Tanques de agua ayudan a hogares ugandeses en períodos de sequía

Cuando el sol abrasador de la tarde cae a plomo sobre el pequeño poblado de Katembe, en Uganda, el nuevo tanque de agua de Jennifer Nyakato reluce como un oasis en un desierto ardiente. Foto: PNUD en Uganda

El tanque de 7.000 litros se construyó para esta mujer de 50 años de edad, madre de cinco hijos, para que pudiera recoger agua durante la temporada de lluvias y ahorrarle el largo trayecto hasta la fuente de agua más cercana, a siete kilómetros de distancia, durante la época de sequía.

“Este tanque nos ha ahorrado a mí y a mis hijos mucho tiempo,” explica Nyakato. Además, señala que los niños pueden llegar a tiempo a la escuela mientras ella trabaja su huerto.

El tanque fue donado por el PNUD como parte de un proyecto para mejorar la resiliencia ante el  cambio climático y apoyar los esfuerzos de gobiernos y comunidades locales para gestionar y utilizar de forma sostenible los recursos naturales, a la vez que integran la adaptación y mitigación en sus actividades. Los fondos provienen de los recursos básicos del PNUD y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) ejecuta el proyecto en colaboración con varios ministerios,  gobiernos locales y organizaciones de la sociedad civil.

En Katembe, el proyecto colabora con un vivero de árboles,  MJK Tree Nursery, una organización de base comunitaria compuesta por 250 miembros, que recibió una pequeña subvención de 21 millones de chelines ugandeses (unos US$ 7.400) del PNUD para sensibilizar a sus miembros más vulnerables sobre las consecuencias del cambio climático.

Aspectos destacados

  • El proyecto apoya los esfuerzos del Gobierno y de la comunidad para adaptarse al cambio climático mediante la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales.
  • El 85% de la población de Uganda es rural y depende de una agricultura de secano.
  • Los tanques de captación de agua ayudan a mitigar el impacto de las sequías y aumentar la seguridad de las mujeres y las niñas.
  • Los beneficiarios de los tanques de agua están obligados a plantar árboles y promover el saneamiento y la higiene en la comunidad.

“Construimos siete tanques. Seis de los beneficiarios son mujeres, mientras que el séptimo es un varón,” informa Deuson Kajumbe, coordinador del proyecto de MJK. El grupo también construyó tres tanques adicionales con sus propios ahorros.

Kajumbe explica que el primer esfuerzo de sensibilización del grupo consistió en la importancia de la recogida de aguas pluviales y el cultivo de árboles. Los beneficiarios seleccionados también deben cumplir con las normas de saneamiento básico en sus hogares, como por ejemplo, tener una letrina.

“Los miembros del grupo se reunieron y construyeron una letrina en casa de Nyakato, ya que le hacía falta,” afirma Kajumbe.


Rose Karuhanga, encargada de las cuestiones del agua y saneamiento en MJK, añade que tener agua cerca del hogar es muy importante para las mujeres, pues son varias las que han sido violadas cuando buscan agua en la noche.

“Cuando visitamos los centros de salud, nos informaron que 15 de cada 20 mujeres y niñas que acuden en busca de tratamiento sufren enfermedades de transmisión sexual, que en muchos casos son consecuencia de violaciones que ocurren de camino a los pozos de agua, según revelan las propias pacientes,” dice Karuhanga.

Asimismo, agrega que aunque las mujeres no hablan abiertamente de estos asuntos con sus maridos, tener agua cerca de sus casas les ha traído tranquilidad, ya que no tienen que preocuparse por su seguridad y salud ni por la de sus hijas.

Scovia Tumwebaze, otra beneficiaria, está de acuerdo: “Antes de que tuviera el tanque, me levantaba a las tres de la mañana para buscar agua porque el pozo está muy concurrido durante el día y se pasa un montón de tiempo de espera en las colas.”

Scovia no se atrevía a pedir a su marido que la acompañara al pozo, pues cree que el deber de la mujer es llevar agua al hogar. “Con este tanque, me siento segura”, afirma.

Otras actividades del grupo incluyen la plantación de árboles con los miembros de una asociación de una comunidad vecina, y han plantado más de 20.000 esquejes a lo largo de un tramo de dos  kilómetros de río, que protegen a la zona de la erosión y de los deslizamientos de tierras.
 

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe