Nigeria: El reciclaje de serrín crea empleo y mantiene la ciudad limpia

Pilas de serrín de las fábricas locales de madera en Lagos, Nigeria.
Pilas de serrín de las fábricas locales de madera en Lagos, Nigeria.

Leslie Adogame, un activista medioambiental de Lagos, Nigeria, pasa todos los días delante de varias factorías madereras locales. De tanto observar las montañas de serrín apilado junto a ellas, se le ocurrió una idea: ¿Cómo eliminar estos residuos y, al mismo tiempo, crear trabajo para la gente? 

“Tras darle bastantes vueltas en mi cabeza, decidí que tenía que hacer algo para detener la quema de serrín, no sólo en el área metropolitana de Lagos, sino posiblemente en todo Nigeria”, dice.

Aspectos Destacados

  • Se han creado 200 empleos en la comunidad local mediante el proyecto de reciclaje y aprovechamiento económico de serrín.
  • Se calcula que se crearán 8.000 empleos en los cinco años de funcionamiento del proyecto.
  • En esos cinco años se prevé una reducción del 92% en la cantidad de serrín incinerado, lo que provocará una importante disminución de la contaminación ambiental.
  • En tres años, el PNUD y el Programa de Pequeñas Donaciones del GEF han concedido 1,425.625 dólares americanos a 52 beneficiarios para pequeños proyectos en comunidades pobres de Nigeria.

Leslie hizo algunas investigaciones y realizó un estudio de viabilidad sobre cómo convertir los residuos de serrín en briquetas, un producto muy apreciado como combustible alternativo, barato y eficaz, tanto para cocinas domésticas como industriales (panaderías, por ejemplo).

Con una subvención del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el apoyo del Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF), Leslie dirigió con éxito, durante un año, un proyecto piloto que dio como resultado la creación de cerca de 200 empleos a tiempo completo en la comunidad local fabricando y vendiendo briquetas.

El serrín también puede utilizarse para confeccionar objetos decorativos como jarrones para flores y otros productos de artesanía que pueden ser vendidos para generar ingresos.

A medida que este ambicioso programa amplía su ámbito de actuación, está previsto que cree 8.000 nuevos empleos en Lagos durante los próximos cinco años, al mismo tiempo que se reduce la cantidad de serrín en un 92%. Esto contribuirá a disminuir la contaminación ambiental y a mejorar la salud y los medios de vida de las personas vulnerables que viven cerca de los aserraderos. Ahora el proyecto se está expandiendo a otros estados de Nigeria.

Por su parte, en marzo de 2012 Leslie fue seleccionado como uno de los vencedores de los Premios SEED de 2011, galardón que entrega el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). El premio reconoce la labor de emprendedores del sector social y ambiental en países en desarrollo cuyas empresas sostenibles a nivel local han mostrado su capacidad para ayudar a resolver los retos del desarrollo.

En tres años, el Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo Mundial para el Medio Ambiente ha concedido en Nigeria 1,425.625 dólares americanos a 52 beneficiarios para proyectos ejecutados por y para comunidades pobres y marginadas. El programa presta apoyo a iniciativas que refuerzan la capacidad local, mejoran los medios de vida y protegen el medio ambiente.