Haití lucha contra el SIDA y la tuberculosis

Mirlande Louis se formó en cosmetología, como parte de un programa de capacitación laboral para las personas que viven con VIH en Haití. Foto: PNUD Haití
Mirlande Louis se formó en cosmetología, como parte de un programa de capacitación laboral para personas que viven con VIH en Haití. Foto: PNUD Haití

Mirlande Louis, una joven trabajadora sexual en Haití, pertenece a uno de los grupos más vulnerables al VIH y el SIDA, con una tasa de prevalencia del 8% en comparación con el 1,9% de la población haitiana en general.

Sin embargo, gracias a la formación que ha recibido de la Fundación para la Salud Reproductiva y la Educación de la Familia (FOSREF), una organización no gubernamental apoyada por el PNUD, ella es mucho menos vulnerable que antes en su trabajo.

Aspectos Destacados

  • Cerca de 40.000 personas con VIH avanzado recibieron terapia antirretroviral en 2012.
  • Se organizaron alrededor de 7.000 sesiones de asesoramiento psicológico para ayudar a personas que viven con el VIH a controlar la enfermedad.
  • Más de 15.000 jóvenes, de entre 10 y 24 años, recibieron formación sobre VIH y SIDA para ayudar a detener la propagación de la enfermedad en Haití.

"En el centro, me enseñaron a protegerme del SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual. La formación que he recibido aquí es muy buena, y al mismo tiempo estoy sensibilizando a otras personas de mi entorno sobre la enfermedad", explica Mirlande, para agregar que "sin condón, no hay sexo".

Como parte de un programa conjunto entre el PNUD y el Gobierno de Haití (que cuenta con financiación del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria) casi 40.000 personas que viven con el VIH en etapa avanzada recibieron tratamiento antirretroviral en 2012.

En los últimos dos años se organizaron alrededor de 7.000 sesiones de asesoramiento psicológico para ayudar a las personas que viven con el VIH a manejar la enfermedad, y se distribuyeron cerca de 18 millones de condones entre la población.

También se educó a más de 15.000 jóvenes de todo el país con edades comprendidas entre los 10 y 24 años en la lucha contra el VIH y el SIDA, ya que estos son parte esencial de la lucha para detener la propagación del VIH y el SIDA en Haití. "Mi sueño es no trabajar más como trabajadora sexual, sino poder ganarme la vida de otra manera y vivir como todo el mundo", afirma Mirlande, que también tomó cursos de cosmetología en el centro de FOSREF como parte de un programa de formación para personas que viven con el VIH.

En paralelo, el PNUD y sus colaboradores han continuado trabajando a través del Fondo Mundial en la reducción de la incidencia, prevalencia y mortalidad a causa de la tuberculosis en Haití, y en la mejora de su detección y tratamiento.

Como consecuencia de esta labor, más del 70% de los pacientes con tuberculosis identificados en 2011 y 2012 en Haití fueron curados de la enfermedad. Esto representa un aumento del 11% con respecto a los resultados obtenidos en 2011. En total, en 2012 entraron en funcionamiento casi 230 centros de diagnóstico y tratamiento.

Publicaciones
Inforápida: VIH/SIDA

La epidemia de SIDA es tanto un problema de salud pública como una crisis sin igual del desarrollo. Los efectos del VIH pueden incluso amenazar una gobernanza eficaz y la esencia misma de la sociedad en los países más afectados

ver más
Síguenos