El PNUD en acción

Una maestra enseña a una alumna sobre el VIH SIDA
Una maestra enseña a una alumna sobre el VIH SIDA en Burkina Faso

Problemática
Más de 34 millones de personas viven con el VIH en el mundo, lo que demuestra que la epidemia del VIH no es sólo una crisis de salud pública, sino además una crisis del desarrollo humano. El VIH ataca por lo general a las personas en sus años más productivos, hundiendo a las familias y a las comunidades en la pobreza. Cuando mueren los maestros y los huérfanos abandonan la escuela, se pierde lo logrado con mucho esfuerzo en materia de alfabetización y asistencia escolar. Como además las mujeres y las niñas son más vulnerables al virus y a la carga social que conlleva, el SIDA también ha tenido un impacto sobre la igualdad de género.

Los efectos del VIH pueden incluso amenazar una gobernanza eficaz y la esencia misma de la sociedad en los países más afectados, ya que la epidemia mata a trabajadores capacitados y talentosos y a los líderes comunitarios. Es una carga adicional para los presupuestos nacionales y disminuye la capacidad de los gobiernos de dar servicios básicos.

El sistema de la ONU comparte el compromiso de frenar la propagación de la epidemia de SIDA. En calidad de co-patrocinador de ONUSIDA, la respuesta del PNUD al SIDA se basa en sus objetivos de desarrollo humano, reducción de la pobreza y gobernabilidad. Reconoce que el SIDA tiene un impacto sobre el logro de los Objetivos de desarrollo del Milenio, en especial en lo que se refiere a la pobreza, al género, la educación y la mortalidad infantil y materna.

Para detener la epidemia de SIDA hace falta un compromiso con los resultados, un cambio considerable en la actitud hacia el VIH y una atención mayor sobre los asuntos de derechos humanos y de género, incluyendo la estigmatización, discriminación y acceso desigual a la prevención, el cuidado y los tratamientos médicos. Como el organismo de desarrollo más grande del mundo, con una red de 129 oficinas en diversos países, el PNUD trabaja dando apoyo estratégico a los países para hacer frente a los factores sociales y económicos que alimentan la epidemia del VIH y para mitigar el impacto del SIDA.

Respuesta global del PNUD
El PNUD reúne los esfuerzos y recursos de diez organizaciones de la ONU para ayudar al mundo a responder al SIDA con más eficacia y dirige la respuesta de la ONU al VIH en tres áreas principales:

  • El PNUD se ocupa de la relación entre el SIDA y el desarrollo humano, incluyendo las respuestas al VIH en los planes nacionales de desarrollo y desarrollando estrategias para evaluar y mitigar los impactos socioeconómicos del SIDA.
  • Refuerza la capacidad de los gobiernos de administrar de forma inclusiva y de coordinar la respuesta al SIDA, ayudando a racionalizar el apoyo del sistema de la ONU y de los donantes a los programas nacionales.
  • Se centra en promover los derechos humanos y la igualdad de género – incluyendo a las minorías sexuales – para reducir la vulnerabilidad por causa del VIH, fortalecer la participación de las personas que viven con el virus en asuntos sociales, y luchar contra la estigmatización y la discriminación.

Además, el PNUD contribuye a forjar alianzas más amplias en materia de salud pública y de desarrollo, a través de colaboraciones con el Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, con Roll Back Malaria y con programas especiales sobre reproducción humana y enfermedades infecciosas que afectan a las poblaciones pobres de manera desproporcionada.

Abordando el vínculo entre pobreza y VIH
El PNUD reconoce la función que tienen las políticas eficaces a la hora de mitigar el impacto del VIH sobre el desarrollo humano. Por eso, promueve respuestas innovadoras y globales en el ámbito nacional y local. Además, conjuntamente con el Banco Mundial y la Secretaría de ONUSIDA, el PNUD da apoyo técnico a 29 países para que puedan integrar más eficazmente asuntos relacionados con el VIH en las estrategias de reducción de la pobreza. El PNUD también ofrece herramientas de evaluación para medir los costos socioeconómicos del SIDA, y alivia su impacto en los ámbitos de los sectores, las comunidades y los núcleos familiares.

En Liberia la guerra civil ha dañado o destruido el 95% de los 325 centros de salud del país, dejando a sus habitantes aun más vulnerables a enfermedades prevenibles como la malaria, la tuberculosis y el VIH y el SIDA . Por medio de un programa dirigido por el PNUD, el Ministerio de Salud ha adquirido los conocimientos especializados necesarios para convertirse en el receptor principal de una subvención de varios millones de dólares otorgada por El Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria. El PNUD organizó una serie de cursos de capacitación para el personal del Ministerio, brindó asesoramiento sobre el terreno a trabajadores de la salud en 15 condados y organizó una gira de estudios para funcionarios superiores a Ghana y Rwanda, países que gestionan satisfactoriamente sus propios programas del Fondo Mundial.

