En Venezuela la música es una esperanza para los jóvenes de escasos recursos

Concierto de la Orquesta Sinfónica Juvenil en Caracas, Venezuela
Concierto de la Orquesta Sinfónica Juvenil en Caracas, Venezuela

Caracas - En las comunidades pobres de la capital venezolana, más de 350.000 jóvenes, de entre 3 y 29 años, han encontrado una salida para un futuro mejor a través del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, una iniciativa estatal apoyada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) desde hace nueve años.

Lejos de la violencia, el Sistema de Orquestas busca incorporar a los jóvenes que viven en la extrema pobreza a las filas de la educación y la práctica de la música como un elemento de avance hacia mejores condiciones de vida para ellos y sus familiares.

Destacado

  • El PNUD apoya desde hace nueve años el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, una iniciativa estatal para la formación musical de jóvenes de escasos recursos del país.
  • De los 30 millones de habitantes de Venezuela, el 7,2% se encuentra en la extrema pobreza.
  • Más de 350.000 jóvenes de las regiones más pobres se han beneficiado del programa de formación musical.

“El Sistema ha logrado llegar a un porcentaje importante de niños y niñas que viven en pobreza”, dice Nehyda Alas, profesora y gerente de la Orquesta Sinfónica Juvenil Teresa Carreño, que tiene la convicción de que cuando los muchachos se acercan a la música, experimentan un cambio de conducta. De los 30 millones de habitantes de Venezuela, 7,2% se encuentra en la extrema pobreza.

“Se ha convertido en la esperanza que tienen padres y niños de salir de la delincuencia a través de la música. Las madres creen que sólo tienen dos opciones: o lo inscribo en algo que le permita crearse valores o lo encontraré con una pistola. Por supuesto, ganan los valores”.

El caso más inspirador es el del maestro Gustavo Dudamel (30 años), quien proviene de un hogar humilde de Venezuela y hoy es director de la Orquesta de la Juventud Venezolana Simón Bolívar y director musical de la Orquestra Filarmónica de Los Ángeles, por mencionar sólo una de tantas que piden el ritmo de su batuta en cada pieza.

Durante los primeros tres años los jóvenes reciben formación musical integral, es decir, una oferta educativa que los dota, no sólo de la capacidad de apreciar el arte, sino además de conocimiento técnico.

En ese tiempo, reciben instrucción en teoría musical y solfeo y luego escogen su instrumento. Primero pasan a las diversas orquestas infantiles y luego a las juveniles, con una ayuda económica acorde con su nivel de formación.

“La orquesta es un modelo y una escuela de vida social,” dijo su fundador, el maestro José Antonio Abreu. “Está dedicada al rescate pedagógico y ocupacional de la infancia y la juventud de los grupos más vulnerables del país”, prosiguió. De ahí que la formación que reciben no se queda en el plano musical, sino que abarca establecer valores en los jóvenes.

Gustavo Briceño, por ejemplo, nativo de Propatria, una zona pobre en Caracas, ingresó en la Orquesta Sinfónica Juvenil Teresa Carreño hace 13 años motivado por su madre. Desde entonces, nunca más soltó su violín.

“Comienzas a impresionarte de ti mismo y piensas: si hoy puedo hacer esto, ¿qué puedo hacer mañana?”, dice Briceño. Para él, ser miembro de esta orquesta “es un orgullo”. Incluso ha logrado influenciar positivamente a otros vecinos de Propatria que hoy también forman parte del Sistema.

El PNUD y el Banco Interamericano de Desarrollo brindaron su primer apoyo a la Orquesta en 2002. Desde entonces, el proyecto apoya la selección y compra de instrumentos y equipos de calidad, para que los estudiantes completen su aprendizaje de la mejor manera. El proyecto también incluye el apoyo a los jóvenes a través de formación con músicos y directores de los países de más alto nivel musical en el mundo.

Por Patricia Clarembaux

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe