Un canje de deuda en Jamaica libera recursos para el desarrollo humano


Foto: PNUD Jamaica

Jamaica es conocida por sus hermosas playas, su amplia tradición musical, su excelente cocina y su siempre cálida bienvenida. Un hecho menos conocido es el alto nivel de endeudamiento que padece el país.

La carga de la deuda pública total asciende a aproximadamente 13 mil millones de dólares, equivalente al 135% del PIB a finales de 2009. Si esta deuda se extendiera a toda la población, cada jamaicano tendría que pagar 7.920 dólares, cerca de tres veces el promedio de ingreso anual per cápita. El país tiene un 55% de su deuda con acreedores nacionales, y un 45% con los acreedores internacionales.

Jamaica ha logrado avances significativos en el logro de sus Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM): entre 1997 y 2007, redujo a la mitad la tasa de pobreza, que pasó del 20% al 10% de la población. Además, el país ya ha alcanzado la etapa ODM 2 en materia de Educación Primaria Universal. La esperanza de vida es superior a 73 años, y el acceso a la asistencia sanitaria es universal.

Aspectos Destacados

  • Entre 1997 y 2007, el país redujo a la mitad la tasa de pobreza, que pasó del 20% al 10% de la población
  • En 2009, los pagos de intereses representaban por sí solos el 65% de los ingresos fiscales.

Sin embargo, aún persisten importantes desafíos. La violencia y la inseguridad todavía subsisten. La isla es también muy vulnerable a los desastres naturales y al cambio climático. Los huracanes Gilbert en 1988, Iván en 2004 y Dean en 2007 provocaron graves daños en las explotaciones agrícolas, en las viviendas y en la infraestructura empresarial del país. Precipitaciones más irregulares, tormentas tropicales más frecuentes y el aumento del nivel del mar amenazan con incrementar estos problemas en los próximos años.

El importe de la alta deuda limita considerablemente los recursos a disposición del gobierno para invertir en programas de reducción de la pobreza y el desarrollo de infraestructuras. En 2009, los pagos de intereses representaban por sí solos el 65% de los ingresos fiscales. Como promedio, durante los últimos 10 años, el costo anual del servicio de la deuda ha superado el total de los ingresos recaudados por el gobierno en concepto de impuestos y otros canales de financiación.

Durante la  crisis económica, las exportaciones, el turismo y las remesas del exterior cayeron simultáneamente. Naturalmente los ingresos tributarios han seguido. La búsqueda de una solución a la carga insostenible de la deuda del gobierno se ha convertido no sólo en una necesidad, sino también en una prioridad absoluta.

El Gobierno de Jamaica ha decidido abordar seriamente el problema de la deuda. Para ello, el PNUD le ha proporcionado asesoramiento estratégico y técnico, y se ofrece como un recurso independiente y honesto en las difíciles negociaciones entre el gobierno y sus acreedores. Con la ayuda de un experto contratado por el PNUD, se ha encontrado una solución rápidamente.

El programa de Canje de Deuda en Jamaica (Jamaica Debt Exchange, JDX), fue lanzado en enero de 2010. La iniciativa tenía como objetivo reducir la carga impuesta al gobierno central por el servicio de la deuda interna a través del intercambio de instrumentos de deuda de vencimiento corto, a tasa fija e intereses altos por cupones de vencimiento más largo y de intereses más bajos, pero ofreciendo todavía tasas positivas de rendimiento real para los inversionistas nacionales.

Esta iniciativa no ha reducido el valor nominal de los títulos en poder de los inversionistas nacionales, pero si ha reducido el valor actual de los rendimientos de los mismos.  Un 99% de los acreedores aceptaron participar en este programa de canje de deuda. La iniciativa ayudó así a reducir las obligaciones de interés en más de 500 millones de dólares en 2010 (o 3,5% del PIB).

El gobierno se comprometió a reasignar los fondos liberados para programas sociales críticos, aumentando su gasto social en un 25%. Pero el trabajo no se ha completado aún. El PNUD seguirá colaborando con el gobierno y las organizaciones locales para controlar que se están cumpliendo los compromisos y para garantizar que estos fondos se utilizan realmente para el desarrollo humano y el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

NUESTRO TRABAJO
OBJETIVOS DE DESARROLLO DEL MILENIO

Con meta en 2015, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) proporcionan un marco a toda la comunidad internacional para trabajar juntos hacia un objetivo común, asegurándose de que el desarrollo humano llegue a todas partes.

 

Trabajamos con un amplio grupo de asociados en la creación de coaliciones para el cambio a fin de apoyar los objetivos a nivel global, nacional y regional, medir el progreso hacia su logro y ayudar a los países a establecer la capacidad institucional, las políticas y los programas necesarios para alcanzarlos.

 

SABER MÁS