Como resultado de ello, el Ministerio de Salud de Liberia pudo elaborar procedimientos operativos estándar para garantizar la atención y el tratamiento de calidad de los pacientes. Actualmente cuenta con un sistema de contabilidad computarizado y cumple con procedimientos financieros y de auditoría estándar. Gracias al apoyo del PNUD, ahora el Servicio Nacional de Medicamentos adquiere y suministra medicamentos para el VIH y el SIDA por más de 2 millones de dólares, casi cuatro veces más que antes del programa. A fin de 2010 más de 150.000 personas habían recibido asesoramiento y tratamiento en relación con el VIH y el SIDA en 114 nuevos centros y se había realizado la prueba de detección del VIH a decenas de miles de mujeres embarazadas. Actualmente el Ministerio de Salud recibe y gestiona directamente su propio dinero del Fondo Mundial.

Promoviendo los derechos humanos, avanzando la igualdad entre los sexos
Proteger los derechos de las personas que viven con el VIH y alcanzar la igualdad de género es esencial para detener la propagación de la epidemia. El PNUD ayuda a los países a proteger los derechos de las personas afectadas por el VIH haciendo estudios sobre la legislación nacional y ayudando a establecer leyes que aseguren el pleno cumplimiento de los derechos humanos. El PNUD ayuda a los socios nacionales a integrar con eficacia el análisis y los programas sensibles a los asuntos de género en las respuestas al SIDA. Conjuntamente con la Secretaría de ONUSIDA, con ONU Mujeres y con otros socios, el PNUD ha creado una guía de género para las respuestas nacionales al SIDA utilizada en los programas sobre SIDA que se ejecutan en los países.

El PNUD también trabaja con la Secretaría de ONUSIDA y otros copatrocinadores para promover programas en materia del VIH para hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, y para los transexuales, que son especialmente vulnerables al VIH pero que generalmente no son debidamente atendidos en los programas del VIH. Además, el PNUD ayuda a los países a ampliar el acceso a medicamentos para el SIDA de bajo costo y buena calidad. Ayuda a los gobiernos en los aspectos relacionados con la salud pública de la legislación sobre propiedad intelectual, apoya las iniciativas de la ONU sobre innovación, transferencia de tecnología y mayor acceso a los tratamientos, y asiste a los países en la implementación de las mejores prácticas en materia de política de propiedad intelectual, poniendo especial atención en la cooperación sur-sur.

Reforzando la coordinación de la respuesta al SIDA
Las estrategias eficaces para luchar contra el SIDA requieren una planificación cuidadosa para asegurar que haya una respuesta coordinada de un grupo amplio de socios. La comunidad internacional, y los países en desarrollo en especial, se enfrentan a la difícil tarea de responder al alcance y la complejidad excepcional de esta epidemia. Para ello, El PNUD ayuda a las autoridades nacionales y locales en materia de SIDA a coordinar las acciones relacionadas con el VIH, incluyendo la coordinación de la asistencia dada por la ONU y otros donantes.

Como administrador del sistema de Coordinadores Residentes de la ONU, el PNUD ayuda a asegurar que los Equipos de la ONU en los países tengan procesos comunes para aumentar la eficacia de los programas y minimizar los costos. El PNUD también hace frente a los problemas de capacidad de recursos humanos, y apoya la toma de decisiones participativas que incluyan a las personas que viven con el VIH en la planificación, implementación y evaluación de las respuestas al SIDA. También ayuda a las organizaciones de personas que viven con el VIH a aumentar su eficacia y capacidad.

Alianzas en materia de salud pública y desarrollo
Al mismo tiempo que los países reciben más fondos que nunca para las respuestas al SIDA, hay una necesidad mayor de administrar el dinero para alcanzar resultados sostenibles. El PNUD ayuda a los países a usar más eficazmente los recursos a través de su alianza con el Fondo Mundial de lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, con quien ha trabajado para asistir a 44 países en mejorar la gestión, implementación y supervisión de los préstamos de ese Fondo Mundial. En algunos casos, no hay entidades apropiadas para actuar como el destinatario principal de esos préstamos, y los países han pedido al PNUD que asuma esa función. En 2010, el PNUD fue el receptor principal de las subvenciones nacionales para 29 países del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria.

Informe Anual 2012
“El futuro sostenible que queremos”

Nuestro futuro común depende del desarrollo basado en recursos eficientes y bajas emisiones, lo que puede ayudar a reducir la pobreza y combatir el cambio climático. Mirando hacia el futuro, el PNUD se compromete a promover el desarrollo sostenible, situando la equidad y la protección ambiental en un lugar primordial en todas nuestras actividades

ver más