RD Congo: promueven el empoderamiento de las mujeres seropositivas


Un proyecto en el Congo ayuda a las mujeres VIH-positivas a iniciar negocios y a afiliarse a las asociaciones de apoyo social y financiero. Foto: PNUD en RD Congo.

Léocadie, viuda y madre de cuatro hijos, no puede olvidar la noche en que su vida cambió por completo: “Varios hombres armados irrumpieron en mi casa y me violaron delante de mi familia”, dice sollozando.

Tras realizarse una prueba de detección, Léocadie se enteró de que era seropositiva y cayó en una depresión. Con el respaldo de una asistente social, y a pesar de no estar muy convencida, se integró finalmente a una asociación de personas que viven con VIH. Gracias a un programa del gobierno congolés, Léocadie pudo acceder de forma gratuita a los tratamientos antirretrovirales, pero aún carecía de los medios necesarios para llevar una alimentación adecuada.

“El alivio llegó cuando recibimos la ayuda del PNUD”, recuerda Léocadie. En ese momento, comenzó a beneficiar de un proyecto cofinanciado por el Gobierno surcoreano y el PNUD.

El proyecto, implementado en 2008, tiene por objetivo reducir el impacto psicosocial y económico del VIH/SIDA en mujeres y niñas, a través de cuatro ejes:

Aspectos destacados

  • Más de 800 mujeres seropositivas recibieron una ayuda financiera, técnica y material para emprender actividades rentables.
  • Se concientizó a más de 10 000 mujeres y niñas sobre la enfermedad, a través de tres “ciberespacios” con salas multimedia, bibliotecas y oficinas de información sobre el VIH/SIDA.
  • El proyecto está financiado por el Gobierno surcoreano y el PNUD, con un presupuesto de USD 950 000 por cuatro años.

1. Reducir el riesgo de infección del VIH

2. Luchar contra la estigmatización y la discriminación

3. Combatir la pobreza de las mujeres seropositivas, ayudándolas a iniciar nuevos emprendimientos

4. Promover el acceso a los servicios de asistencia económica y jurídica.

A fines de 2012, más de 800 mujeres seropositivas  ya habían recibido una ayuda financiera en forma de microcréditos reembolsables, así como un respaldo técnico y material para poder emprender una actividad rentable. “Decidimos darles mayor responsabilidad a las beneficiarias, con el objetivo de favorecer la continuidad del proyecto en el tiempo”, explica Guy Saizonou, a cargo del programa. “Otorgamos préstamos sin interés, de aproximadamente 200 dólares, y ayudamos a las mujeres a elegir sus emprendimientos, para garantizar la rentabilidad de su elección. Ellas conservan todos los beneficios, pero reembolsan el capital, que luego puede destinarse a otras mujeres”, agrega.

Menos de un año después de haber inaugurado una tienda de colchones, jabones y distintos productos alimentarios, Léocadie y sus amigas pudieron devolver el préstamo y, en la actualidad, son económicamente independientes. Esta emancipación les permite ocupar un lugar en la sociedad y ser escuchadas dentro de sus respectivas familias.

“Es importante difundir que, hoy en día, las personas seropositivas pueden llevar una vida normal”, explica Léocadie, a quien le gustaría terminar con todos los tabúes relacionados con el VIH.

Para ello, la iniciativa del PNUD también permitió la implementación de tres “ciberespacios” para mujeres y niñas, que cuentan con salas multimedia, bibliotecas y oficinas de información sobre el VIH/SIDA. De esta forma, se concientizó a más de 10 000 mujeres y niñas acerca de esta enfermedad, a través de sesiones de información, charlas y debates.

“La tasa de seroprevalencia del VIH/SIDA disminuyó de 4,1 % en 2003 a 3,2 % en 2009, pero aún debemos estar atentos”, explica Lamin Manneh, Representante Residente del PNUD en el Congo.