China: Recuperación temprana, reconstruir mejor y más verde después del terremoto

Aldeanos en la provincia de Sichuan, China, trabajan para reconstruir una casa como parte del programa del PNUD, dinero por trabajo, implementado luego del devastador terremoto ocurrido en la región, en 2008
Aldeanos en la provincia de Sichuan, China, trabajan para reconstruir una casa como parte del programa del PNUD, dinero por trabajo, implementado tras el terremoto de 2008 (Foto: PNUD China)

por Zhang Wei
Antes del devastador terremoto Wenchuan ocurrido en el sudoeste de China el 12 de mayo de 2008, la principal fuente de ingresos y alimentos de Qing Liehua, de 62 años de edad, y de su familia era la cría de pollos. Sin embargo, cuando el terremoto destrozó su hogar en el poblado de Qinghe, provincia de Sichuan, lo perdió todo, incluido su negocio.

Qing fue una de las 40 millones de personas afectadas por el terremoto que se llevó consigo 90.000 vidas. La destrucción tuvo como consecuencia niveles inconmensurables de pobreza y pérdidas en comunidades que ya vivían en situación de marginación.

En respuesta a la solicitud del Gobierno de China, el PNUD intervino iniciando un programa de 5,3 millones de dólares y dos años de duración, para asistir a 20 de los pueblos más pobres afectados por el terremoto. Su larga presencia en China, colocaba al PNUD en una posición única para prestar ayuda.

Aspectos Destacados

  • Más de 40 millones de personas fueron afectadas por el devastador terremoto que asoló el sudoeste de China el 18 de mayo de 2008
  • Desde que la ONU hizo un llamado humanitario conjunto, se recaudaron y distribuyeron más de 10 millones de dólares para ayudar a las áreas afectadas.
  • Mediante una cuidadosa gestión de evaluación de necesidades, 8.000 personas se han beneficiado directamente de los proyectos del PNUD, y se han reconstruido vidas y hogares.

Desde los primeros días de la operación de socorro, resultó claro que el proceso de recuperación sería largo y difícil. Además de satisfacer las necesidades humanitarias inmediatas de decenas de millones de sobrevivientes, el Gobierno y los grupos de ayuda debían establecer rápidamente las bases de un plan de recuperación sostenible y a largo plazo. Esto requeriría cerrar la brecha entre los esfuerzos iniciales de socorro y los procesos más largos y menos directos de reconstrucción de las estructuras físicas, restablecimiento de los servicios sociales y medios de vida, y el diseño de un proceso de prevención y recuperación para futuras crisis.

Una de las primeras medidas que tomó el PNUD fue el lanzamiento de un programa de dinero por trabajo para asistir en la reconstrucción de las áreas afectadas. Mediante este programa, y otros similares, los habitantes del pueblo recibían un pago diario cuando colaboraban con la reconstrucción de estructuras básicas, tales como caminos y sistemas de riego y agua potable. Por tratarse de un área sumamente dependiente de la agricultura, también trabajaron para rehabilitar la tierra arable.

“Participando en el programa dinero por trabajo puedo ganar mi sustento”, dijo Wang Bilie. “Trabajar me ha ayudado a sobrellevar esta situación tan difícil. Estoy ocupado y soy productivo todos los días y, además, puedo mantenerme por mí mismo. Tengo esperanzas en el futuro”.

A medida que continuaba la recuperación, se hizo cada vez más evidente la necesidad de una estrategia específica para ayudar a la población extremadamente pobre. Como en la mayoría de los desastres, el terremoto tuvo un impacto desproporcionado sobre los más pobres y vulnerables, lo que incluye a las mujeres, la infancia y la población anciana.

Como resultado, el programa del PNUD para la rehabilitación se ocupó de cuestiones tales como el restablecimiento de los medios de vida, apoyo jurídico y servicios sociales para las víctimas, tales como asesoramiento, así como el aumento gradual de energía y la planificación ambiental y la gestión comunitaria de riesgo de desastres.

La formación del PNUD en reducción del riesgo de desastres ayudó a que la respuesta de las comunidades fuera más eficaz ante futuros desastres. En julio de 2010, lluvias torrenciales inundaron el poblado Luojiazui en la provincia de Gansu. El agua de la presa local desbordaba y el dique estaba a punto de estallar, pero el comité del pueblo pudo evacuar a los residentes a un terreno más elevado, poniendo en práctica las habilidades de respuesta de emergencia aprendidas en los simulacros.

En total, casi 8.000 personas se han beneficiado directamente del trabajo del PNUD, lo cual demuestra que los socios en el desarrollo que son confiables pueden tener un papel vital en la recuperación de desastres, aún en lugares como China, donde el Gobierno ya tiene gran capacidad de respuesta. Las vidas y las casas han sido reconstruidas con éxito, se han creado oportunidades de empleo local y las comunidades han sido fortalecidas para responder mejor a los desastres, al mismo tiempo que protegen sus medios de vida y sus familias.

Al regresar a Qinghe, Qing Liehua no solo recibió alojamiento y más gallinas gracias al apoyo del PNUD, sino que también se benefició de los conocimientos y asesoría del profesor Shu Gang de la Universidad Agrícola Sichuan. Shu lo ayudó a mejorar sus técnicas de reproducción y a asegurar un mercado estable para su cría. Como resultado, aunque Qing ahora cría menos pollos que antes del terremoto, ha aumentado la tasa de supervivencia y su ingreso anual ha aumentado en un 10%.

“Obtuve buenos ingresos criando pollos y ahora otras personas del pueblo también lo están haciendo”, dijo Qing, que actualmente está ayudando a su vecino, Qiu Shibin, a establecer un exitoso negocio de cría.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe