Calor para las comunidades de acogida en el Líbano

familia alrededor de una estufa
La familia de Mohamad Ahmad el Ahmad se reúne alrededor de la nueva estufa en Hiche, Wadi Khaled. Foto: PNUD Líbano

Enaam Hassan, madre de 20 hijos, vive en la región de Bekaa en el Líbano, donde los meses más fríos se caracterizan por un marcado descenso de la temperatura, con fuertes nevadas que hacen aún más difíciles las condiciones de vida.

El diésel es caro y ella se esfuerza por mantener la casa caliente. “Gastaba entre 3.000 y 5.000 libras libanesas en combustible y apenas me alcanzaba”, dice.

Aspectos destacados

  • En las regiones de Bekaa y del Norte se entregaron e instalaron 600 estufas, junto con 960 toneladas de briquetas.
  • Unas 3.000 personas se han beneficiado de la distribución de estufas.
  • Las estufas han reducido la dependencia del diésel, que es sumamente contaminante, así como la cantidad de leña recogida en los bosques de forma poco sostenible y, con frecuencia, ilegal.

Debido al duro clima invernal, muchas comunidades de acogida tienen dificultades para calefaccionar sus casas. La situación se ve agravada por los cortes de luz que duran hasta 12 horas por día.  Durante años, las familias libanesas han utilizado estufas diesel; sin embargo, se trata de un combustible peligroso, altamente inflamable y costoso, por lo que muchas familias no pueden pagarlo y sufren el frío invernal.

El proyecto CEDRO del PNUD, sobre demostración de eficiencia energética y energía renovable para la recuperación del Líbano, trabajó con el Ministerio de Asuntos Sociales (MOSA) y el Ministerio de Energía (MOE) para encontrar una solución. Financiado por el Gobierno alemán en el marco del Plan de Respuesta a la Crisis del Líbano. El objetivo es entregar estufas y provisión para dos años de briquetas favorables al medio ambiente a las personas más vulnerables de las regiones de Bekaa y del Norte.

Estas dos regiones, ubicadas entre las más pobres y menos atendidas del Líbano, son las más afectadas por la crisis de Siria. Cientos de miles de sirios desplazados viven junto con la población local, que ya afronta problemas como la falta de servicios sociales, débil infraestructura y oportunidades limitadas para ganarse el sustento. La preocupación por los recursos naturales ha provocado el aumento del precio de muchos productos básicos, incluido el diésel.

Una familia promedio tendría que pagar entre 600 y 800 libras libanesas por el combustible para la calefacción durante el invierno. No obstante, rara vez las familias pueden pagar este monto, por lo que compran menos diésel o utilizan leña cortada de forma ilegal. El PNUD, junto con el Ministerio de Asuntos Sociales, recibió una lista con los nombres de las personas más necesitadas, a quienes se les proveyó estufas y briquetas.

Las estufas consumen briquetas producidas de manera sostenible, fabricadas con desechos agrícolas o de carpintería, o procedentes de bosques gestionados sosteniblemente. Cada estufa puede calentar una habitación de hasta 100m2. Shouelly Ahmad el Hajji, habitante libanesa de Al Hisheh, dice: “En esta casa somos 15 personas y  hace 40 años que vivimos aquí usando la estufa de diésel. Con el dinero que usábamos para comprarlo, en su lugar ahora podemos comprar pan y alimentos. No hay palabras para expresar nuestra alegría”.

En las regiones de Bekaa y del Norte se entregaron  e instalaron alrededor de 600 estufas, junto con 960 toneladas de briquetas. “Todos están muy satisfechos con este proyecto porque incluso les sobrarán algunas briquetas para el próximo invierno,” asegura el jefe del proyecto CEDRO, Hassan Harajli. Cabe destacar que unas 3.000 personas se han beneficiado de la distribución de estufas.

Cuando recibieron sus estufas y briquetas, los beneficiarios también recibieron instrucciones sobre seguridad y mantenimiento. Seis meses después de haber instalado los artefactos, un equipo de profesionales acompañados por los ingenieros de CEDRO visitaron las casas e inspeccionaron su correcto funcionamiento. Al haber reemplazado el peligroso diésel con briquetas, los hogares libaneses ahora son más seguros.

Actualmente, las briquetas se importan para garantizar su seguridad y origen (procedentes de la tala sostenible), pero el proyecto CEDRO del PNUD tiene como objetivo crear la cadena de valor para briquetas de producción local.

Más allá de proporcionar calor a los hogares, también hay otros beneficios. Gracias a la distribución de estufas y briquetas, el PNUD ha reducido la dependencia  del diésel que es sumamente contaminante, así como la cantidad  de leña recogida en los bosques de forma poco sostenible y, con frecuencia, ilegal. El dinero que se ahorra en el combustible puede destinarse a otras prioridades.

Las estufas y briquetas son solo una de las maneras en las que el PNUD invierte en energía renovable, al mismo tiempo que ofrece asistencia a los libaneses que más la necesitan.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe