En respuesta a la crisis en Siria

Refugiados sirios en Líbano
Mientras la peor tormenta de invierno en 60 años ruge afuera, esta familia de refugiados de Homs, Siria, mantiene caliente por su estufa en Terbol, un asentamiento de tiendas de campaña en el Valle de la Bekaa en el Líbano. Foto: A. McConnell/UNHCR/2013.

Entrando al quinto año desde el comienzo del conflicto en Siria, la guerra ha hecho retroceder drásticamente los logros en materia de desarrollo humano de la región, quizás por varias décadas.

El pueblo de Siria sigue sufriendo la perturbación total de sus vidas por un conflicto que ha reportado más de 220.000 muertes. Casi cuatro millones de personas son refugiadas en otros países, y otros 7,6 millones son desplazados internos. En conjunto, estas cifras representan alrededor de la mitad de la población siria. Asimismo, dos tercios de la población vive actualmente en la pobreza extrema, y la mitad está desempleada, mientras que el impacto en los países vecinos también ha sido muy significativo.

Tanto el sector económico como de infraestructura se han visto afectados debido al conflicto. Siria incurrió en pérdidas económicas acumuladas de US$ 203 mil millones a fines de 2014, cifra que supone cuatro veces su PIB a precios constantes de 2010. El desempleo ha afectado a 3.339 millones de personas, lo que representa 54.3% de la fuerza laboral. Como consecuencia, más de 11 millones de personas que dependían del sostén familiar han sido afectadas y 75% de la población vive en la pobreza. Asimismo, millones de sirios siguen buscando refugio en países vecinos donde las comunidades de acogida, que ya son vulnerables, afrontan la afluencia de nuevos refugiados.

Aspectos destacados

  • 75% de los sirios viven actualmente en la pobreza, del cual 55% no pueden acceder a los productos alimentarios y artículos básicos para la supervivencia. El 20% vive en zonas de conflicto enfrentando pobreza y malnutrición.
  • Se han registrado unos 3.8 millones de refugiados en Egipto, Iraq, Jordania, Líbano, Turquía y el Norte de África desde el 15 de marzo de 2015.
  • Más de 220.000 muertos en combates, más de 800.000 heridos, y 12,2 millones en la actualidad necesitan asistencia humanitaria.

El PNUD, uno de los principales organismos de desarrollo existentes en Siria, desde antes del comienzo de la crisis, trabaja con las comunidades afectadas para ayudarlas a enfrentar los problemas, a reconstruir, a recuperarse y a proteger los logros relativos al desarrollo. Por ejemplo, da empleos temporarios en la limpieza de escombros a las personas afectadas y ayuda a los negocios locales a recuperar su nivel de producción.

En los países vecinos a Siria, el PNUD ayuda a las comunidades anfitrionas a hacer frente a la afluencia de refugiados, a mejorar las infraestructuras, a impulsar las oportunidades económicas y laborales locales, en especial para los grupos vulnerables como los jóvenes, los discapacitados y las mujeres También, ayuda a resolver, mediar y prevenir los conflictos.

El enfoque del PNUD en materia de desarrollo se centra en crear resiliencia y en garantizar que las comunidades no sólo se recuperen de la crisis sino que mejoren sus perspectivas de desarrollo a largo plazo.

Nuestro trabajo