RDP Lao: La preservación del bambú enriquece las vidas y el medio ambiente

Kong y Kaew, fabricando muebles de bambú en Napor (a 50 km al oeste de Vientiane, la capital de Lao)
Kong y Kaew, fabricando muebles de bambú en Napor (a 50 km al oeste de Vientiane, la capital de Lao)

En una selva cálida, infestada de insectos, en las afueras de Napor (a 50 km al oeste de Vientiane, la capital de Lao), Kong y Kaew, su mujer cortan trozos de bambú para fabricar muebles.

Son dos de las más de novecientas personas en ocho pueblos del distrito Sangthong que forman parte de un programa respaldado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y que consiste en convertir al bambú, una madera barata y abundante en el país, en productos valiosos que permiten a los habitantes de Lao obtener ganancias.

Aspectos Destacados

  • En el distrito de Sangthong, 2.178 hectáreas de bosque están protegidas por los títulos de propiedad de la comunidad
  • A pesar de que los bosques llegaron a cubrir el 70% de la República Democrática Popular Lao, esta cifra se redujo al 42% en 2002.
  • La ley forestal fue corregida en 2007 para reforzar la gestión sostenible y participativa de los bosques.

La pareja trabaja a través de la Sangthong Bamboo Traders Association (asociación de comerciantes de bambú en Sangthong), que fabrica productos para viviendas, como muebles de exterior, lámparas, canastas de bambú, bolsos, vajilla, hamacas y sofás. Los productos se venden localmente en Vientiane y también se exportan a otros países. En 2011, se exportaron noventa mil pequeñas cajas de bambú a Alemania y a Suiza.

Desde su comienzo, hace tres años, el proyecto generó ganancias que superaron los 175.000 dólares  en el distrito. Kong considera que el dinero ha permitido grandes cambios en la vida de su familia.

“Cuando nos dedicábamos sólo a la producción de arroz, ganábamos entre cinco y seis millones de kip (625-750 dólares) al año. Ahora podemos ganar hasta 20 millones de kip (2.500 dólares) al año. Tenemos dinero suficiente para enviar a los niños a la escuela y poder comprar lo que necesitamos”, declaró Kong.

Sangthong es uno de los distritos más pobres de la República Democrática Popular Lao, un país donde el PIB per capita ronda los 1.200 dólares. Así, este proyecto ha permitido un aumento significativo en los ingresos de los agricultores.

La asociación enseña a sus miembros a fabricar productos de bambú de calidad. Asimismo, ofrece asesoramiento acerca de las mejores técnicas para cortar el bambú, un proceso que debe realizarse en un momento determinado para garantizar un crecimiento regular y una cosecha sostenible.

El proyecto está respaldado por el programa de pequeños subsidios del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y es implementado por el PNUD, en asociación con Oxfam Novib, la Netherlands Development Organisation (SNV) (Organización para el Desarrollo de los Países Bajos) y la asociación local sin fines de lucro Gender and Development Group (GDG).

“Hace tiempo que existen plantaciones de bambú en la zona, pero los habitantes desconocían su valor. Este proyecto ofrece protección para el bambú y ayuda a que los productos lleguen al mercado y se puedan obtener ganancias”, comentó Boutsady Khounnouvong, Coordinador del Programa GDG.

La asociación se estableció en parte como respuesta a la amenaza sobre los recursos de bambú de la comunidad. Dado que Napor se encuentra muy cerca de la capital, el cultivo, que crecía naturalmente en tierras comunitarias, era vulnerable a la explotación de personas ajenas al pueblo.

La administración del distrito de Sangthong reconoció una amenaza en esta situación y solicitó los títulos de las tierras comunitarias, en 2010. Con ayuda técnica y financiera de los socios del proyecto, Napor y otros cuatro pueblos recibieron los títulos de las tierras de sus bosques de bambú en 2011.

Este es el primer caso de títulos de tierras comunitarias otorgados en el país. Los productos del bosque generan un 40% del total de los ingresos rurales, por lo que estos modelos, si se copian, podrían beneficiar a todos los habitantes del país. Los títulos de las tierras no sólo protegen los bosques de bambú de la explotación de terceros, también ayudan a fomentar un sentido de responsabilidad sobre la gestión de tierras por parte de la comunidad.

Para el país, es de vital importancia proteger los bosques, ya que se pierden aproximadamente 134.000ha de bosques cada año, mayormente debido al uso comercial, la producción agrícola y el desarrollo de infraestructuras. Ayudar a las comunidades a gestionar sus recursos y a garantizar la propiedad de tierras podría ser una vía para reducir la deforestación, asegurar y mejorar los medios de vida rurales, y contribuir al crecimiento económico.

El éxito del proyecto de Sangthong generó que un programa similar de pequeños subsidios del FMAM se estableciera en la provincia de Saravane, al sur de Lao, donde los miembros de la asociación de comercio de Sangthong desempeñaron una función clave para enseñar el desarrollo del nuevo programa.