PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República Democrática del) Congo (República del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Croacia Cuba Côte d'Ivoire

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Iraq Irán

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Liberia Libia Líbano

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar México

N

Namibia Nepal Nicaragua Nigeria Níger

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Turkmenistán Turquía Túnez

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe

Entender la pobreza y la desigualdad en Namibia

Como país con ingresos medios y con una distribución de riqueza entre las más desiguales del mundo, Namibia se convierte en un pueblo pobre en medio de la abundancia.

Según una reciente encuesta sobre los ingresos y gastos de los hogares en Namibia, más de uno de cada cuatro hogares vive por debajo del umbral de la pobreza. Además, el 10% de los hogares más pobres sólo disponen del 1% de los ingresos totales del país, mientras que el 10% de los más ricos controlan más de la mitad de las riquezas.

Aspectos Destacados

  • En Namibia, más de uno de cada cuatro hogares vive por debajo del umbral de la pobreza
  • El 10% de los hogares más pobres sólo disponen del 1% de los ingresos totales del país
  • El 10% de los más ricos controlan más de la mitad de las riquezas

Estas estadísticas aparecen repetidamente en las frecuentes encuestas realizadas por el gobierno de Namibia, pero éstas son raramente analizadas  a fondo. Como consecuencia, entender la relación entre la pobreza, la desigualdad y el crecimiento económico, y la identificación de las soluciones disponibles para cerrar la brecha entre ricos y pobres se encuentran entre los principales retos de política pública de este país de sudafricano.

Para fortalecer la capacidad del país para analizar y abordar estos desafíos, el PNUD y la Oficina Central de Estadísticas de Namibia se han unido con la Universidad de Laval en Canadá con el objetivo de organizar un ambicioso programa de capacitación sobre la pobreza y análisis de la distribución de riqueza. Los instructores utilizan un software innovador, “Análisis Distributivo" (DAD), una herramienta sencilla desarrollada por la Universidad de Laval y concebida para ayudar a los países en desarrollo a llevar a cabo análisis de datos de calidad.

En el pasado, la capacidad para realizar cálculos complejos, como calcular el nivel de pobreza o del impacto de las reformas políticas sobre la pobreza, se limitaba a un pequeño grupo de organismos internacionales y académicos. Después de aprender a utilizar el DAD, los investigadores namibianos fueron capaces de realizar por primera vez análisis detallados de sus propios datos. "Este tipo de formación es esencial para fortalecer nuestra capacidad de producir el tipo de datos que las autoridades necesitan para fundamentar sus decisiones", dice Liina Kafidi, subdirectora de la Oficina Central de Estadística.

El objetivo final del programa consiste en ayudar a Namibia a optimizar el uso de los datos estadísticos que recoge. "Necesitamos un mejor equilibrio entre nuestros esfuerzos de recopilación de datos y de análisis de la aplicación de las políticas", declaró Sebastián Levine, economista senior de la oficina del PNUD en Namibia. "El DAD nos ayuda a hacerlo, y ahora nos toca fortalecer la comunidad de usuarios y proveedores de datos locales para adelantar el trabajo".