En Sudán, el acceso al agua impulsa el desarrollo y ayuda a mitigar las tensiones

El ciudadano local Salim Turab con su ganado en la reserva
El ciudadano local Salim Turab con su ganado en la reserva "El Ganaya" depósito en sur de Kordofan. (Foto: Karen Ringuette / PNUD)

Más de 10.000 personas del estado de Kordofan en el sur de Sudán han mejorado su acceso al agua potable, después de que finalizara la construcción de un embalse gracias a una iniciativa dirigida por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Un 40 por ciento de las personas de ese estado no tienen acceso al agua de pozo y dependen del agua de lluvia o de la escorrentía para su uso diario entre junio y diciembre. El resto del año tienen que encontrar otras fuentes, muchas veces después de caminar largas distancias.

Destacado

  • Un 40% de las personas en Sudán no tienen acceso al agua de pozo y dependen del agua de lluvia o de la escorrentía para su uso diario entre junio y diciembre.
  • Gracias al PNUD, una nueva infraestructura provee ahora un flujo de agua con el que pueden contar los residentes de la región y su ganado.

El embalse que se acaba de terminar, el tanque de almacenamiento y la planta de tratamiento del agua se encuentran en el distrito El Ganaya, en el sureste, el cual fue fuertemente golpeado durante la guerra civil entre el Norte y el Sur de 1983 a 2005.

La nueva infraestructura provee ahora un flujo de agua con el que pueden contar los residentes de la región y su ganado, lo que ayuda a reducir la competencia local y las consiguientes tensiones ocasionadas por la escasez del pasado.

“Una fuente segura de agua cerca de nuestra aldea significa que los niños pasarán menos tiempo buscando agua y tendrán más tiempo para ir a la escuela”, dijo Salim Turab, jefe del Comité de agua encargado del embalse. “Ahora los aldeanos no tendrán que salir a buscar agua y tendrán más tiempo para preparar la tierra para la próxima cosecha.”

La familia Turab depende de la producción de sorgo que plantan en 10 acres de tierra. Cuando hay una buena cosecha, la familia puede acumular alimento para un año y, la pequeña cantidad sobrante, la venden para obtener dinero.

Antes de la construcción del embalse, las familias, generalmente las mujeres, tenían que caminar hasta cuatro horas para conseguir suficiente agua para sobrevivir. Ahora, el camino hasta el embalse les queda a sólo 20 minutos.

El PNUD trabaja con los Países Menos Desarrollados para alcanzar un desarrollo humano sostenible centrado en un crecimiento inclusivo, en una disminución de la pobreza y en una reducción de la vulnerabilidad a los impactos de los desastres naturales y los conflictos, entre otros.

El embalse es la primera construcción de este tipo en Kordofan, y forma parte de un programa de recuperación y rehabilitación manejado por el PNUD en nombre del Gobierno de Unidad Nacional del país y del Gobierno de Sudán del Sur, financiado principalmente por la Comisión Europea.

Otros socios fueron un consorcio de organizaciones no gubernamentales incluyendo Save the Children de Suecia, Church Aid de Dinamarca, la Organización de Ayuda, Rehabilitación y Desarrollo de Nuba, y la Diócesis Católica Romana de El Obeid.

Informe Anual 2013
"En Apoyo del Progreso Global"

Los avances en bienestar humano son el centro de la acción del PNUD como organización global de desarrollo dentro del sistema de las Naciones Unidas. Con nuestra presencia en 177 países y territorios prestamos apoyo a iniciativas encaminadas a elevar el nivel de vida, crear oportunidades y ayudar a las personas a gozar de vidas plenas

ver más