Nuevas destrezas y empleo para jóvenes en Eritrea

Youth gain skills in Eritrea
La profesora de carpintería Tsega Teklemenot enseña a un aprendiz. Más de 1.500 jóvenes han completado la capacitación profesional a través de un proyecto del PNUD orientado a combatir el desempleo. Foto: PNUD Eritrea

En Eritrea, la carpintería siempre se ha considerado un trabajo de hombres. Sin embargo, Tsega Teklemenot, instructora del centro Keren para el desarrollo de aptitudes de la juventud, es un ejemplo de que las mujeres también pueden destacarse en esta area.

“Si bien la mayoría de las mujeres prefieren trabajar como meseras y ganar dinero fácil, yo confío en que se darán cuenta de que el tiempo invertido en capacitación realmente trae beneficios cuando uno empieza a trabajar”, dice.

Aspectos destacados

  • El proyecto ofrece formación vocacional a jóvenes, proporcionándoles diferentes destrezas laborales y oportunidades de empleo.
  • Más de 1.500 jóvenes han participado en el programa hasta la fecha, de los cuales 38% son mujeres.
  • De las personas que recibieron capacitación, más del 63% consiguieron empleo permanente.

Eritrea encara niveles de desempleo juvenil a gran escala, lo que obliga a muchos jóvenes a aventurarse y emigrar en busca de mejores oportunidades. Para hacer frente a estos problemas, con el apoyo financiero del Gobierno noruego y el PNUD, un proyecto de la Unión Nacional de Jóvenes y Estudiantes Eritreas (NUEYS) apoya a jóvenes con la capacitación y destrezas vocacionales que necesitan para conseguir trabajo.

Las sesiones de capacitación duran seis meses, abarcan desde diseño gráfico hasta metalistería, carpintería, apicultura, peluquería, cerámica e instalación eléctrica; y se llevan a cabo en las seis regiones de Eritrea. La selección de candidatos se hace tomando en cuenta el equilibrio de género, así como a jóvenes procedentes de hogares cuya cabeza sea una mujer, personas desplazadas internamente, y jóvenes desmovilizados del servicio militar o con necesidades especiales.

A sus 22 años, Tsega Mekonen preside la Asociación para Sordos en Anseba. Esta capacitación le ofrece una nueva esperanza para el futuro,  en especial para personas con discapacidades. De los 21 jóvenes que reciben capacitación en su clase de cerámica, 10 son sordos. Al finalizar el curso, Tsega quisiera dar clases de cerámica para que más miembros de la asociación puedan beneficiarse de la iniciativa.

“Son muchos los jóvenes [discapacitados] que no tienen trabajo. Para mí esta es una oportunidad de aprender una nueva destreza y empoderar a los miembros de nuestra organización”, asegura.

Daniel Kitre, de 18 años, acaba de completar su semestre de capacitación en metalistería. La capacitación superó sus expectativas y confía en que las destrezas que acaba de adquirir algún día le permitirán tener su propio taller.  

“Le recomendaría esta capacitación a cualquiera de mis amigos que esté buscando trabajo,” dice.

El proyecto de aptitudes laborales de la juventud se reprodujo a mayor escala a partir de una iniciativa piloto emprendida entre 2007 y 2011. Más de 1.500 jóvenes han participado en el programa desde que comenzó en 2014. De ellos, 38% son mujeres y 63% ha conseguido empleo permanente.

Bierhane Teare participó en los cursos de carpintería y se convirtió en instructora para el proyecto. Hoy está agradecida de poder contar con un ingreso estable: “Me habría encantado empezar mi propio negocio, pero no tenía el capital necesario. Me alegra estar usando mis destrezas para enseñar a otros”, asegura. La mayoría de los muebles que fabrica en el taller se han vendido y hay demanda constante para sus productos.

Uno de los retos que encara el proyecto es la limitación de espacio, pues los centros solo pueden admitir a 50 personas a la vez. Los centros de capacitación se ampliaron hace poco para recibir a más alumnos, ofreciendo además un nuevo programa de estudios, equipos modernos y manuales de capacitación actualizados.

Asimismo, gracias al proyecto se ha creado una plataforma para abrir el diálogo en torno a la juventud y a temas de migración, y se ofrece financiamiento inicial para jóvenes con potencial, especialmente para aquellos que regresan o residen en el país.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe