Respuesta a la crisis en Siria

Las Naciones Unidas y diversas organizaciones humanitarias buscan recaudar US$8 mil millones en 2016 para ayudar a las personas afectadas por el conflicto de Siria. Además, buscan que personas en todo el mundo usen sus voces para exigir un fin para el sufrimiento. Foto: PNUD Siria

Iniciando su sexto año, el conflicto de Siria ha generado retrocesos significativos en los logros en desarrollo del país. A finales de 2014, Siria se encontraba en el puesto 173 entre 183 países en el Índice de Desarrollo Humano, cayendo de la posición 113 entre 189 que mantenía antes del conflicto, en 2010.

Más de 250 mil personas han perdido la vida, y cerca de 12 millones de personas sirias han sido desplazadas. Esto incluye a las personas desplazadas internamente (PDI) y a quienes buscan refugio en los países vecinos, donde comunidades que ya se encontraban en condición de vulnerabilidad están intentando lidiar con las nuevas llegadas.

Aspectos destacados

  • 75% de los sirios vive actualmente en la pobreza, y 55% no puede acceder a alimentos y artículos básicos para la supervivencia. El 20% vive en zonas de conflicto enfrentando pobreza y malnutrición.
  • Se han registrado unos 4.6 millones de refugiados en Egipto, Iraq, Jordania, Líbano, Turquía y el Norte de África.
  • Más de 250.000 muertos en combates, más de 1 millón de heridos y 13,5 millones necesitan asistencia humanitaria.

Infraestructura y sectores económicos clave han sido devastados por el prolongado conflicto. La producción agrícola se ha desplomado, y muchas personas se enfrentan al hambre y la desnutrición. Además, 54.3% de personas sirias se encuentra sin empleo (3.339 millones) y el 75% de la población vive en pobreza.

Como una de las agencias para el desarrollo con mayor presencia en Siria, el PNUD trabaja con las comunidades para ayudarlas a afrontar, reconstruir, recuperar y proteger sus logros en desarrollo.

Algunos ejemplos del trabajo del PNUD incluyen: proveer empleo temporal a las personas afectadas; limpiar escombros y ayudar a los negocios locales a recuperar sus medios de producción; brindar soporte para restablecer servicios básicos de salud, como el transporte ambulatorio, salud reproductiva y asistencia a las personas con discapacidades; y crear proyectos de gestión de residuos sólidos para prevenir enfermedades vinculadas a la nutrición y condiciones de vida precarias.

En países fronterizos con Siria, el PNUD brinda soporte a las comunidades de acogida para lidiar con los grandes flujos migratorios a través de la mejora de infraestructura, e impulsando las economías locales y las oportunidades de empleo. El foco de la acción se concentra en los grupos más vulnerables, como las personas jóvenes, quienes viven con algún tipo de discapacidad, y mujeres.

El enfoque del PNUD está en la construcción de resiliencia, y en asegurar que las comunidades no solo se recuperen de la crisis, sino que mejoren sus posibilidades de desarrollo a largo plazo, necesarias para consolidar una paz duradera.

Nuestro trabajo

  • Comunidades sirias unidas para salvaguardar el río Orontes
    3 nov. 2015

    Como parte de la iniciativa de recuperación de los medios de vida y de rehabilitación de las infraestructuras básicas liderada por el PNUD, las comunidades sirias se unen para proteger y limpiar el río Orontes.

  • El arte, punto de encuentro para jóvenes afectados por los conflictos

    El festival, “Shatila: punto de encuentro”, fue organizado con el apoyo del proyecto del PNUD Consolidación de la Paz en el Líbano, y tiene como meta reforzar la estabilidad y la cohesión social atendiendo a las causas de la base del conflicto. El proyecto pretende crear espacios seguros para diferentes grupos de modo que se unan para discutir abiertamente sobre sus inquietudes y para promover el entendimiento mutuo.

  • Empleos de emergencia traen esperanza a los jóvenes en Jordania
    9 nov. 2015

    El Proyecto 3x6 de Empleo de Emergencia forma parte de la iniciativa del PNUD "Mitigación del impacto de la crisis de los refugiados sirios sobre las comunidades anfitrionas vulnerables" en las gobernaciones de Irbid y Mafraq. El objetivo es promover el desarrollo local y la cohesión social en las comunidades anfitrionas de Jordania.