Del biogás al helado, la novedad "cool" de Bhután

Mujer comiendo helado
Una funcionaria de la Autoridad Reguladora de Agricultura de Alimentos de Bhután (BAFRA por sus siglas en Inglés) disfruta un helado durante la puesta en marcha de la primera fábrica de helados en el país. (Foto: Singay Dorji / PNUD Bután)

La aldea butanesa de Singyegang, de 450 habitantes, tiene veranos calurosos y húmedos. Es el tipo de clima que pide refrescos, y los helados están en primera línea. Hasta ahora era un capricho "extranjero", importado principalmente de la vecina India, pero un pequeño grupo de agricultores vio la oportunidad y asumió el riesgo, transformando un proyecto de biogás, que contaba con el apoyo del PNUD y el Ministerio de Agricultura y Silvicultura, en algo más "cool": la primera fábrica de helados de Bhután.

Aspectos destacados

  • Un grupo de agricultores crearon la primera fábrica de helados de Bhután.
  • La idea surgió de un proyecto de mitigación del cambio climático centrado en el uso del biogás para reducir el consumo de la madera como combustible.
  • Sus ganancias han aumentado en un 600 por ciento desde el periodo en que sólo vendían leche.

Se llama simplemente Helados Bhután. La iniciativa de los agricultores sorprendió a los aldeanos, quienes nunca habían considerado la posibilidad de producir helados a nivel nacional. Gauri Shanker, el presidente del grupo de agricultores, dice estar satisfecho con los resultados. "Antes, un litro de leche nos daba como ganancia Nu. 30 (US$ 0,50)", dice. "Ahora, si se hacen helados, el mismo litro de leche genera alrededor de Nu. 400 (US$ 6,67)."

La fábrica no sólo es un éxito comercial, sino que también una innovación culinaria en el país. "Solíamos llenar un recipiente de plástico con leche y lo poníamos en el congelador. Ahora, hacemos helados con una máquina", cuenta Shanker. Los helados se presentan en cucuruchos y en vasos, con etiquetas y presentación original, en cinco sabores; vainilla, dulce de leche, Kesar Pista, fresa y tutti-frutti. Además de helados, la fábrica produce requesón, yogur y manteca. Los ingresos de los agricultores han aumentado en un 600 por ciento desde que vendían sólo leche.

"La idea innovadora nació del proyecto de mitigación del cambio climático centrado en el biogás en Bhután", dice Singay Dorji, Coordinador del Programa Nacional de Pequeñas Donaciones del PNUD. "Es un modelo ejemplar de reducción del consumo de la madera como combustible que promueve el espíritu empresarial y genera ingresos sostenibles para las comunidades.”

La fábrica tiene el potencial de producir 4.500 paquetes de helado por día. Por ahora, los helados sólo se venden en Singyegang, pero los agricultores están planeando comprar más ganado para ampliar el negocio con el fin de ayudar a crear más empleo. Por el momento, 25 familias le venden la leche a diario.

El Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) se inició en Bhután en octubre de 1998. La alianza con el PNUD respalda en la actualidad 19 proyectos de conservación de la biodiversidad, cambio climático y degradación del terreno, en los 20 distritos del país.