Más de 50.000 títulos de tierras para los habitantes de Timor-Leste

La Ministra de Justicia de Timor-Leste, Lúcia Lobato (izquierda) felicita a Teresa de Jesús (derecha), al recibir su certificado (Foto: Christine Kearney/PNUD)
La Ministra de Justicia de Timor-Leste, Lúcia Lobato (izquierda) felicita a Teresa de Jesús (derecha), al recibir su certificado (Foto: Christine Kearney/PNUD)

Teresa de Jesus tomó su certificado de propiedad de tierras y sonrió tímidamente. La mujer de 60 años, nativa de Liquica (ciudad situada a una hora al este de la capital, Dili) fue una de los 16 propietarios de tierras que recibieron los primeros certificados de propiedad de tierras en Timor-Leste.

“Estoy muy feliz y quiero dar las gracias a todas las personas que nos han ayudado a conseguir estos certificados" expresó Teresa.

Aunque la cuestión de las tierras ha sido problemática para la joven nación, que se convirtió en estado soberano en 2002, Teresa afirmó que nunca había dudado que un día recibiría la escritura de propiedad que perteneció a su familia durante generaciones.

Aspectos destacados

  • Los reclamos de tierras disputadas han sido fuente de roces en la comunidad de Timor-Leste, desde su independencia en 2002
  • Los primeros 50.000 certificados de tierras se distribuirán a los ciudadanos a lo largo del año
  • Los ciudadanos no deben pagar para registrar sus tierras

Sin  embargo, con la distribución de estos primeros certificados, el Ministerio de Justicia de Timor-Leste ha comenzado a otorgar a más de 54.000 timorenses la seguridad de propiedad, cuyos reclamos de tierras son indiscutibles.

Timor-Leste tiene una compleja historia de reclamos sobre disputas y desposesión de tierras y distintos sistemas de títulos de tierras, que se remonta 450 años desde la colonización portuguesa, seguida de 24 años de dominio indonesio. Asimismo, los registros de propiedad de Indonesia fueron destruidos en 1999 después de que el país votara por su independencia. En 2006 y 2007, una guerra civil que duró 18 meses abrió viejas heridas sobre la propiedad de tierras.

Con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y de otros organismos, en especial de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el Ministerio de Justicia ha establecido el primer registro moderno de tierras del país, a través de su dirección nacional de tierras, propiedad y estadísticas.

El PNUD también ha ofrecido asistencia técnica para garantizar que las cuestiones de propiedad y el acceso a las oficinas de registro de tierras sean importantes para el anteproyecto del Plan Estratégico para el Sector de Justicia de 20 años de duración en Timor-Leste.

Bernardo Almeida, asesor del PNUD en el Ministerio de Justicia desde 2010, ayudó al Ministerio a elaborar un proyecto de ley a través del cual se han distribuido los primeros certificados a personas como Teresa de Jesus.

Almeida observa una clara relación entre la propiedad de tierras segura, la paz y el desarrollo.

“La propiedad de tierras es el primer paso hacia el desarrollo de un país”, declaró destacando que la seguridad de propiedad también ayuda a evitar conflictos.

“Si no existe certeza acerca de los propietarios de las tierras, las personas no se sentirán seguras, los inversionistas extranjeros no se sentirán atraídos y los inversionistas locales tampoco sentirán que su dinero está seguro”.

Conforme al proyecto de estadísticas Ita Nia Rai (Nuestra Tierra), llevado a cabo por el Ministerio de Justicia y financiado por USAID hasta noviembre de 2011, más de 54.000 timorenses en todo el país reclamaron unos 50.000 lotes de tierra.

Sorprendentemente, a pesar de los distintos sistemas de titularidad de tierras que el país ha implementado, más del 90% de los casos encuestados son indiscutibles.

Alexandre Seran, de 32 años, nativo de Manatuto (al este del país) fue otro de los 16 propietarios de tierras que recibieron su certificado. En 2009, registró las tierras que habían sido de su familia durante dos generaciones.

“Estoy muy feliz”, expresó Seran al recibir su certificado. “Esto no solucionará todos los problemas de tierras en Timor-Leste, pero es un paso muy importante”.

Tanto Teresa como Alexandre están de acuerdo en algo: la próxima generación de timorenses tendrá mayor seguridad que las generaciones anteriores para conservar la titularidad de tierras.

Para un pueblo que atravesó una difícil lucha por la independencia, esta certeza no tiene precio.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe