Montenegro: legalizan las construcciones y mejoran la eficiencia energética

Inundaciones en Montenegro
La familia Pavićević camina hacia la legalización de su propiedad. Foto: PNUD en Montenegro/ Vlatko Otašević

Siniša Pavićević (52) es un trabajador de la construcción que vive con su esposa y dos hijos en la ciudad de Bijelo Polje, Montenegro. En 2004 comenzó la construcción de una casa, pero tres años después seguía sin poder terminarla o pagar su título de propiedad. Aunque la casa estaba inconclusa y la familia feliz de mudarse a una casa propia, no alcanzaban un nivel mínimo de comodidades. Los crudos inviernos duran hasta ocho meses en Bijelo Polje, y ellos sólo podían costear la calefacción de una sola habitación.

Como parte de un programa piloto para legalizar estas casas y hacerlas más eficientes en energía, el PNUD llevó a cabo una evaluación de eficiencia energética, proporcionó materiales y mano de obra para hacer mejoras, y ayudó a conseguir financiación a largo plazo para legalizar las viviendas. En cerca de un mes, tenían una fachada completa, nuevas puertas y ventanas, pisos terminados, un sistema de calefacción central y una chimenea nueva.

Aspectos destacados

  • Un programa desarrollado por el PNUD en Montenegro para convertir casas ilegales en viviendas de bajo consumo energético podría legalizar 100.000 hogares, y aumentar los ingresos fiscales en 400 millones de euros en 7 a 8 años.
  • El programa permite que los habitantes de casas y edificios construidos ilegalmente se beneficien de préstamos de bajo interés, para invertir en medidas de eficiencia energética como nuevos aislamientos, puertas y ventanas.
  • Esta legalización podría crear hasta 20.000 puestos de trabajo en la construcción y otros negocios.

“Esto ha cambiado nuestra vida por completo”, asegura Siniša. “La casa es más cómoda y puedo conseguir el título de propiedad en un plazo determinado.”

El enfoque desarrollado por el PNUD permitiría que los residentes de aproximadamente 100.000 viviendas ilegales consiguieran préstamos de bajo costo para invertir en medidas de eficiencia energética, como aislamiento, puertas y ventanas. El ahorro en la factura de energía alcanzaría para pagar los préstamos en un plazo razonable y legalizar las propiedades. Otros beneficios incluyen una mayor recaudación de impuestos y mejores servicios públicos.

En Montenegro, una década de rápido crecimiento ha producido muchos asentamientos ilegales que congestionan las infraestructuras y a menudo tienen niveles de vida inadecuados. El alto precio de la electricidad se suma a costos de vida muy por encima del alcance de muchas familias.

En 2011, el Ministerio de Desarrollo Sostenible y Turismo y el PNUD analizaron el potencial de un enfoque integral de eficiencia energética y asentamientos ilegales. En 2012, las auditorías de 30 casas ilegales en tres municipios, seguidas de la instalación de medidas de ahorro energético en las cuatro casas en la ciudad de Bijelo Polje, confirmaron un potencial de ahorro significativo.

Basándose en estas conclusiones, el PNUD ha estimado que la adaptación y la legalización de los 100.000 edificios ilegales a lo largo de la próxima década aportarían beneficios a todo el país, aumentando los ingresos tributarios en un 2,5 por ciento y el producto interno bruto en un 1,5 por ciento anual. En cuatro años, Montenegro ya no tendría que importar energía para la producción de electricidad.

Predicciones como éstas son un argumento convincente para acciones gubernamentales. En 2013, el Gobierno adoptó una estrategia y un plan de acción para la legalización, y una nueva Ley está pronta a ser aprobada. Este estatuto menciona explícitamente las inversiones en materia de eficiencia energética como un camino hacia la legalización de viviendas particulares.

Branimir Gvozdenović, Ministro de Desarrollo Sostenible y Turismo, estima que la legalización podría recaudar 400 millones de euros en impuestos en los próximos siete u ocho años, dinero que podría ser reinvertido en la mejora de las condiciones de vida de los asentamientos ilegales. Otro de los beneficios: la creación potencial de hasta 20.000 nuevos empleos en la construcción y otros negocios.

Actualmente, el Ministerio, en colaboración con KfW, el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, y el Fondo Nacional de Desarrollo de Inversiones, planea extender su apoyo a la combinación de medidas de eficiencia energética y la legalización de otros 500 hogares