Mejorando las vidas de las personas que viven con el VIH y SIDA en el Pacífico

VIH - SIDA en las Islas del Pacífico
34 millones de personas en todo el mundo viven con el VIH

J.* descubrió que había contraído el VIH cuando se realizó la prueba de esta enfermedad en una consulta prenatal. Regresó a su pueblo en Fiji y le reveló su condición a su madre. Debido al estigma asociado con el VIH y el SIDA, su madre la repudió, y se vio forzada a abandonar su hogar y su comunidad. Se mudó a la casa de una prima lejana pero se sentía avergonzada y desesperanzada; tenía tanto temor a la reacción de las personas que no permitía que la visitaran profesionales sanitarios.

A pesar de que el VIH y el SIDA no se ha propagado en los países de las islas del Pacífico, el estigma y la discriminación que acarrea impiden que haya una respuesta eficaz. Esto pone a las personas que viven con el VIH en grave peligro de que sus derechos humanos sean violados. En el contexto del VIH y el SIDA, en los países de las Islas del Pacífico aún existen varias leyes punitivas que refuerzan el estigma social y dificultan el acceso a los servicios de cuidado del VIH y el SIDA.

Aspectos Destacados

  • El PNUD revisó leyes que afectan a las personas que viven con el VIH en 15 países de las Islas del Pacífico.
  • 34 millones de personas en todo el mundo viven con el VIH.
  • En 2011, el PNUD brindó 275 millones de dólares de asistencia como respuesta al VIH en 46 países.

Para abordar estos problemas, el PNUD ha formado alianzas con donantes internacionales incluidos Australia y Nueva Zelanda, organizaciones regionales, gobiernos y la sociedad civil, en un esfuerzo para crear un ambiente más seguro y protector para las personas que viven con el VIH en las Islas del Pacífico, de modo que puedan tener un mejor acceso a servicios de calidad para la atención del VIH y el SIDA.

Para comenzar, el programa llevó a cabo una investigación jurídica que analizó meticulosamente qué impacto tienen las legislaciones de 15 países de las Islas del Pacífico sobre las personas afectadas y que viven con el VIH. La investigación también consideró opciones para promover reformas legislativas basadas en los derechos humanos en esos países, y para promover buenas prácticas dentro de la región.

Basada en estos hallazgos de la investigación, la iniciativa –con la cooperación de los Ministros de Salud y Fiscales Generales de los países– comenzó a dirigirse a líderes religiosos y activistas, además de las comunidades marginadas de trabajadores sexuales, hombres homosexuales, personas transgénero, y personas discapacitadas o viviendo con el VIH.

En 2009, Fiji eliminó de su código penal la discriminatoria “ley sobre sodomía”; el mismo año que solicitó apoyo al PNUD con una ley sobre el VIH y el SIDA que respetara los derechos humanos. En 2011, se presentó un proyecto de ley que cumplía con ese criterio. A lo largo de los últimos dos años, gracias al compromiso constructivo con el Gobierno, la sociedad civil, y redes de personas que viven con el VIH, los países de las Islas del Pacífico están tomando conciencia de la importancia de los derechos humanos para ofrecer una respuesta más eficaz al VIH y el SIDA.

Recientemente, J. regresó a su pueblo y fue aceptada nuevamente por su comunidad. “Me llevó un tiempo volver a sentirme segura y empoderada; en realidad, el temor estaba tanto en mi como en los otros,” expresó J. recientemente en una entrevista. Ahora integra una red de personas que viven con el VIH, está bajo tratamiento y se ha convertido en activista en la lucha contra el VIH y el SIDA. “Tenía que volver con ellos. Es una fuerza irresistible, y juntos somos más fuertes”.

*Para proteger la identidad de J., no se divulga su nombre completo.