SIDA en Gaza: “No tengo miedo porque conozco mi enfermedad"


El Fondo Mundial, programa que el PNUD implementa en muchos países en desarrollo, trabaja para ampliar los servicios de prevención, tratamiento y atención del VIH y el SIDA en el territorio palestino ocupado. Foto: PNUD PAPP

Um Mohammad, de cincuenta y cinco años y con nueve hijos, ha vivido con VIH durante dieciséis años, en la Franja de Gaza, en el territorio palestino ocupado. Aún estaba amamantando a su hija más pequeña cuando los análisis indicaron que era VIH positiva.

“Detectaron que tenía VIH cuando todavía estaba amamantando a mi hija más pequeña. Me había contagiado mi marido. Tuve mucho miedo por mi hija, pero gracias a Dios, no le transmití el virus. Me sentí muy aliviada”, comentó.

Aspectos Destacados

  • El programa ha ayudado a realizar pruebas de VIH a más de 2.100 personas en el territorio palestino ocupado.
  • Veintidós ONG y organismos de la sociedad civil ofrecieron servicios de prevención contra el VIH/SIDA, concientización y respaldo para las personas enfermas.
  • El programa también incluye sesiones de sensibilización y actividades de reducción del estigma, particularmente enfocadas hacia la educación de líderes religiosos, medios de comunicación y profesionales de asistencia jurídica.

Um Mohammad ofreció una charla en un taller de capacitación para periodistas, que se llevó a cabo en Gaza, organizado por el Programa de Asistencia al Pueblo Palestino del PNUD y con el respaldo económico del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria (Fondo Mundial). La capacitación tenía como objetivo reducir el estigma y ofrecer información y datos precisos acerca del VIH.

De acuerdo con el Ministerio de Salud en el territorio palestino ocupado, el creciente número de pacientes con VIH y SIDA desde 1987 ha alcanzado 72 casos. Resulta difícil obtener estadísticas precisas en la región árabe, ya que no se denuncian todos los casos y existen problemas con los sistemas de control del VIH.

Esto se observa especialmente en Gaza. Según las estadísticas disponibles, de veintinueve casos con VIH registrados en la Franja de Gaza, sólo ocho personas permanecen con vida y se encuentran actualmente recibiendo tratamiento antirretroviral (ARV) y ayuda psicológica a través del programa del Fondo Mundial, administrado por el PNUD. En el territorio ocupado de Palestina, veintiún personas con VIH avanzado reciben tratamiento y otras veinte, con la misma enfermedad, reciben asesoramiento psicológico.

Asimismo, como resultado del programa del Fondo Mundial en Gaza, 2153 personas en el territorio ocupado de Palestina pudieron someterse a análisis críticos de VIH y recibieron sesiones de psicoterapia. Este es el caso de Um Mohammad. El programa también incluye sesiones de concientización y actividades para reducir el estigma, centrándose especialmente en los líderes religiosos, los medios de comunicación y los profesionales jurídicos.

Actualmente, Um Mohammad lleva una vida normal junto a su familia. Varios médicos de la Franja de Gaza siguen su caso y le suministran el tratamiento necesario. Um Mohammad se niega a rendirse y mantiene su optimismo, con la certeza de que superará los desafíos emocionales y de salud que está enfrentando.

"Muchas personas no saben cómo se contagia el VIH", explica Um Mohammad. El VIH se transmite manteniendo relaciones sexuales sin protección, al recibir una transfusión de sangre contaminada o al utilizar jeringas no esterilizadas.

“Conozco mi enfermedad y por eso no tengo miedo. Puedo compartir los alimentos y los utensilios con mis hijos, y darles un beso de buenas noches como cualquier madre. Hago lo mismo con mis vecinos y parientes”, explica.

El marido de Um Mohammad falleció cuatro meses después de que le diagnosticaran SIDA, y ella quedó a cargo de su familia. “Me convertí en madre y padre de mis nueve hijos. Los he criado lo mejor que he podido”, comenta.

El Fondo Mundial, un programa implementado por el PNUD en muchos países en vías de desarrollo, planea aumentar, en forma inmediata, la prevención, el tratamiento y los servicios de atención médica para los casos de VIH y SIDA en el territorio ocupado de Palestina (Gaza y Cisjordania). Durante cinco años, el Fondo Mundial ha invertido 11 millones de dólares americanos en esta causa. Actualmente, gracias a los esfuerzos de esta iniciativa, veintidós organizaciones no gubernamentales ofrecen prevención contra el VIH y el SIDA, concientización y servicios de respaldo en la Franja de Gaza y Cisjordania.

“Nuestra sociedad debe comenzar a tratar a las personas con VIH y SIDA como a cualquier otra persona con el mismo derecho a vivir, trabajar, aprender y recibir tratamiento cuando se enferma”, agrega Um Mohammad.

por Amar Bokhari, Reem Abu Shomar y Dania Darwish.

*Se han cambiado los nombres para proteger la privacidad de los implicados