Chad: redes de microfinanciación impulsan la iniciativa empresarial de las mujeres

Una beneficiaria del proyecto explica el impacto del microcrédito en su vida (Foto: M. Bello / PNUD)
Una beneficiaria del proyecto explica el impacto del microcrédito en su vida (Foto: M. Bello / PNUD)

"¡Levantémonos y a trabajar!": el eslogan de la nueva cooperativa de ahorro de las mujeres de la aldea de Balimba, ubicada al sur de Chad, es el reflejo de su motivación y de su espíritu empresarial.

"Nuestro capital era tan pequeño que nuestras actividades no resultaban muy rentables", explica Florence, miembro del grupo. "Como se trataba de nuestro dinero, no lo administrábamos de la misma manera y gastábamos demasiado. Gracias al microcrédito, nos sentimos motivadas y, por lo tanto, nos esforzamos mucho más".

Aspectos Destacados

  • El objetivo del proyecto es incrementar cerca de 50 % la oferta de servicios financieros de proximidad, destinada a las poblaciones pobres y desfavorecidas, de aquí a 2014, pensando especialmente en las mujeres.
  • En 6 meses, el programa de promoción del empresariado femenino ha permitido la creación de 185 asociaciones que agrupan a más de 4000 mujeres.
  • El programa, que se extiende por un período de cuatro años, dispone de un presupuesto total de 5 millones de dólares, financiados en forma conjunta por el PNUD, el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Capitalización (FNUDC) y el Gobierno.

A través del Programa de Apoyo a las Finanzas Inclusivas, implementado en Chad, el PNUD tiene como objetivo facilitar el acceso a servicios financieros adaptados para mejorar las condiciones de vida de las poblaciones, responder a sus necesidades e incentivar el espíritu empresarial, en especial de las mujeres.

Esta iniciativa se encuentra respaldada por PARCEC (Promotion et Appui aux Réseaux des Coopératives d’Epargne et de Crédits [Promoción y Apoyo a las Redes de Cooperativas de Ahorro y Préstamo]), una red de 33 cooperativas de microcréditos que, a fines de 2012, contaba con 33 000 miembros, de los cuales 8756 eran mujeres.

Clarisse Neloum, quien trabaja con PARCEC desde hace 7 años, explica que el programa de ahorro y educación se creó específicamente para promover el empresariado femenino y difiere de los métodos clásicos. "Ahorran durante el período en el que tienen acceso al crédito, contrariamente al crédito clásico, donde el ahorro es un requisito previo. Es una oportunidad para las mujeres desprotegidas que se destacan en sus actividades", comenta Clarisse, y agrega que, en seis meses, ya se han creado 185 asociaciones, que agrupan a más de 4000 mujeres.

Las mujeres que se beneficiaron con este programa también recibieron cursos de capacitación para aprender a administrar su crédito. "Aprendimos a diferenciar entre una buena y una mala deuda", explica Florence. "La buena deuda es la que nos hace evolucionar y nos permite reunir lo suficiente para vivir, ahorrar y mejorar nuestro nivel de vida".

Las actividades generadoras de ingresos implementadas por los beneficiarios del programa abarcan desde la transformación de productos locales hasta la producción de aceite de karité, pasando por la venta de pescado y de cereales.

"Mi salud y la de mis hijos mejoró considerablemente, debido a que comemos mejor", afirma Florence. "Actualmente, me doy el lujo de comprar medicamentos cuando mis hijos o yo padecemos una crisis de paludismo", explica otra participante.

El programa, que se extiende por un período de cuatro años (2012-2015), dispone de un presupuesto total de 5 millones de dólares, financiados en forma conjunta por el PNUD (2 millones de dólares), el Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Capitalización, FNUDC (1 millón de dólares) y el Gobierno (2 millones de dólares). La transparencia financiera se encuentra garantizada por servicios técnicos y de apoyo entre los asociados.

"Nuestro programa de gestión y capacitación para la implementación de microfinanzas será auditado y controlado, lo que nos traerá grandes beneficios", explica Allaramadji Natoita, director adjunto de PARCEC, que observa con gran optimismo la primera fase de esta asociación con el PNUD.