Un futuro político para las mujeres en Argelia

femmes parlementaires en Algérie
Con un porcentaje del 31% de mujeres en la Asamblea Nacional, Argelia se sitúa en el 26º puesto a nivel mundial y en el 1º puesto en el mundo árabe. Foto K Meyer-Seipp/PNUD Argelia

Yasmina es jurista de formación, sin embargo, tras su matrimonio tuvo que dar muestras de gran valor para deshacerse de su estatus de “ama de casa” y lanzarse a la vida política.

Siendo natural de un pueblo en la provincia de Djelfa, situado a cientos de kilómetros de Argel, se dio cuenta de que ser electa y participar en la vida política era un verdadero desafío para las mujeres en su país. En la mayoría de las aldeas argelinas impera un sistema patriarcal y la política está reservada para los hombres: “Salir todas las mañanas para ir a trabajar y después presentarme como candidata para las elecciones locales fue una ofensa para los habitantes de mi pueblo. Al principio fue muy difícil para mí y para mi familia hacer frente a la situación”.

Aspectos destacados

  • En 2012, las mujeres argelinas ocupaban el 31% de los escaños parlamentarios, lo que coloca al país en el puesto 26 a nivel mundial y en el 1º lugar en el mundo árabe.
  • No obstante, el número de mujeres electas a nivel local sigue siendo bajo (18%).
  • Cerca de 300 mujeres electas en las 5 provincias piloto se beneficiaron de los cursos de capacitación impartidos por especialistas internacionales.
  • El proyecto se está actualmente extendiendo a otras 5 provincias del país.

Pese a que las reformas políticas de 2012 apoyadas por el PNUD permitieron poner en marcha un marco jurídico que concedió a las mujeres el 30% de representación en las asambleas electas, esta tasa solo alcanza el 18% a nivel local, esto se explica por la dificultad de encontrar, a nivel municipal, a candidatas dispuestas a aparecer en las listas nominales.

Para resolver el problema, el PNUD lanzo en 2013 un programa de apoyo a la participación política efectiva y sostenible de las mujeres en las asambleas electas, que en 2015 dio lugar al lanzamiento de un Foro de diputadas argelinas.

Asimismo, desde 2015, el PNUD trabaja en colaboración con el  Ministerio del Interior y Gobierno Local para reforzar las capacidades y los conocimientos de las mujeres electas en temas de democracia participativa, el trabajo con la sociedad civil y métodos de gestión de servicios públicos. El objetivo es fortalecer su participación en instituciones políticas y gubernamentales y así  involucrarlas activamente en el proceso de toma de decisiones. Este proyecto no se centra únicamente en las mujeres electas a nivel local, sino también a las mujeres diputadas recién electas.

En las 5 provincias objetivo, unas 300 mujeres se beneficiaron de los cursos de capacitación impartidos por especialistas internacionales, como Isabelle Durant, exvicepresidenta del Parlamento Europeo, exministra y actualmente diputada en Bélgica; Ana Santos Esteban, Profesora de Derecho, experta en Gobernanza Local y Derechos Humanos; y Nogareda Moreno, Profesora de Relaciones Internacionales y especialista en formación en el ámbito de la Comunicación Pública.

“Todos los días recorro 150 kilómetros de ida y otros 150 de regreso para asistir a los cursos de capacitación”, dice Yasmina. “Es un verdadero privilegio para las mujeres procedentes de municipios apartados poder beneficiarse de cursos de semejante calidad y nivel.”

Yasmina agrega que estos cursos de capacitación le han permitido comprender mejor en qué consiste su trabajo y la han motivado enormemente a presentarse de nuevo como candidata para las próximas elecciones.

El proyecto, financiado por Noruega, Canadá y los Países Bajos, se extenderá a otras cinco provincias del país. Más allá del aumento del número de representantes del Parlamento (con 31% de mujeres en la Asamblea Nacional, Argelia ocupa el puesto 26º a nivel mundial y el primer lugar en el mundo árabe), el programa busca apoyar el papel y el impacto de las representantes electas para sensibilizar sobre cuestiones de género a nivel parlamentario, aumentar la influencia de las mujeres en el programa político y garantizar un impacto sobre la legislación y el derecho de las mujeres.

“Ha sido un largo camino desde el día en que decidí salir de mi casa para ir a trabajar y convertirme en la primera mujer electa de mi municipio”, dice Yasmina. En su aldea se ha convertido en un ejemplo a seguir de varias jóvenes, que le piden consejos sobre su carrera profesional.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe