Los jóvenes somalíes tienen esperanza, a pesar de los desafíos

Jóvenes juegan al fútbol en Somalia. Foto UNHCR/B. Heger
Jóvenes juegan al fútbol en Somalia. Foto UNHCR/B. Heger

Alí quedó huérfano hace unos años, cuando sus padres murieron en una explosión. Como el mayor de tres hijos, Alí de 21 años, salió en busca de trabajo y consiguió uno en un puesto de control a fin de ganar el sustento para sí y sus dos hermanos menores. Armado con una pistola, su trabajo diario consistía en cobrar impuestos a los vehículos que pasaban por el puesto de control.

Desilusionado con la vida que llevaba, Alí empezó a usar drogas y pronto olvidó su sueño de convertirse en estrella del fútbol. "Mi sueño era convertirme en estrella de fútbol, como Ronaldo, pero no tuve la oportunidad de hacerlo", se lamentó, quien perdió el rastro de sus sueños hasta que se le acercó un grupo de mujeres que le cambió la vida.

Aspectos Desatacados

  • Más del 70% de la población de Somalia tiene menos de 30 años
  • La tasa de desempleo de jóvenes entre 14 y 29 años es del 67 por ciento, una de las más altas del mundo.
  • Desde 2011, 1.650 jóvenes somalíes tuvieron la oportunidad de participar en actividades educativas, integración económica y capacitación en liderazgo para la rehabilitación y el desarrollo personal
  • El programa es financiado por el Gobierno de Japón, que aportó 12 millones de dólares entre 2011 a 2013

La "Women Civilian Protection Unit" (Unidad de Protección Civil de Mujeres, WCPU) —parte del proyecto de Seguridad Comunitaria del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)— ha contribuido a dar un giro a la vida de jóvenes como Alí. La WCPU es un grupo de mujeres basado en la comunidad que trabaja con el programa Youth for Change (Jóvenes para el Cambio, Y4C) —una iniciativa conjunta entre el PNUD, UNICEF y la Organización Internacional del Trabajo (OIT)— para ayudar a los jóvenes somalíes vinculados con grupos armados a renunciar a la violencia, informándoles sobre los efectos perjudiciales de los conflictos y la violencia en su país.

El programa, que se inició en 2011, ofrece a los jóvenes una oportunidad para la rehabilitación y el desarrollo personal a través de actividades educativas, rehabilitación social, integración económica y capacitación para el liderazgo. El programa está financiado por el Gobierno del Japón, que contribuyó con 12 millones de doláres entre 2011 y 2013.

Este mes, Alí se graduará del programa Y4C, en el que él y más de 1.650 compañeros aprendieron sobre consolidación y gestión de la paz y tomaron clases de arte, teatro y el Corán, además de practicar deportes. También se les proporcionó formación profesional, y Alí aprendió las habilidades necesarias para convertirse en mecánico, lo cual le permitirá percibir un ingreso estable.

Para Alí, el principal atractivo del programa fue la oportunidad de jugar al fútbol de nuevo. "Fue un nuevo encuentro con mi más vieja pasión: el fútbol. Corrí muchas millas para ponerme en forma, porque antes siempre estaba fumando. Dejé todo atrás y me concentré en convertirme en el mejor jugador de fútbol de Mogadiscio", afirmó Alí.

En mayo se celebró un torneo de fútbol, la primera competencia de su tipo en 20 años, dado el inseguro entorno somalí. El evento más destacado del torneo fue un partido entre la policía y los participantes en el programa Y4C, organizado por ONG locales y asociados de Y4C, con el propósito de propiciar una mejor relación entre la policía y los jóvenes que han participado en actividades criminales o en conductas de riesgo.

El día del partido, Alí quedó impresionado con los agentes de policía. "Eran buenos jugadores, y cuando caí al suelo, uno de ellos me ayudó a levantarme. Fue una sorpresa para mí. Ganamos el partido con un gol mío. Hace años que no me sentía tan bien".

La WCPU tiene por objeto promover la paz y la seguridad en toda la región de Somalia, con el objetivo general de mejorar el orden y reforzar los servicios comunitarios para prevenir la delincuencia, la violencia y el resurgimiento de los grupos armados. Las intervenciones de emergencia para mediar en los conflictos, el asesoramiento sobre prevención del delito y el refuerzo de un mecanismo de presentación de informes sobre la delincuencia a través de comunicaciones de SMS son solo algunas de las actividades de la WCPU.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe