Una vida entre la guerra y la paz en Georgia

Lela Khatiashvilli posa en casa en Abano junto a algunos de sus hijos Foto: David Khizanishvili/PNUD Georgia

Siete hijos mantienen a Lela Khatiashvilli ocupada en casa. Al no haber una guardería en Abano, la aldea donde vive, no ha podido encontrar empleo en los últimos años.

Abano es una de las aldeas más antiguas del país, conocida por sus manantiales de aguas termales con propiedades medicinales, que bien podría haberse convertido en un centro turístico de moda con una economía local pujante. Sin embargo, su cercanía a una zona de conflicto ha hecho que ello sea imposible, tornándola en una de las aldeas más pobres de la región.

La de Lela es una entre una docena de aldeas de la región georgiana de Shida Kartli que están en la frontera del conflicto con Osetia del Sur y han vivido más de veinte años esperando al filo de la guerra y la paz, con ansias de alcanzar la estabilidad y el desarrollo. Esta población étnicamente mixta de georgianos y osetas se ve afectada por una gama de problemas, entre ellos seguridad, infraestructura en deterioro, servicios sociales de escasa calidad y una pobreza cada vez mayor.

Es por ello que Lela aguarda con interés la apertura de la nueva guardería, confiada en que generará perspectivas de empleo y un estilo de vida más dinámico.

Aspectos destacados

  • El proyecto ha beneficiado a 3.000 personas en diecisiete comunidades..
  • 700 pequeños agricultores han recibido ayudas, entre otros, semillas y fertilizantes.
  • 130 agricultores han sido capacitados en el proceso de producción de lácteos y en la apicultura.
  • 500 agricultores se han beneficiado in situ de asesoramientos en la horticultura

“¡Por fin tendremos una guardería! Esto nos cambiará la vida… Las madres de niños pequeños podrán recurrir a esos servicios e incluso encontrar trabajo”, dice Lela.

El nuevo edificio contará con paneles solares para tener calefacción y agua caliente, proporcionando una fuente constante de agua, servicio que no está garantizado en esa zona del país. El ambiente limpio y bien iluminado beneficiará a los niños de la localidad, a quienes les vendría bien recibir más atención. Algunos de ellos han sido testigos de la guerra y sufren traumas psicológicos.

Abano es una de las aldeas que reciben asistencia del PNUD, el ACNUR y la Unión Europea. Unas 3.000 personas en diecisiete comunidades se han beneficiado desde 2012 de proyectos de agua e infraestructura, cooperativas agrarias, capacitación vocacional y proyectos piloto de agricultura en parcelas en las que se demuestran prácticas agrícolas modernas. Ello incluye las doce aldeas ubicadas en la zona divida por el conflicto y dos asentamientos para desplazados internos.

Para quienes viven en zonas de crisis, la vida se caracteriza por un sentimiento de inseguridad constante. Decepcionados del presente y recelosos del futuro, los afectados por las crisis guardan pocas esperanzas de que las cosas mejorarán en el futuro.

Algunas de las aldeas en Shida Kartli no han tenido acceso a agua potable o de riego en los últimos 20 años, sus tuberías y embalses están fuera de servicio y sus conductos de agua truncados por el conflicto. Los proyectos de rehabilitación han reestablecido el suministro de agua potable, dando la posibilidad en una manera considerable de recuperar prácticas agrarias que se llevan a cabo con extrema dificultad en esa zona.

El PNUD también dio curso a una investigación para examinar el potencial agrícola, proporcionar perfiles socioeconómicos de la población y asistir a las autoridades locales para que consideren las necesidades específicas de las aldeas vulnerables en sus estrategias de desarrollo regional.

Más de 700 pequeños agricultores en Shida Kartli recibieron asistencia, incluidas plántulas y fertilizantes. Gracias a 21 parcelas de demostración y 11 viveros se ha reforzado la capacidad de los agricultores de cultivar tomate, berenjena y bayas. Más de 130 agricultores asistieron a cursos de capacitación vocacional en procesamiento de leche y apicultura, en tanto que otros 500 se beneficiaron de consultas in situ sobre horticultura. Asimismo, se creó un centro de acopio de leche en la aldea de Akhalubani para atender a tres aldeas vecinas.

Si bien Shida Kartli sigue siendo una de las regiones más vulnerables en Georgia, ahora, gracias a la asistencia prevista  y a su arduo trabajo, miles de personas están empezando a ver las perspectivas a largo plazo y a trabajar en aras de lograrlas.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe