazaba ningún pedido, sin importar la magnitud o si era atípico", señaló Csaba, para agregar que tiene un contrato hasta con BMW, el fabricante alemán de automóviles, para el suministro de cajas para repuestos de automóviles a una fábrica cercana.

Un emprendimiento coordinado
TriBox es una de las 200 empresas que han recibido asistencia de una red de incubadoras establecida entre 2006 y 2012 con el apoyo del PNUD, la Agencia Nacional Rumana para las Pequeñas y Medianas Empresas (PYME) y los municipios. Estos últimos proporcionaron los terrenos y a menudo el espacio para las incubadoras de empresas.

El PNUD coordinó el programa, incluida la contratación de administradores para cada incubadora y la contratación de las empresas, proporcionando capacitación e informes sobre los resultados obtenidos y ayudando a los administradores con la gestión financiera y operativa. Cada incubadora alberga entre 16 y 24 empresas por un período de tres años, y se espera que salgan de la incubadora cuando termine el ciclo de tres años. Hasta 2009, la tasa de supervivencia entre las pequeñas y medianas empresas en incubadoras en Brasov, Sfantu Gheorghe y Alba lulia era del 82 %.

De las 56 empresas nuevas que se encontraban en las incubadoras en ese momento, todas menos una completaron el ciclo de tres años a pesar de la grave crisis económica. Las tres incubadoras de empresas crecieron durante los tres primeros años y multiplicaron por seis los ingresos de las empresas (véase el gráfico).