Promueven el empleo juvenil en Túnez

woman works in greenhouse
Nesrine preparó la tierra con sus propias manos, cavó los surcos y luego instaló los invernaderos necesarios para iniciar su proyecto. Foto: PNUD Túnez

Nada predestinaba a Nesrine Berhouma a dedicarse a la cría de caracoles. Sin embargo, con tan sólo 27 años, esta joven tunecina se embarcó con valentía en una actividad poco conocida en ese país.

“Con frecuencia, es difícil manejar las cuestiones administrativas o la relación con los bancos.  Es un verdadero recorrido de obstáculos. Los emprendedores como yo, deben adquirir los conocimientos mientras van desarrollándose”, explica Nesrine.

Aspectos destacados

  • Más del 20% de los estudiantes graduados en Túnez se encuentran desempleados, siendo la mayoría de ellos mujeres.
  • El proyecto financiado por el gobierno de Japón, que representa $1,5 millones, tiene como objetivo promocionar el empleo de los jóvenes, en especial en los sectores de economía ecológica.
  • Desde 2012, 700 jóvenes ha recibido capacitación en los sectores “verdes” y 328 ecoproyectos pudieron concretarse en Túnez.

En los últimos años, los empleos en Túnez escasean: la tasa de desempleo de jóvenes entre 18 y 29 años alcanza el 30 por ciento. Más del 20 por ciento de los estudiantes graduados se encuentran desempleados y más de la mitad de ellos son mujeres. En respuesta a la revolución, llevada a cabo por jóvenes en enero de 2011 para respaldar la transición democrática, el PNUD en Túnez elaboró una estrategia de transición basada en la gobernanza democrática, la reducción de la pobreza y la reestructuración.

El “Programa de Generación de Empleos para los Jóvenes Tunecinos”, financiado en gran parte por el gobierno de Japón, está destinado a promover e incrementar  el autoempleo de los jóvenes, hombres y mujeres mediante el acceso a capacitación profesional y empresarial, con énfasis en el sector medioambiental.

Por su parte, Nesrine obtuvo una capacitación de dos meses que le permitió perfeccionar sus conocimientos técnicos y prácticos, realizar un estudio de mercado para optimizar las negociaciones con los bancos y disponer de un asesor que supervisa sus proyectos.  

“Gracias a nuestros capacitadores y a las redes que nos respaldan, hemos adquirido conocimientos básicos  de administración y lógica empresarial”, comenta.

A fuerza de perseverancia, Nesrine ha podido superar con éxito numerosos problemas. El proyecto de cría de caracoles, que inició durante la revolución tunecina, por poco fracasa. Tuvo que recurrir a toda su energía para superar meses extremadamente difíciles.

"Al principio, nadie creía que podía lograrlo. Tuve que luchar para convencer a quienes me rodean que estaba capacitada y deseaba progresar. Las jóvenes emprendedoras primero deben hacer frente a los prejuicios", afirma Nesrine.

Gracias al respaldo de Souk Ettanmia, una iniciativa de desarrollo económico, Nesrine puede aspirar a nuevos préstamos y donaciones, lo que le permitiría mejorar la capacidad de producción que actualmente sólo le permite cubrir los gastos mínimos.

Frente al desafío de un mercado local difícil, Nesrine sueña con expandir su emprendimiento a nivel internacional y conquistar nuevos mercados. Con el respaldo de las agencias de las ONU, numerosos jóvenes criadores de caracoles han podido agruparse en una asociación mutual de helicicultura, obteniendo como beneficios la ayuda de especialistas para definir sus estrategias y considerar asociaciones con grandes distribuidores y países extranjeros.

"Es muy importante sentirse respaldado. Esto permite superar con mayor facilidad los momentos de inseguridad. Aunando esfuerzos, hemos podido crear una nueva dinámica e incluso definir nuevos horizontes para este sector. Esto demuestra que es posible generar capacidades en cualquier lado y que sólo es necesario ofrecer un pequeño respaldo para que surjan nuevas iniciativas ", agrega  Nesrine.

Teniendo en cuenta las lecciones aprendidas a partir de este proyecto, el PNUD en Túnez continúa incentivando el espíritu empresarial y la creación de empleos en los “sectores ecológicos" con la creación de un nuevo proyecto que ofrece capacitación a los jóvenes tunecinos. Este proyecto forma parte de una estrategia de transición basada en la gobernanza democrática, la reducción de la pobreza y la reestructuración, en respuesta a la revolución liderada por los jóvenes en enero de 2011.

En el marco de este proyecto, más de 700 jóvenes recibieron capacitación en administración de empresas, en sectores como agrosilvicultura, ecoturismo, gestión de residuos y energía renovable. Ya han comenzado a implementarse 328 proyectos ecológicos, de los cuales 21 han sido seleccionados para recibir un asesoramiento que permitirá a los jóvenes emprendedores concretar sus proyectos comerciales. Estos proyectos deberían generar cerca de 250 puestos de trabajo en Túnez.