Centros comunitarios ofrecen una nueva vida a las mujeres en República Democrática del Congo

mujer de RDC en una tienda de pescado
Mujeres pobres abren pequeños negocios propios –como este puesto de pescado frito– 
con ayuda de la formación para pequeños negocios que proporciona el PNUD. (Junior Kannah/PNUD RDC)

por Florence Marchal y Jin-Hee Dieu, finalistas del concurso de historias del PNUD

El conflicto entre grupos armados ha causado estragos en la parte oriental de la República Democrática del Congo (RDC) desde finales de la década de 1990. La situación humanitaria y de seguridad allí ha sido alarmante, con continuos ataques contra la población civil, actos de violencia sexual, y reclutamiento y utilización de niños soldados.

Para apoyar y 
satisfacer las necesidades de las personas que han resultado vulnerables por conflictos prolongados, el PNUD ha establecido doce centros comunitarios multifuncionales en las provincias de Kivu Meridional y Kivu Septentrional, dos de las zonas más afectadas por el conflicto.

Aspectos Destacados

  • Doce centros comunitarios en las dos provincias de Kivu han proporcionado mediación, clases de alfabetización, asesoría financiera, formación y otros servicios a más de 4.500 personas.
  • De los beneficiarios, 2.000 personas se unieron a una cooperativa de crédito de la comunidad, donde aprendieron sobre ahorro de dinero y acceso a microcréditos.
  • El presupuesto de los centros asciende a aproximadamente EE.UU.$ 1,6 millones, principalmente con fondos del PNUD.

Maman Miriam*, viuda de 34 años de edad, se ha beneficiado de uno de estos centros. En 2004, fue violada por tres hombres armados que le cortaron los genitales con un cuchillo, produciéndole considerables cicatrices físicas y emocionales. Se sentía completamente abandonada e incapaz de cuidar de sus tres hijos. Cuando entró en su centro comunitario local por primera vez en 2010, el personal le proporcionó apoyo psicosocial para ayudarla a sanar. Además, en el centro Maman Miriam adquirió habilidades que le permiten ganarse la vida y buscarse su camino, desde aprender a manejar pequeñas cantidades de dinero y leer información básica hasta encontrar la capacidad de expresar su voz y 
habilidades de liderazgo.

Hoy, dos años más tarde, Maman Miriam ha dejado el campamento de desplazados, donde ha vivido desde el ataque y se ha trasladado a una población vecina. Mediante la combinación de sus habilidades como costurera y la venta de bebidas locales tradicionales, ahora es capaz de pagar el alquiler.

“Veo pequeños cambios a mi alrededor”, dice con orgullo. “Los niños están sanos y limpios, y van a la escuela. Además, estoy ahorrando para comprarme un pedazo de tierra”.

Asimismo, Maman ha conseguido nuevos colegas y amigos, una verdadera comunidad que le ha dado nuevas fuerzas.

El PNUD propuso esta inusual respuesta a la violencia en 2010, basándose en las iniciativas locales ya existentes en Beni, una ciudad de Kivu Septentrional, como forma de garantizar la reinserción económica y social de las personas vulnerables. Los centros son administrados por la comunidad y ofrecen una gama de servicios, como mediación, clases de alfabetización, e información sobre liderazgo femenino y oportunidades de trabajo. Los centros también ofrecen instrucción en decenas de oficios, incluyendo corte y confección, cestería, cría de ganado, panadería y horticultura. Por último, pero no menos importante, los centros son lugares de encuentro donde los ciudadanos, las autoridades locales y los líderes de la comunidad pueden discutir planes de salud y desarrollo tales como la protección y las campañas de prevención del VIH.

Los doce centros comunitarios apoyados por el PNUD abiertos en las dos provincias de Kivu en los últimos dos años han hecho posible que más de 4.500 personas puedan volver a formar parte de la vida económica local. Después de asistir a sesiones de educación e información, más de 2.000 de ellos también se unieron a una cooperativa de crédito, donde aprenden acerca del ahorro y pueden aprovechar los microcréditos, lo que ofrece un enfoque colectivo que les permite lograr independencia financiera.

“Yo no sabía que las mujeres pobres como nosotras podíamos ahorrar dinero”, afirma Sylvie Lubaki*, participante en el centro comunitario de Uvira, en Kivu Meridional. “Antes, yo vivía al día, pero ahora sé que es posible hacer planes para el futuro con lo que gano hoy”.

El proyecto puede también apuntarse el éxito por la masiva participación de mujeres votantes en las elecciones presidenciales y legislativas de 2011 en la ciudad de Burusi en Kivu Septentrional. Muchos de los nuevos votantes eran mujeres que habían aprendido a leer y escribir en las clases que se ofrecen en su centro local.

El enfoque propio del centro comunitario es ofrecer, a las mujeres y jóvenes de las zonas rurales aisladas que han sufrido décadas de violencia, una oportunidad de mejorar su capacidad para expresarse en el marco de sus familias y comunidades, y de ha-cerse cargo de su propio futuro.

En estos años, las autoridades congoleñas se han interesado cada vez más en los centros comunitarios apoyados por el PNUD y los han incorporado a la estrategia nacional de género y de desarrollo. Los centros recibirán pronto un estatuto jurídico que a la vez respeta la gestión comunitaria y permite el apoyo del Gobierno.

El presupuesto total de los centros asciende actualmente a aproximadamente 1,6 millones de dólares, en su mayoría provenientes de fondos del PNUD.

“Me sentía inútil”, afirma Maman Miriam. “Lloraba viendo a mis hijos morirse de hambre. No tenía dinero y mi salud estaba destrozada. Hoy, estoy viva de nuevo. Me siento orgullosa de mí misma y sé que puedo ser independiente, tomar decisiones y actuar”, concluye con una gran sonrisa.

FLORENCE MARCHAL es especialista de comunicaciones del PNUD en RDC. JIN-HEE DIEU es oficial de comunicaciones de los Voluntarios de las Naciones Unidas en RDC, con sede en Goma, Kivu Norte.

*Las beneficiarias han sido víctimas de violencia sexual y han pedido no ser identificadas por su nombre.

El Promotor del Desarrollo Vol. II
thumbnail

"El Promotor del Desarrollo" es una publicación anual que reúne los doce trabajos ganadores del concurso de historias organizado por el PNUD, los cuales presentan una muestra de nuestros resultados en materia de desarrollo a nivel global.

 

Descargar la publicación