Principales contribuyentes

En 2014, 56 países contribuyeron un total de 793 millones de dólares a los recursos básicos del PNUD, en comparación con los 896 millones aportados en 2013. Otras donaciones destinadas a proyectos y países específicos ascendieron a 3.800 millones de dólares en 2014, el mismo nivel de apoyo en esa categoría recibido por el PNUD en 2013. Los gobiernos aportaron 2.300 millones de dólares para fines específicos en 2014, en tanto que las donaciones multilaterales representaron otros 1.500 millones.

El desarrollo es un proceso de largo plazo que requiere una orientación estratégica clara y la capacidad de responder a crisis urgentes y nuevos problemas y oportunidades. En el entorno actual del desarrollo, en rápida evolución, el PNUD sigue esforzándose por ampliar y diversificar su base de recursos a fin de ejecutar su Plan Estratégico para 2014-2017 y de fortalecer sus servicios y alianzas para el desarrollo.

Los recursos básicos, pilar de nuestra acción

Bar Chart

En su calidad de principal organismo de las Naciones Unidas para el desarrollo, el PNUD supervisa una cartera de casi 4.000 millones de dólares de iniciativas que reciben financiación específica, desde alianzas con el FMAM y el FMSTM hasta proyectos temáticos y proyectos destinados a países concretos y fondos fiduciarios gestionados por el PNUD para la comunidad internacional.

Sin embargo, el apoyo permanente y regular de los países aliados a los recursos básicos, que ascendió a 793 millones de dólares en 2014, hace que todas estas otras iniciativas sean posibles. También es indispensable para la capacidad del PNUD para responder a situaciones de emergencia en materia de desarrollo. Las contribuciones a los recursos básicos permitieron al PNUD reaccionar en forma inmediata a la epidemia del ébola en 2014, enviando profesionales calificados y proporcionado apoyo de gestión esencial. Estos fondos básicos también ayudaron al PNUD a prestar ayuda que se necesitaba con urgencia a los refugiados sirios en países en que se ejecutan programas.

Estas intervenciones de emergencia dependen, a su vez, de la continuidad de la colaboración del PNUD con aliados nacionales en países en que se ejecutan programas, en particular su papel fundamental como coordinador de todas las operaciones de las Naciones Unidas en casi todo el mundo en desarrollo. Eso también se financia en gran medida con cargo a los recursos básicos, que sufragan el 75% de los gastos de funcionamiento del sistema de Coordinadores Residentes de las Naciones Unidas que proporciona liderazgo a todo el sistema de las Naciones Unidas para el desarrollo a nivel de los países.

En 2014, el 90% de los recursos básicos del PNUD fueron asignados a países de bajos ingresos, y por cada dólar de los recursos básicos invertido en esos países, el PNUD  movilizó otros 5 dólares de asistencia para el desarrollo de fuentes adicionales. Si bien solo el 10% de los recursos básicos del PNUD se asignaron a  países de ingresos medios, por cada uno de estos dólares fue posible recaudar otros 25 dólares para su utilización en el desarrollo local de países de ingresos medios.

Los fondos básicos también permiten al PNUD cumplir sus obligaciones relativas a los niveles más elevados de control de calidad y presentación de informes públicos rigurosos y pormenorizados sobre todos sus proyectos y finanzas, a nivel tanto local como internacional. Y lo que es más importante aún, esta financiación regular hace del PNUD un aliado confiable y eficaz en los países en que ejecutamos programas todos los días, año tras año. Todos nosotros en el PNUD agradecemos la confianza y el apoyo permanentes de nuestros aliados que contribuyen a los recursos básicos.