Zimbabwe y Zambia: la lucha contra el paludismo traspasa fronteras

Equipo de pulverización residual de interiores, parte de la Iniciativa transfronteriza sobre el paludismo en Zimbabwe y Zambia (Foto: Sammy Mwiti/PNUD Zimbabwe)
Equipo de pulverización residual de interiores, parte de la Iniciativa transfronteriza sobre el paludismo en Zimbabwe y Zambia (Foto: Sammy Mwiti/PNUD Zimbabwe) An indoor residual spraying team, part of Zimbabwe and Zambia's Cross-Border Malaria Initiative. (Photo: Sammy Mwiti/UNDP Zimbabwe)

En la aldea de Chundu, situada en el distrito fronterizo de Hurungwe (Zimbabwe), Ellen Kunje ha sido testigo de grandes cambios alentadores. En una zona propensa a las epidemias de paludismo, los miembros de la familia de Kunje no han sufrido los efectos de esta enfermedad.

Aspectos Destacados

  • Gracias a una subvención de 882.000 dólares del Fondo Mundial, Zimbabwe y Zambia trabajan para erradicar el paludismo en las zonas fronterizas del valle de Zambeze.
  • Las medidas preventivas de la Iniciativa transfronteriza sobre el paludismo en Zimbabwe y Zambia incluyen la distribución de mosquiteros, la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual y la educación sanitaria.
  • Entre el año 2000 y el 2010, el número de hogares con mosquiteros en África Subsahariana han aumentado entre un 3% y un 53%, y se evitaron alrededor de 1,1 millones de muertes relacionadas con el paludismo.

Gracias a un nuevo programa de control del paludismo, Kunje recibió un mosquitero tratado con insecticidas de larga duración, y su hogar fue fumigado con insecticidas.

«Ningún miembro de mi familia ha contraído paludismo desde que el programa empezó. Además, ya no tenemos cucarachas en la cocina», afirmó Kunje.

Kunje es una de las miles de persones que se han beneficiado de la Iniciativa transfronteriza sobre el paludismo en Zimbabwe y Zambia, un programa de lucha contra el paludismo encabezado por el Ministerio de Sanidad y Bienestar del Niño de Zimbabwe y financiado por una subvención del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria gestionada por el PNUD.

El objetivo del programa es controlar la presencia de los mosquitos que transportan el virus gracias a la aplicación de medidas preventivas, como la distribución de mosquiteros, la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual y la educación sanitaria.

La iniciativa entró en funcionamiento en abril de 2013 en la ciudad fronteriza de Livingstone, en Zambia, y complementa otros programas nacionales de control del paludismo en ambos países.

En la fase de ejecución de la iniciativa, el Fondo Mundial destinó 882.000 dólares a actividades coordinadas conjuntamente por ambos países. El objetivo de la inversión es fortalecer las relaciones colaborativas a la hora de organizar actividades destinadas a la prevención del paludismo. Los dos países prevén trabajar conjuntamente con el fin de integrar sus programas de prevención y control del paludismo y, en un futuro, poder reproducirlos a gran escala.

Los organizadores del programa confían en que la culminación de la iniciativa se materializará en la erradicación previa de la malaria en siete distritos transfronterizos de Zimbabwe y Zambia.

«Existe la necesidad de fortalecer las actividades de colaboración transfronteriza, ya que los mosquitos han extendido el paludismo más allá de los límites fronterizos. La erradicación del paludismo solo es posible si trabajamos conjuntamente con los países vecinos a todos los niveles», señaló el Dr. Douglas Mombeshora, Viceministro de Sanidad y Bienestar del Niño de Zimbabwe en el momento del lanzamiento de la iniciativa.

El ex Viceministro añadió que en los distritos de Zimbabwe con alta incidencia de paludismo, entre el 30% y el 50% de pacientes que ingresan en un hospital durante el período álgido de transmisión padecen paludismo.

«El paludismo supone una carga significativa para el sistema de sanidad y la economía en general. La enfermedad afecta a la población especialmente durante la temporada de lluvias», explicó.

Esta iniciativa regional, si es efectiva, «puede servir de modelo para otros países del continente africano», afirmó Linden Morrison, Director del departamento del Fondo Mundial High Impact in Africa (alto impacto en África), el organismo encargado de supervisar las subvenciones en estos dos países.

«Nuestro objetivo es salvar tantas vidas como podamos con las subvenciones disponibles», señaló Morrison.

Los expertos afirman que el valle de Zambeze, que se extiende en la frontera entre ambos países, reúne las condiciones ideales para que el parásito plasmodium falciparum, la causa de la forma más letal de paludismo, experimente una alta incidencia en esta zona de forma natural. El período de transmisión del paludismo generalmente va de noviembre a mayo. Sin embargo, los numerosos ríos de la región (como el Zambeze y sus afluentes) generan inundaciones periódicas que pueden prolongar los períodos de transmisión del paludismo y, a veces, causar epidemias.

Actualmente, el Fondo Mundial financia tres subvenciones para combatir el paludismo en los dos países africanos, que estarán en vigor hasta 2015. Dichas subvenciones incluyen una inversión de 35 millones de dólares destinada a Zimbabwe y otra de 22 millones de dólares destinada a Zambia.

Informe Anual 2013
"En Apoyo del Progreso Global"

Los avances en bienestar humano son el centro de la acción del PNUD como organización global de desarrollo dentro del sistema de las Naciones Unidas. Con nuestra presencia en 177 países y territorios prestamos apoyo a iniciativas encaminadas a elevar el nivel de vida, crear oportunidades y ayudar a las personas a gozar de vidas plenas

ver más
Publicaciones de Interés
ver más
Síguenos