Haití: de la recuperación al desarrollo sostenible

Mujeres haitianas
Mujeres emprendoras en Haití. Foto: PNUD Haití

El 12 de enero de 2010, un devastador terremoto de magnitud 7.0 azotó a Haití y dejó un saldo de más de 200.000 muertos, 1,5 millones de refugiados y más de 300.000 edificios destruidos.

Desde entonces, Haití ha superado con éxito la etapa de recuperación humanitaria y ha conseguido significativos avances socioeconómicos. El país ha elevado de forma constante la tasa de escolarización neta en la educación primaria y ha logrado un acceso igualitario de niños y niñas. Asimismo, ha estabilizado la incidencia de VIH/SIDA y ha permitido el acceso de casi un 70 % de los hogares a fuentes de agua mejoradas. En retrospectiva, este tipo de logros parecían imposibles de alcanzar a principios de 2010.

Sin embargo, mientras Haití se encamina hacia el desarrollo sostenible a largo plazo, el país continúa enfrentando importantes desafíos. El sistema político sigue siendo frágil, los trabajos sostenibles escasean y el medioambiente presenta el mismo grado de vulnerabilidad que en el pasado.

Aspectos destacados

  • Cerca de 100% de los 10 millones de metros cúbicos de escombros fueron retirados de las calles y el 20% fue reciclado.
  • Más del 96% de las personas desplazadas regresaron a sus hogares.
  • En 2015 fue presentada la primera guía metodológica sobre manejo de riesgo urbano, financiada por la Unión Europea.

Respaldo del PNUD

El PNUD se enfoca en el respaldo a largo plazo para ayudar a construir un país estructuralmente sólido, resiliente y sostenible. La gobernanza, la reducción de riesgos de desastres naturales y la protección del medioambiente son la base de nuestros esfuerzos, aunados a los del pueblo haitiano, los funcionarios electos, el sector privado y la comunidad internacional.  

Gobernabilidad y Estado de derecho

Tras la pérdida de un 30% de los funcionarios haitianos en el terremoto, el aumento de la capacidad y de los recursos humanos destinados a la administración pública se ha vuelto prioritario. Como consecuencia, el PNUD tiene por objetivo impulsar la eficiencia, centrándose particularmente en la justicia, las elecciones y la planificación regional y urbana.

En 2015 , el PNUD ayudó a actualizar la normativa interna de los órganos del poder judicial (5 Cortes de Apelaciones, 18 Tribunales de Primera Instancia y 179 Juzgados de Paz) .

Desde agosto de 2015 se puso en marcha un proceso electoral de importancia crucial que está previsto que culmine con la renovación de todas las instituciones democráticamente elegidas del país, incluidos todos los representantes locales, las dos cámaras del Parlamento y la presidencia del país. El PNUD trabaja en estrecha colaboración con nuestros socios internacionales y MINUSTAH en la gestión del fondo colectivo para elecciones, apoyando la participación electoral y la educación cívica, con especial énfasis en las mujeres y la juventud, y en el fortalecimiento de las capacidades del Consejo Electoral Nacional y la Oficina Nacional de Identificación.

Recuperación y reducción de la pobreza

Los incentivos que el PNUD ofrece a los haitianos afectados por el terremoto para que puedan regresar con seguridad a sus hogares y retomar su vida cotidiana son importantes para mantener su enfoque en la reconstrucción. Cerca de 100% de los 10 millones cúbicos de escombros fueron retirados de las calles y el 20% fue reciclado.

Más del 96% de las personas desplazadas regresaron a sus hogares (60.801 aún se encuentran en pequeños campamentos). En 2015, el PNUD finalizó la construcción de seis escuelas para recibir a 1040 niños. También apoyó la capacitación en gestión de residuos, reciclaje, construcción resistente a los terremotos y protección de riberas.

En colaboración con el Ministerio de Comercio e Industria, el PNUD lanzó a fines de 2014 el proyecto Laboratorio para la Innovación y el Desarrollo Económico (IDE) con el fin de capacitar a jóvenes emprendedores. Los jóvenes cuyos proyectos son seleccionados reciben capacitación profesional en administración de empresas y son supervisados por una institución de microfinanzas que los ayuda a lanzar sus propios emprendimientos.

Reducción de riesgos de desastres naturales

Haití sigue siendo vulnerable a los desastres naturales, por lo tanto, el objetivo prioritario es impulsar la resiliencia. Asimismo, el PNUD ofrece respaldo a la Dirección de Protección Civil del país para que pueda prepararse mejor para los casos de emergencia, implementar un sistema de gestión de riesgos de desastres a nivel nacional, mejorar la gestión de riesgos y desarrollar proyectos a largo plazo que fomenten la recuperación y el desarrollo sostenible.  

Medioambiente

La deforestación y la degradación de los ecosistemas aumentan la vulnerabilidad de Haití ante los desastres naturales. Tomando en cuenta las significativas diferencias medioambientales en las regiones del país, el PNUD respalda a Haití en la gestión de los ecosistemas, enfocándose en las cuencas hidrográficas, la adaptación al cambio climático y la adopción de fuentes de energía alternativas.

En 2015 , Haití presentó su contribución prevista determinaa  a nivel nacional para prever una reducción del 5% al ​​31% en las emisiones para 2030.  

Lucha contra el sida y la tuberculosis

Desde 2015, el 93% de los pacientes con tuberculosis y VIH ha recibido el tratamiento necesario por coinfección.