Respondiendo a la epidemia de VIH en Etiopía


Estudiantes en una escuela al norte de Gondar, Etiopia (Foto: Adam Rogers / UNCDF)

La crisis del VIH en Etiopía
Los primeros casos de VIH en Etiopía fueron detectados en 1986 y, desde entonces, la enfermedad se ha propagado rápidamente. Se estima que en 2009 había 1,1 millón de etíopes viviendo con el VIH, pero el país contaba con capacidades y recursos limitados para hacer frente a la epidemia.

A finales de la década de los noventa, el Gobierno inició un importante programa contra el VIH con el apoyo del Programa de Capacitación de Dirigentes y Conversaciones Comunitarias del PNUD. En 2008, se redujo la prevalencia del VIH y el 53%de las personas que necesitaban tratamiento lo estaban recibiendo.

Compromiso con las personas y las comunidades
Como copatrocinador de ONUSIDA, el PNUD trabaja ayudando a los países responder a las dimensiones sociales y de desarrollo del VIH. Reconoce que las acciones que se tomen en lo relativo a protección social, género, derechos humanos y medio ambiente pueden contribuir a obtener mejores resultados en materia de salud. El PNUD ayuda a los países a integrar las prioridades del VIH en los procesos de planificación nacional, a fortalecer la gobernabilidad y la coordinación de las respuestas al VIH, y a promover los derechos humanos y la igualdad de género.

En la década de los noventa, el PNUD puso en marcha las actividades del Programa de Capacitación de Dirigentes y Conversaciones Comunitarias con el fin de promover alianzas estratégicas y promover respuestas multisectoriales al VIH. El Programa de Capacitación de Dirigentes reúne a líderes de todos los sectores y formando a las personas para desarrollar culturas de organización que generen un cambio transformacional. Las Conversaciones Comunitarias forman parte de un programa que se lleva a cabo en las comunidades y que facilita el diálogo y la toma de decisiones, permitiendo a las comunidades generar sus propias respuestas frente a la epidemia del VIH. Ambos enfoques tienen como fin desarrollar el liderazgo en diferentes niveles de la sociedad y, por lo tanto, se fortalecen mutuamente.

Resultados del proyecto:

  • Una mayor demanda de asesoramiento y pruebas voluntarias
  • Un aumento en el uso de preservativos
  • La integración y la expansión del asesoramiento y de las pruebas voluntarias
  • El establecimiento de los servicios preventivos de transmisión madre-hijo y de los servicios antirretrovirales
  • Tendencias alentadoras en la participación de las personas que viven con VIH y SIDA para aumentar la participación local

En Etiopía, el enfoque del PNUD comenzó con la promoción y apoyo al Ministerio de Salud Pública para planificar una respuesta a nivel nacional. Posteriormente, el PNUD se involucró en las operaciones apoyando la introducción de las Conversaciones Comunitarias. Basándose en la experiencia adquirida en todo el mundo, el PNUD capacitó a facilitadores locales para que iniciasen conversaciones comunitarias en cuatro provincias, obteniendo resultados notables. Las comunidades pudieron reconocer la existencia de la epidemia de VIH y estudiar los patrones y las prácticas nocivas que alimentaron su propagación. Las mujeres en particular, adquirieron conocimientos para abordar cuestiones como la violencia de género y la salud sexual y reproductiva.

En 2004, el Gobierno adoptó el enfoque de las Conversaciones Comunitarias como parte de su estrategia nacional. La metodología fue adoptada en todo el país y se utiliza no sólo para estimular un debate abierto y un cambio en el comportamiento, sino también para ayudar a priorizar el programa nacional de lucha contra el SIDA.

En 2009 y 2010, el 89,3% de los kebeles (división administrativa básica de Etiopía) llevó a cabo conversaciones comunitarias, y capacitó a 24.723 facilitadores comunitarios. También se obtuvo un resultado igualmente notable con las conversaciones comunitarias en las escuelas, y la cantidad de comunidades que participan sigue en aumento.

Marcando una diferencia: el impacto transformacional
Los logros de Etiopía en lo relativo a frenar la propagación del VIH son admirables: no sólo se ha controlado y revertido la incidencia de la enfermedad, sino que se ha incrementado la capacidad del país para tratar a los ya infectados (ver gráficas a continuación). La esperanza de vida ha aumentado, reduciendo las consecuencias económicas de las muertes tempranas.



Aumento de centros de pruebas de VIH en Etiopía

Bar Chart

Incremento en el número de personas que se hacen la prueba de VIH en Etiopía

Bar Chart
Lecciones Aprendidas

No hay duda de que los Programas de Capacitación de Dirigentes y Conversaciones Comunitarias del PNUD contribuyeron de forma considerable al éxito del programa contra el VIH en Etiopía. Una serie de factores tuvieron influencia sobre estos resultados:

 

- Un posicionamiento estratégico del VIH en el campo de la salud pública y del desarrollo: No se trató al VIH como un problema aislado del sector de la salud sino como un reto que requería un esfuerzo concertado entre éste y los demás sectores.

 

- El liderazgo del Gobierno: Desde el principio, el Gobierno respondió al reto del VIH, estableciendo un marco institucional nacional para administrar el programa nacional. ante el éxito inicial de la metodología de las Conversaciones Comunitarias, financió y adoptó sin demora la metodología a nivel nacional.

 

- La aplicación de programas mundiales a nivel del país: Cuando fueron introducidos en Etiopía, los programas de Capacitación de Dirigentes y Conversaciones Comunitarias eran programas mundiales. Esto permitió a Etiopía sacar partido de la experiencia y beneficiarse de un trabajo similar en otros países.

 

- Alianzas internacionales: El PNUD fue uno más de los actores que apoyaron los programas nacionales. Hay que reconocer el mérito del Gobierno, que estuvo dispuesto a aceptar estas alianzas internacionales, garantizando así los recursos financieros necesarios para hacer frente al desafío del VIH.

 

- Allanando el camino con el desarrollo institucional: El flujo de fondos internacionales requirió instituciones fuertes y sensibles. Si bien hubo tensiones entre las instituciones nacionales en los diferentes niveles de la sociedad, la capacidad nacional global de diseñar y de poner en práctica programas mejoró notablemente en los últimos 15 años. Hubo un aumento constante de políticas y programas de creación de capacidades en la década de los noventa y a principios de la del 2000, entre los que los programas de Capacitación de Dirigentes y Conversaciones Comunitarias tuvieron un papel importante. Esto allanó el camino para un importante flujo de recursos a partir de 2005 por parte del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria y del Plan de Emergencia para el Alivio del SIDA del Presidente de los Estados Unidos.